Travesía 4×4 hasta el oasis de Tucma

Con el fin de encontrar el Fuerte del Pantano, la caravana se adentra en Catamarca y La Rioja para cruzar el salar de Pipanaco y descubrir parajes de película.

Por

La leyenda de los restos de un viejo fuerte español, perdido entre los médanos de la provincia de La Rioja, sonaba más que atractiva. Los datos de su posible ubicación eran ambiguos, lo que aumentaba el desafío y las ganas de llegar hasta allí. Partimos desde la región centro, desde la Cuesta de la Cébila (R60), que con su variopinto paisaje y sus enlaces de amplias curvas, nos depositó en el cruce de la RN 60 y RP 46. Podríamos haber optado por llegar en un corto tramo de asfalto al hotel termal de Santa Teresita, pero transitar por la enorme planicie del Salar de Pipanaco, siguiendo el rastro del Dakar y pasando por los bellos oasis de Tucma, suponía una adrenalina extra, imposible de ignorar.

Al terminar el descenso de La Cébila, doblamos a la derecha y pocos kilómetros más adelante pasamos el pequeño paraje de El Pajonal. Antes dimos una vuelta por la catamarqueña Pomán, mientras disfrutamos el ascenso y descenso del pueblo con los colores de sus cítricos contrastando con los ocres del invierno.

La caravana abandona la RP 46 e ingresa en paralelo a unas prolijas plantaciones de olivos. Una larga recta que a vuelo de pájaro penetra como una daga en el centro mismo del salar. A medida que avanzamos esta recta parece desvanecerse bajo las ruedas de los vehículos, hasta transformarse rápidamente en un terraplén, formado por un pesado y profundo guadal; indudablemente la única forma de ingresar en la época de lluvias, cuando el salar está inundado y se transforma en una gran trampa fangosa.

Un encuentro inesperado

El polvo en el aire imposibilita la visión, hasta oculta las trompas de los vehículos. Nos detenemos en varias oportunidades para desencajar, empujar y eslingar alguna de las 4×4, que quedan colgadas al hundirse en el suave talco que se supone es el camino. Seguimos un tramo casi a ciegas, hasta que con un suave ademán el terraplén desciende hasta la superficie misma del salar, arrugado por las rígidas huellas del paso de vehículos, impresas en lo que alguna vez fue barro y que lo volverá a ser con la más mínima lluvia.

Nos adentramos más y más. La multiplicidad de huellas que se entrecruzan nos obligan a ir atentos al GPS para encontrar la huella que hace de eje central y que corre de norte a sur, desde Andalgalá hasta el pequeño pueblo de Santa Teresa. Este camino nos depositaría en la parte trasera del hotel termal, pero al encontrarlo decidimos seguir un trecho más. En Google Earth habíamos divisado unas construcciones muy llamativas en el medio del salar. Nuevamente nos topamos con miles de huellas que se entrecruzan y nos obligan a ir muy atentos al rumbo.

Las profundas zurcos marcadas en la superficie hablan de la bravura del lodazal de estas sendas, especialmente en épocas húmedas, y del posible aislamiento durante algunos períodos. Sobre el bajo monte se comienzan a destacar contorneadas figuras de erráticos algarrobos. A medida que su número aumenta, vamos notando la presencia del hombre en este inhóspito lugar. Un corral, otro más y, poco a poco, el puesto: un casa achaparrada a la sombra de un gran árbol y con su respectivo patio. Los moradores, sorprendidos por nuestra presencia y la cantidad de vehículos, salen al encuentro. La charla gira en torno a las duras condiciones de vida del lugar, sus pocos recursos y la forma de vida. La mano extendida con un mate ameniza el encuentro.

