GG 690 Cuddy: ideal para pasar la noche a bordo

Astillero GG sigue apostando a crecer en eslora, y en este caso presenta un nuevo producto cuddy de 23 pies, con gran espacio de cockpit y notable confort.

Por

Para aquellos que gustan de lanchas no tan grandes, cómodas y de buena manga interior, encontrar una que reúna la posibilidad de pernoctar abordo es un verdadero desafío hoy día en nuestro mercado. Entendemos que esta nueva GG 690 cuddy será un producto diferente, que tiene un desarrollo integral muy bueno, la posibilidad de pasar la noche a bordo y, al mismo tiempo, disfrutar de un gran cockpit a popa no muy común en lanchas de este tipo.

Versatilidad

Si hablamos de líneas, podemos decir que la embarcación posee un estilo tradicional y compacto, con altura de borda normal al de cualquier lancha cuddy del segmento, con un pequeño sobre salto desde el parabrisas hacia la proa para dar altura interior a la cabina. Su roda es bien lanzada y la cantonera posee una elevación suave hacia la proa. Fondo en “V”, con ángulo de tendencia moderada, dos deflectores longitudinales y una popa con dos planchadas integradas al casco, que rodean al balde porta motor del fuera de borda. El perfil general, visualmente, es deportivo, no común en una lancha con cabina donde las alturas eliminan esta característica. La ubicación del parabrisas es acertada, como así también su forma general.

La cubierta es muy simple, con líneas rectas, encuentros armoniosos a lo largo de la eslora y quiebres suaves para los cambios de forma, dando una imagen sencilla y muy agradable. La popa cae suavemente en forma recta y las plataformas logradas son suficientes para cerrar en formato correcto la vista en planta. A popa se destaca sobre la banda de babor la entrada al cockpit por medio de una puerta de inoxidable y acrílico, los escalones son de buena altura y cómodos para el ingreso al interior.

Interiores

La excelente manga de 2,60 metros, es la necesaria y suficiente para conseguir buena movilidad interior y gran espacio de cabina. Un punto muy destacable es el cockpit, de muy buen tamaño, sin notar la quita de espacio por el sector de cabina. Sobre él, a popa, se genera un gran asiento en “L” para cuatro a cinco personas cómodas, donde se puede colocar una mesa removible que genera una dinette. Además, sobre el respaldo al centro se ubica una barra de esquí de inoxidable. El cockpit posee piso matrizado con alfombra, sector de guarda esquí central, y una butaca ergonómica para el timonel, que está integrada a un sector de pileta tipo roll bar detrás del mismo con espacio de guarda.  En la butaca solo va sentado el timonel con buen acceso al comando y el instrumental de navegación. Destacamos en este sector buenos herrajes, guanteras laterales profundas y tapizadas, mucho plástico de terminaciones exactas, combinaciones de entelados y burletes de excelente calidad, junto a la toldilla rebatible –la cual es de serie–, muy útil para los días de mucho sol.

Con el acceso a la cabina por el centro, del lado de babor posee una especie de guantera con detalles tapizados y manija de sujeción. De estribor, la timonera es cómoda, con un panel de fondo símil madera para cuatro instrumentos, sector para seis teclas, toma de 12 V, malacate, radio VHF, estéreo y espacio libre suficiente para poder poner un ecosonda o GPS (opcional). La base de dirección es bien extendida, y la ubicación del morse, correcta, perfectamente alineado para poder acelerar sin cansar el brazo. El apoyo de los pies es perfecto y con buena terminación.

Para el caso del timonel, propone un manejo distendido y con muy buena visión en todo el perímetro. Por último, la puerta de acceso a la cabina se corre hacia el lado del tablero de mando y cuenta con peldaños para poder acceder a la cubierta proel, junto a una pequeña ventana de acrílico que da luz al interior.

Otro punto destacable es la cabina, donde sí se valora su espacio (para dos personas), ya que posee buenas proporciones, un baño compartimentado (no común en estas esloras), mueble de guarda, guanteras laterales y tambucho superior de abrir, todo esto acompañado de una buena iluminación de LED. La cabina se entrega de serie completamente alfombrada y con las colchonetas correspondientes.

Navegación

Es una experiencia interesante probar esta embarcación, ya que sabemos del buen rendimiento de los fondos del astillero en general. La unidad de test posee un motor Suzuki 4T de 175 HP, una joyita que no se escucha en el andar.

Referente a la navegación, esta nueva GG 690 cuddy es muy sólida, ya que su estructura es del tipo monocasco con piso integrado a la cubierta y grilla de plástico integrada al él. Como resultado de la navegación, pudimos obtener una velocidad de crucero muy buena, de unos 27 nudos a unas 3.800 RPM, donde el consumo de este Suzuki ronda los 18 l/hora, logrando una relación de velocidad/consumo óptima, con una máxima de 42 nudos a 6.000 RPM. De todas formas, no le quedaría nada mal un motor de 200 HP, lo que sería una potencia más lógica por el tamaño de la embarcación y que, debido al buen rendimiento del fondo, le haría ganar prestaciones.

En resumen, la nueva GG 690 cuddy dará dura batalla a la competencia, por diseño, calidad y el respaldo de años de experiencia.  Además de que permite pasar la noche a bordo, como pocos modelos de su tipo.

Nota completa en Revista Weekend del mes Septiembre 2018 (edicion 552)

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario