Gastos en el exterior: ¿cómo conviene pagar?

Con un dólar cercano a los $ 30, averiguamos cuál de las opciones de pago producen un menor impacto en el bolsillo. Trucos para obtener efectivo en el destino o cambiar dinero por la moneda local.

Por

En caso de que tenga planeadas unas vacaciones en los Estados Unidos o Europa para las próximas semanas, le va a interesar conocer la opinión de un experto acerca de lo que es más conveniente para los bolsillos de los argentinos, a partir de que la cotización del dólar tuviera una rápida subida. Es momento de cuidar que los gastos en el exterior no multipliquen innecesariamente su valor. De esta forma ahorraremos y disfrutaremos una mejor estadía.

Por tal motivo, le preguntamos a Claudio Celano Gómez, subeditor de revista Fortuna si, teniendo en cuenta el contexto cambiario actual, para quien esté bancarizado es más conveniente pagar con efectivo (en la moneda del lugar), con tarjeta de débito o de crédito.

“Efectivo y débito son prácticamente lo mismo –aclaró el periodista–. Porque efectivo serían los dólares que tenés ahorrados en tu casa o en el banco, y que vas a sacar para pagar tus compras o gastos (suponiendo que el viajero ya abonó los pasajes de avión y, al menos, el alojamiento de forma previa para prorratear la erogación de las vacaciones). En el caso del débito, cuya tarjeta debe ser internacional, se va a descontar de tu cuenta según cómo la hayas habilitado antes de partir (en pesos o en dólares, si tuvieras). Este tema se consulta en el banco emisor. Recomiendo el uso de débito o efectivo, porque uno no sabe cuál va a ser la cotización cuando pague los consumos de la tarjeta de crédito, ya que las fechas de vencimiento son diferentes a las del momento de la compra; la cuenta llegará en dólares y se tomará la cotización del día en que se abone. Atención: después del cierre se puede adelantar el pago para congelar el valor del dólar, y desaconsejo financiar los pagos.

“Hay que tener en cuenta que no importa a qué precio se compraron esos dólares (o euros) que se van a usar, sino el costo de oportunidad, o sea cuánto te va a costar reponer esos billetes extranjeros en la Argentina. Si les gusta arriesgarse, pueden especular cuánto van a pagar a los 15 días que hicieron el gasto con la tarjeta, pensando que quizás el valor del dólar baje con respecto a la cotización en el momento de la compra. Pero, si prefieren saber exactamente cuánto gastaron, conviene usar los otros métodos de pago y así controlar las cuentas.”

Para viajar, hay que partir de establecer un presupuesto diario para la travesía: “Lo habitual son 100 dólares por persona, destinados a comida, transporte y a lo que vaya surgiendo, dependiendo del país y del tipo de viaje que planificaste: si la idea es visitar museos y exposiciones, o ir a ver obras de teatro, crece el monto con respecto al de aquellos que elijan pasar sus días en la playa. Esto se puede saber de antemano y hasta contratar algunas cosas antes de partir. Siempre es mejor anticipar lo más que se pueda, investigando on line los consumos básicos que se harán. Es lo que llamo presupuestos inteligentes”, aclara Celano Gómez. Así, si vacacionan por 10 días, serían U$S 1.000 para un viajero, que se deben multiplicar por cada persona que integre el grupo del que pague las cuentas.

El experto estima que el valor del dólar en los próximos meses se va a mantener entre los $ 29/30 “porque el Gobierno y el campo se sienten conformes con esta cotización. No tomaría decisiones pensando en cuánto va costar a futuro (puede ser +/- un 10 %). Prefiero, antes de decidir una compra (para traer un regalo o un extra), hacer la cuenta de cuánto me saldría en la Argentina. Si tenés pensado traerte determinado celular o computadora, fijate previamente cuánto está acá porque, cuando hay una devaluacíón, los productos no se actualizan tan rápido en el país y quizás salgan más baratos acá que afuera. Ojo, la compra por placer no se negocia: lo viste, te gustó, lo comprás y lo pagás con lo que podés. Si es algo que está fuera del presupuesto y no te alcanza el efectivo (primera opción) pagalo con la de crédito”.

Lo mismo va para los hoteles reservados que demoran el pago hasta el check out. En los que acepten efectivo o débito, conviene pedir que reciban esa forma de pago y no cargarlo a la tarjeta que presentamos al ingresar. Y para cambiar a la moneda local, una vez que ya se encuentran en el destino, Claudio aclara que “siempre conviene hacerlo donde se haya viajado, partiendo de dólares a, por ejemplo, forintos húngaros. Pero nunca en el aeropuerto o en el hotel, porque van a retener un monto mayor del que tomarían los bancos o casas de cambio, que suelen tener tasas menores”. Demás está decir que afuera (salvo quizá en los países limítrofes) no aceptan cambiar pesos argentinos.  

Y, “si te quedás sin efectivo, podés sacar billetes de la moneda local en cajeros automáticos (ATM) con las tarjetas de débito o crédito. En las primeras puede que carguen un impuesto a la transacción, dependiendo de la entidad: estimativamente de U$S 3 por la extracción (indistintamiente del monto que se saque) y, en el caso del crédito, se lo va a tomar como una compra que se pagará cuando venza el resumen. Por eso es recomendable llevarse el efectivo desde acá, al menos en dólares. La parte negativa es andar con el dinero encima, sobre todo si el alojamiento no dispone de caja de seguridad”, finaliza el experto.

Nota completa en Revista Weekend del mes agosto 2018 (edicion 551)

Temas en este artículo: , , ,

Deja un comentario