¿Qué hacer en Rusia además de ver fútbol?

Se convertirá en el destino de decenas de miles de viajeros latinoamericanos pero, más allá del Mundial, tiene una oferta amplísima de actividades culturales y de ocio, algunas realmente sorprendentes.

La capital rusa, por la que entrarán todos los aficionados latinoamericanos, ofrece un amplísimo abanico de actividades para el viajero. Pero quizás la más llamativa sea la posibilidad de realizar un curso de conducción de carros de combate. La actividad cuesta 4.000 euros para un grupo de 10 personas y se realiza en una base militar en las afueras de Moscú. La reserva debe hacerse con un mínimo de 14 días de anticipación, aunque para las fechas mundialistas se recomienda hacerla con mayor anticipación.

En la misma línea belicista e histórica, se puede visitar el Museo Bunker 42, un refugio construido para proteger a 3.000 personas en caso de ofensiva extranjera. Convertido hoy en museo, el visitante puede conocer, siempre en español, interesantes historias de espías y las estrategias que los soviéticos tramaron en caso de conflicto mundial. El precio es mucho más accesible, 40 euros.

A quienes visiten Moscú por primera vez, se les recomienda dar un primer vistazo general de la capital a pie, en autobús o barco. Una opción muy cómoda es el paseo en barco por el Río Moscova. El precio es de 37 euros e incluye un billete de dos días para el autobús turístico.

Por supuesto,  y como en casi todas las capitales europeas, una muy buena opción para viajeros con poco presupuesto y ganas de caminar, es realizar el free tour en español que, en tres horas pasa por lugares emblemáticos como la Plaza Roja, la Catedral de Kazán, el Museo Estatal de Historia, la Catedral de San Basilio, la antigua sede de la KGB o los Teatros Maly y Bolshoi. Este recorrido, y una visita al Kremlin, son dos actividades que no hay que dejar de realizar y es a la gorra (y no incluye las entradas). Hay otros circuitos que cuestan 40 euros por persona, con las entradas incluidas.

Otra forma de conocer Rusia, y concretamente su cultura, es mediante el espectáculo del Ballet Nacional Ruso Kostroma, que hace un recorrido por las regiones y tradiciones del país a través de la danza. Los interesados deben hacer la reserva con un mínimo de tres días de antelación.

Además de Moscú

En San Petersburgo, la antigua capital zarista, jugarán Brasil, Costa Rica y la Argentina en la primera fase. También tendrá lugar una de las dos semifinales. Entre estos partidos no se puede dejar de visitar el Museo del Hermitage, una de las principales pinacotecas del mundo. Pero el edificio es más que un museo, es historia viva de la Unión Soviética, ya que allí se produjeron algunos de los acontecimientos más importantes de la revolución rusa, que este año cumple 50. Por eso, merece la pena invertir en la visita guiada que cuente todo en detalle. Son en español, se ofrecen dos veces por semana y este verano es probable que estén bastante llenas.

Por supuesto, también existe la posibilidad de realizar un free tour en San Petersburgo. Los bolsillos más holgados pueden optar por uno privado que cuesta 80 euros para grupos de hasta cuatro personas (precio por grupo) con la ventaja de poder diseñar el recorrido de forma personalizada y con un  horario de inicio más flexible

Pero quizás la experiencia más espectacular de todas las que se ofrecen en Rusia es la posibilidad de realizar un vuelo supersónico a bordo de un MIG-29 en la base aérea de Sokol, ubicada en Nizhny Novgorod. Por el estadio de esta ciudad pasarán las Selección Nacional en la primera fase. Las reservas se deben de hacer con dos meses de antelación como mínimo y la guía es en inglés.

Fuente: Civitatis.com.

Temas en este artículo: , , ,

Deja un comentario