Raid de Atacama: off road para ver y disfrutar

Se corre en Chile, es único en el mundo y uno de los más difíciles de América latina. La última fecha se realizó en agosto y la próxima es en enero. Todos los detalles para mirarlo de cerca.

Por

En la extensa actividad del todo terreno en latinoamérica, podemos encontrar gran cantidad de desarrollos de todo tipo. El Dakar es uno de los más conocidos, que dio sus primeros pasos en el continente hace un poco más de 10 años, consagrándose como el evento de cabecera de la región, pero no es el único. En América del Sur existió el TATT que se hizo en 7 países. En Venezuela durante mucho tiempo se corrió la Fun Race; en Colombia, el rally Rueda Libre x Colombia; en Brasil, el Rally Dos Sertoes; en la Argentina el Por las Pampas Rally o el Rally Trans-Patagónico; y en Chile el evento más importante de siempre fue el Raid de Atacama. Varios de todos los mencionados aún continúan realizándose, como es el caso del chileno, del cual vamos a hablar.

Así comenzó

El Raid de Atacama nace en el año 1982, así como comenzó el Dakar. Se trataba de un grupo de amigos que compartían salidas al desierto y hacían sus apuestas para ver quién trepaba más alto en las enormes dunas. Con el correr de los años, se creó la Asociación de Raidistas de Atacama, más conocida como ARA, y desde entonces el evento nunca dejó de crecer. En 1997 alcanzó la escalofriante cifra de 614 vehículos inscriptos, marcando un récord Guinness en cuanto a convocatoria de participantes para un evento todo terreno.

Semejante convocatoria año tras año, llevó a la organización a limitar el número de inscriptos y ser muy selectivos a la hora de incorporar nuevos, tanto es así que para poder participar el debutante debe ser apadrinado por otro competidor que es responsable de su participación, y por otro equipo que responda por él en caso de emergencia. Es muy difícil lograr un cupo, pero este año la organización lo amplió a 350 personas y, como un gesto de confraternidad, eligió a X-Perience Tour 4×4 de la Argentina otorgándole 30 lugares para convocar a amantes del todo terreno locales y compartir con ellos de esta fascinante experiencia de aventura.

Cómo se desarrolla

El Raid de Atacama es una competencia anual de tres fechas puntuables. Los Summer Games, entre enero y febrero; las 48 horas Desertrophy, que se llevan a cabo a fines de mayo; y las 60 horas Desertrophy de fines de agosto, un campeonato del que participan varias categorías: ATV, UTV, 4×4 estándar y 4×4 modificados. Esta última es la más imponente de todas, con vehículos de más de 500 HP totalmente modificados, que incorporan hasta neumáticos con paletas que trepan hasta lo imposible.

La competencia consiste en una serie de ascensos a las dunas y cerros más grandes del desierto y, para llegar a las trepadas, los competidores deben realizar una ruta prestablecida donde no pueden tomar atajos ni desviarse. Una vez en la trepada, empiezan a competir en parejas, solos o en grupo, esto hace que el espectáculo sea realmente interesante, porque se exige al máximo la capacidad de los pilotos, la potencia de los vehículos y, sobre todo, la durabilidad en los desarrollos que proponen los vehículos de las categorías superiores.

Todos los asistentes duermen en el campamento base montado a todo lujo en pleno desierto: espectadores, competidores y organizadores, con una gran  infraestructura al servicio de los participantes: carpas VIP tipo glamping, carpas comedor y baños con duchas y agua caliente. El Raid de Atacama pone de manifiesto que el todo terreno no tiene fronteras, que los que hacemos 4×4 hablamos el mismo idioma. Y nos permite conocer a fondo un desierto realmente increíble y místico, el más árido del mundo.

También es importante saber que este programa es realmente exclusivo, dado que la organización del Raid no ofrece asistencia a los competidores ni a los espectadores, y esto hace que sea difícil para el público en general ir a verlo. Sin embargo, en esta oportunidad para los Summer Games (ver “El raid…”) se brindará toda la asistencia necesaria a los participantes para que la visita a la competencia sea totalmente segura y coordinada.

Elección de la ruta

Para llegar a Atacama desde la Argentina hay muchos pasos internacionales a Chile. Según desde el lugar en que uno parta, hay que saber si conviene cruzar por el paso Cristo Redentor, en Mendoza; el sanjuanino Agua Negra para dormir en La Serena, Chile, y al día siguiente salir bien temprano por la mañana hacia Copiapó, para llegar al mediodía al Campamento Base, destino final. O elegir el paso de Jama, en Jujuy. A modo de referencia, desde Buenos Aires a la ciudad de San Pedro de Atacama hay unos 2.000 km de distancia por buenas rutas, tiempo que se deberá sumar al itinerario para llegar en fecha al punto de encuentro.  

Ya en el campamento base nos espera un servicio del más alto nivel montado en medio del desierto, cómodas camas con colchón de plumas, corriente eléctrica, contundentes desayunos, lunch box para los almuerzos y espectaculares cenas bajo las estrellas. La primera actividad es la revisión técnica de los vehículos de competencia y una pequeña expedición por las dunas del desierto, para conocer y aclimatarnos en la conducción, dado que la circulación en esta superficie es bastante difícil. Aquí la organización aprovecha para impartir las técnicas de seguridad y de conducción todo terreno para quienes lo necesiten, ya que la arena en un territorio complejo, que despierta mucha adrenalina y exige técnicas de conducción y seguridad específicas. Por la tarde se regresa al campamento base para ver el final de las verificaciones y prepararse para la cena y las actividades con una ruta nocturna que es todo un desafío para el público.

Acción en primer plano

El día siguiente, por una ruta de enlace, parte todo el contingente a la primera trepada. Nadie puede salirse de la ruta ni cortar camino, por lo tanto los vehículos deben soportar la competencia en las trepadas y las rutas de enlace, poniendo en juego su durabilidad y resistencia. Cada categoría va a diferente ritmo, todos siguiendo a los guías.

Una competencia muy singular. Sin duda, el Raid de Atacama es un evento divertido, ameno y, sobre todo, muy particular, único en su estilo a nivel mundial, que nos permite conocer las maravillas del continente y su gente, sin importar su nacionalidad, cultura o idioma, porque todos tienen algo en
común, son offroaders, acá y en la China.

El raid en primera fila

Gracias a la Asociación Raid Atacama, a fines de enero de 2019, 30 argentinos van a poder ver en vivo la primera fecha puntuable de los Summer Games en el desierto de arena más árido del mundo, con rutas exclusivas que los llevarán a las mejores trepadas. Habrá campamentos cinco estrellas, gastronomía de primera y rutas exclusivas. Más info: Cel.: (011) 6376-3003, info@4x4on-line.com, www.4x4on-line.com

Nota completa en Revista Weekend del mes Octubre de 2018 (edicion 553)

Temas en este artículo: , , ,

Deja un comentario