Venecia se pone estricta con los turistas

Las autoridades de la ciudad aplicaron una nueva serie de prohibiciones para regular la conducta de los visitantes.

Las autoridades de Venecia, con el fin de proteger la ciudad y salvaguardar el orden y el decoro, ha tomado una serie de prohibiciones para controlar la conducta de los turistas durante su estadía.

La ciudad recibe al año unos 25 millones de visitantes, un número que ya empieza a preocupar a muchos debido a las calles saturadas de personas y a los incidentes provocados por ciertos revoltosos.

El pasado abril, el Ayuntamiento instaló un sistema de molinetes para regular la cantidad de visitantes que entraban. Aunque todavía no han sido utilizado, su colocación fue toda una declaración de intenciones por parte de los políticos locales. Venecia no puede recibir a más gente.

Las prohibiciones que rigen son muchas, por ejemplo: acostarse en un banco implica una multa de 100 euros; el monto se duplica por comer en zonas prohibidas y puede llegar a 450 si uno se baña en los canales o ríos abiertos al público.

Además, se acaba de adoptar una ordenanza en materia de circulación acuática y nuevas medidas urgentes aplicables durante los fines de semana de más afluencia en el mes de agosto. Entre otras normas, se autoriza a la policía local a “impedir temporalmente el tránsito a no residentes”, “instituir sentidos únicos de marcha”, “inhibir el acceso a determinadas áreas”, entre otras. Las multas van de 25 a 500 euros. También se prohíbe el uso de embarcaciones tipo kayak, canoas, patines y similares en el Gran Canal y otras zonas identificadas por el Consistorio.

Temas en este artículo: , , , ,

Deja un comentario