El páramo de sal

Nos despedimos encarando con rumbo al sur, hasta arribar a una pequeña isla de arbustos que se erige en el centro del páramo. Tras esto, un ancho y profundo cauce seco nos comienza a acompañar. Las estrechas huellas ahora encierran un bordo central, cada vez más alto, que en algunos sectores toca los bajos de los vehículos; mientras las ramas de los arbustos parecen estirarse y hacer un esfuerzo para arañar las camionetas. Uno no puede dejar de imaginarse a los bólidos del Dakar, a velocidad de carrera, desenvolviéndose entre las curvas y contracurvas de este mínimo sendero marcado entre la vegetación. Doblamos a la izquierda y el escaso verde se transforma poco a poco, tras algunos pequeños cortes de antiguos desagües de lluvia, en nulo. El piso del salar aflora en toda su magnitud. Los típicos hexágonos tapizan todo el suelo salino hasta perderse en la delgada línea del yermo horizonte. Un gran páramo en el que algunos secos troncos, en contraste con el cielo, se asoman sobre la lisa superficie de la tierra, como brazos y manos de personas que tratan de escapar del inframundo. La caravana entera se dedica a fotografiar sus contrastes.

Las camionetas, por un rato, pasan a desandar en todas direcciones, disfrutando de las infinitas posibilidades de rumbos y la plena sensación de libertad, mientras apenas dejan sus huellas sobre la salina y reseca superficie.

Luego de jugar un rato retomamos la angosta senda, acompañados nuevamente por un monte bajo de fondo. Otro desvío y arribamos a una curiosa loma, la única que pese a su escasa altura se destaca en la planicie. Junto a un gran algarrobo que intenta disimularla, una precaria construcción de adobe protege una aguada y una virgen con velas derretidas a su pies. Suri Yaco, así se llama este lugar, que desde hace cientos de años es usado por los arrieros para aguar a sus animales y descansar en su tránsito por el salar. Botellas vacías, una mesa que intenta con esfuerzo mantenerse en pie, y unos palos atados a modo de sillas, son testimonios de su uso hasta la actualidad.

El sueño de Carlos Gessell

Retrocedemos sobre nuestros pasos y volvemos a poner rumbo sur. Después de unos kilómetros divisamos, casi como un espejismo, la figura de altas palmeras recortándose en el horizonte. Un grupo por acá, otro por allá. El camino nos acerca a ellas hasta que nos detenemos. Las altas figuras de sólido y único tronco, bajo la sombra de su típico penacho, guarecen la naciente de un cauce de agua caliente que se escapa por una improvisada acequia que se pierde en el salar. Avanzamos un poco más. Otro conjunto de palmeras se asoma a unos metros del camino. Nos detenemos porque la imagen nos sorprende. Como sacado de una película de Lawerence de Arabia, nos topamos con un oasis; en este caso es el oasis de Tucma (histórico cacique de la región), que en sus aguas copia a la perfección el cielo de La Rioja.

Mientras las palmeras de alrededor parecen acercarse en procesión y agacharse suavemente para admirar su reflejo en él, la caravana toma las fotos de rigor y después retoma la marcha por la senda. El GPS nos indica que debemos dejar la huella principal y desviarnos a la derecha, por un camino mucho más estrecho.

A poco de andar, pequeños médanos de arena parecen cerrar el camino. Decidimos enfrentarlos y, sin desinflar los neumáticos, los vamos superando en un suave vaivén. Poco a poco la arena va quedando atrás y el suelo va ganando firmeza hasta que nos deposita en la ruta principal.

Más adelante nos topamos con una derruida construcción de arcadas que, a falta de ventanas y puertas, pareciera mirarnos con expresión de admiración. Es un antiguo hospedaje para miembros de la iglesia, que buscaban alivio en las aguas termales del lugar.

Una capilla que por techo solo tiene las nubes, pero que aún conserva unas imágenes religiosas. Casi en frente, las abandonas oficinas y galpones, y unas oxidadas cabinas de sendos Ford Canadiense se asoman bajo el follaje de gruesos algarrobos, que recuerdan lo que fue la industria leñera de Santa Teresita. Aquí don Carlos Gesell soñó construir la alternativa invernal para el famoso pueblo balneario costero. Con estas historias, leyendas, anécdotas e imágenes que invitan a ser fotografiadas en el silencio de la tarde, la caravana se dirige a descansar y relajarse en las sanadoras aguas del hotel termal. No nos olvidamos que el verdadero desafío es llegar al Fuerte del Pantano. Este objetivo queda pendiente para el siguiente día. A ustedes, para el próximo número.

Nota completa en Revista Weekend del mes Septiembre 2018 (edicion 552)

Temas en este artículo: , , , , , ,

Deja un comentario