De Australia a Nueva Zelanda en kayak

Tras remar sin parar durante 62 días, Scott Donaldson se convirtió en el primer hombre en cruzar en solitario el mar de Tasmania en kayak.

Por

La estoy remando”. Una frase muy utilizada para expresar el esfuerzo que se está haciendo para superar una situación adversa. Algunos pueden remar un mal momento o un mal día. Pero entre la metáfora y la acción en sí hay una distancia: remar implica un gran esfuerzo y desgaste, tanto físico como psicológico; es una repetición rítmica que se puede extender por horas, días o incluso meses. Y si esto es difícil de creer, vale la pena conocer la historia de Scott Donaldson, que “la remó hasta el final” y se convirtió en el primer hombre en solitario en cruzar el mar de Tasmania en kayak.

Su epopeya comenzó en mayo de 2018, cuando zarpó desde Coffs Harbour, Australia, y tras remar durante 62 días llegó a las playas de New Plymouth, Nueva Zelanda, el 2 de julio. En total fueron 2.253 kilómetros a través de un mar muy complicado, que en las últimas décadas se ha cobrado la vida de varios navegantes.

Scott Donaldson tiene 49 años y toda su vida se dedicó al deporte de manera competitiva. Para hacer frente a esta prueba, utilizó un kayak de fibra de carbono hecho a medida y equipado con todo lo necesario.

Aun así, antes Scott debió saborear la derrota en dos ocasiones. Su primer intento de cruzar el mar de Tasmania fue en 2013, pero a los pocos días debió abandonar. Al año siguiente volvió a zarpar y tres meses más tarde fue rescatado por un helicóptero a tan solo 80 kilómetros de la costa neozelandesa, con su bote en muy malas condiciones debido a una brutal tormenta.

En el tercer intento, Scott salió con el inicio del invierno para evitar los ciclones. Además, siguió una ruta específica en la que las olas eran más tranquilas y le permitía aprovechar los vientos del oeste, típicos de la región.

Remar, remar y remar

Con buen clima, él llegó a remar unas 16 horas diarias, aproximadamente 32 kilómetros. Los días de mal tiempo, en general con mucho viento, debió remar en círculos para no dejarse llevar y perder terreno. Aun así, cuando alguna tormenta lo asediaba, lo único que podía hacer era refugiarse en el compartimento estanco que utilizaba para dormir.

A medida que pasaban las semanas, el cuerpo de Scott empezó a sufrir las consecuencias. Mientras que los músculos del tren superior eran exigidos al máximo, sus piernas se fueron atrofiando debido a la falta de movimiento. A eso hay que sumarle que estas, como también sus pies y muslos, estaban constantemente sobre agua salada que fue deteriorando su piel hasta provocarle varias infecciones. Hacia el final de su travesía, Donaldson había perdido aproximadamente 16 kilos de peso, mientras que su kayak tuvo que ser reparado improvisadamente con cinta adhesiva debido al ataque de un tiburón.

A pesar de todas estas dificultades, la tercera fue la vencida y la remada incesante de Scott llegó a su fin cuando arribó a la costa de Nueva Zelanda, mientras una flotilla de kayakistas lo escoltaba a tierra y el cielo nocturno se iluminaba con fuegos artificiales.

Más de 2.000 personas lo recibieron bajo la lluvia, entre ellos su esposa Sarah y su hijo Zac, que corrieron a abrazarlo apenas Scott sacó los pies del kayak. Una vez superada la emoción del encuentro, los medios salieron a su encuentro. Frente a ellos, él sintetizó todo lo vivido de una manera bastante particular: “Necesito una ducha”.

De esta forma, Scott Donaldson se convirtió en la primera persona en cruzar en solitario el mar de Tasmania. Más allá del logro personal, la travesía también sirvió para recaudar fondos para la investigación sobre el asma, afección que padece tanto él como su hijo.

Cómo es este kayak especial

Realizado en fibra de carbono, el kayak de Scott Donaldson fue diseñado especialmente para hacer frente a una travesía tan larga y en el océano. Debido a que las olas del mar de Tasmania pueden venir de varias direcciones al mismo tiempo, el kayak tiene la capacidad de enderezarse solo en caso de vuelco. Por su parte, una de sus principales características es el compartimento estanco, el cual puede ser utilizado para descansar o guarecerse en los días de mal tiempo o tormenta. La embarcación tiene 2,30 metros de eslora por 0,75 m de manga, y cuenta con teléfono satelital, VHS, una tableta y paneles solares ubicados en la parte delantera de la embarcación. Su interior está completamente equipado con dos palas de repuesto (1), un depósito para ropa y comida (2), baterías (3), unidad desalinizadora de agua (4), tanque principal de agua de 40 litros (5), tanques de reserva de agua (6), pedales de dirección (7), asiento giratorio (8) y rastreador satelital Spot (9).

Temas en este artículo: , , , ,

Deja un comentario