Viajando a China

Claves para pasarla bien como turista en Beijing.

Siempre antes de viajar es muy bueno que investiguemos un poco acerca del país y la ciudad o ciudades de destino. En las páginas de internet y las redes sociales actualmente hay mucha información, y a veces la que recibimos es negativa, ciertos mitos se viralizan y en realidad no guardan relación con la realidad de las cosas. Para evitar incertidumbres escuchemos siempre las fuentes que consideremos confiables, sean estas periodísticas, de agentes de viaje, o conocidos y amigos que vivieron la experiencia de ese viaje.

El idioma. La barrera de comunicación en China, parece ser un gran obstáculo, una especie de Gran Muralla. En Beijing se habla el dialecto pekinés del mandarín Pero hay varios recursos para facilitar el entendimiento… El clásico es el lenguaje por señas para las cosas mas básicas. Las personas en Beijing son muy amables e intentan entender lo que tratan de decir. Entre la gente mas joven, generalmente encontraremos los que hablan inglés, y es una tendencia creciente el servicio de guías que no solo hablan esa lengua sino otros idiomas como el francés y el castellano. Otro recurso son los diccionarios y libros de frases para viajeros, a los que se añade ahora la tecnología con aplicaciones de traducción para dispositivos electrónicos.

La comida. No toda es china, pero igualmente esta generalizado el uso de palitos para comerla. El sabor y las calorías dependen del clima y la región del país. La comida del norte es mas picante y mas calórica que la del sur. La bebida tradicional del norte, de clima mas frío, es el baijiu, un destilado del sorgo de arroz glutinoso, que es fuerte (tiene un 42% de alcohol). Es la bebida alcohólica mas consumida del mundo, aunque es prácticamente desconocida en occidente.  En el sur que es mas cálido, se toma mas cerveza, pero el baijiu siempre está.

El plato tradicional mas conocido internacionalmente es el pato a la pekinesa o pato laqueado, una receta que se remonta al siglo XIII. En Beijing hay 2 restaurantes notables que lo sirven, Quanjude y Bianyifang, ambos con siglos de antigüedad y su propio estilo para prepararlo. En general se sirve en dos platos separados. El primero es la piel crujiente, que se considera un manjar; el segundo son los trozos de carne cortados en rebanadas. Se agrega una salsa espesa marrón (hecha con harina de trigo y soja amarilla molida, entre otros ingredientes) y se deposita la carne sobre un crepe, junto a tiritas de verduras como cebolla china o pepino.

Mejor época para ir. El ideograma que representa la capital de China, significa literalmente “la capital del norte” y se lee como Beijing, de ahí su uso preferencial en lugar de Pekín, aunque ambos nombres se refieren a la misma ciudad. La temporada alta es de junio a octubre. El invierno (diciembre a febrero) es frío y seco. El verano (junio a septiembre) es caluroso y húmedo, con bastantes lluvias. Los eventos mas interesantes para ver son el Festival de los Crisantemos (septiembre a octubre), la Maratón de la Gran Muralla (mayo), el Festival de la Luna del Medio Otoño (septiembre a octubre, y el Año Nuevo Chino (enero a febrero, las fechas varían).

Algunas costumbres chinas. A las parejas solo se les permite tener dos hijos, para que puedan tener estudios y servicio médico gratuito. El horario escolar de primaria es de 7.00 a 17.00 horas, establecido porque ambos padres deben trabajar.

Se acostumbra que los padres le regalen al hijo varón un departamento el día de su boda.

Existen unas 55 minorías culturales y religiosas. El respeto hacia otras creencias es muy notable, y puede haber dos o tres centros religiosos distintos en un mismo terreno, donde todos son bienvenidos.

Se pueden ver distintas edificaciones, y la mayoría se ven parecidas en sus estructuras rectangulares y sus colores.

Los 4 colores fundamentales son:

Amarillo, el color de la Tierra, por lo cual al pensar que esta duraría una eternidad, es el color imperial y representa poder y fertilidad.

Azul, el color que representa al cielo.

Rojo, que tiene el poder de alejar a los malos espíritus.

Verde, el color de la naturaleza y también el que representa al pueblo.

Limpieza. Un mito infundado se refiere a la poca limpieza de las ciudades chinas, pero en Beijing se ve todo lo contrario. Hay gran cantidad de contenedores de basura, separados en reciclaje y no reciclaje, y sus habitantes los usan bien. Y las personas mayores se han tomado la costumbre de mantener muy limpias las calles de su ciudad. Recogen no solo la basura sino hasta las hojas que han caído de los árboles.

Todos los chinos son iguales. Otro mito totalmente inexacto y hasta ridículo. En seguida se notan las diferencias… Hay gente mas baja y mas alta, mas delgada o mas robusta, rostros mas alargados o mas compactos, ojos rasgados en diferentes formas, o tonos de piel muy diferentes.

Llama la atención el cutis perfecto de las mujeres chinas; el ideal de belleza es tener la tez blanca, asi que se toman muy en serio el cuidado de la piel. Algunas de las cosas que hacen es no quemarse tomando sol, dormir unas 9 horas diarias, tomar agua pura tibia para regular el sistema circulatorio del cuerpo, usar cremas y maquillajes naturales, y alimentarse básicamente de verduras y poca proteína, para no tener manchas en la piel.

Temas en este artículo: , , ,

Deja un comentario