Absenta: la bebida prohibida.

Decían que tenía efectos alucinógenos y volvía locas a las personas, así que que fue prohibida en Suiza en 1907, también ese mismo año en Argentina, en Estados Unidos en 1912 y en Francia en 1915. Con el paso del tiempo se conoció mejor su naturaleza y las prohibiciones se fueron levantando.

Pocas bebidas alcohólicas tienen una historia tan pintoresca, y ninguna tuvo tan mala prensa en su momento como la absenta (conocida como ajenjo en Argentina), apodada la Fée Verte (‘El hada verde’) o también el Diablo Verde. Comenzó siendo un elixir en Suiza, pero fue en Francia donde se hizo popular debido a la asociación entre los artistas y escritores que tomaban esta bebida en el París de finales del siglo XIX hasta que se prohibió su producción. Se le atribuyó la esclavización y ulterior destrucción de  a mente de toda una generación de artistas y escritores. Vincent Van Gogh, Arthur Rimbaud, Charles Baudelaire, Paul Gauguin, Henri de Toulouse-Lautrec, Oscar Wilde y Alesteir Crowley eran bebedores de absenta.

La absenta se hacía y se ha vuelto a hacer con margaritas. El ajenjo, o Artemisia absinthium, pertenece a la familia de las margaritas, y desde la antigüedad se le atribuye un gran valor medicinal. Entre muchas otras cosas, se utilizaba para curar los parásitos intestinales. Antes de la aparición de la absenta, el ajenjo ya era un ingrediente popular para dar sabor a las bebidas alcohólicas. El vermouth se inventó en Italia a finales del siglo XVIII y debe su nombre al alemán wermut (ajenjo).  El principio activo del ajenjo es la tuyona, llamada así porque se encontró por primera vez en el aromático árbol tuya, un tipo de cedro también conocido como Arborvitae (árbol de la vida). Su estructura química se parece a la del mentol, y puede ser peligroso en dosis elevadas; es cierto que tiene un efecto psicoactivo, pero no a la concentración de diez miligramos por litro que contienen de mayoría de absentas. La salvia o el estragón tienen niveles parecidos de tuyona, pero nunca se han asociado a desórdenes de conducta.

Pero la realidad es que la absenta es un destilado que puede llegar a tener hasta 89° de alcohol. Entonces no eran los  supuestos efectos alucinógenos del hada verde los responsables de su mala prensa.

La verdad era que su alta graduación alcohólica podía llevar fácilmente a una borrachera si uno tomaba mas de un par de copas. Eliminadas las supersticiones, desde finales del siglo XX la absenta comenzó a producirse y tomarse nuevamente.

Deja un comentario