VIDEO: En Yucatán encontraron arqueología subacuática

Gaelones antiguos fueron descubiertos frente al pueblo de pescadores de Sisal.

Un barco de guerra Holandés (s. XVIII), un vapor británico (s. XIX) y un faro (s. XIX-XX) son los grandes hallazgos que se han hecho en las profundidades del mar frente a las playas de Sisal, un apacible pueblo de pescadores en el estado de Yucatán.

En su época de mayor apogeo, Sisal era un puerto bullicioso de donde partían y adonde llegaban muchas embarcaciones, algunas que nunca arribaron a su destino pues naufragaron en el camino. Así fue como surgieron los pecios (restos de naufragios que puede reclamar el titular en tierra firme) más antiguos de esta área.

Cañones de Madagascar es el nombre que ha recibido el primero de los hallazgos, por contar con una docena de cañones de más de dos metros de largo, que ha quedado documentado en dibujo, fotos y video. Su localización es a unos 40 km de Sisal.

Por la forma de los cañones encontrados, sugiere que se encontraban sobre una fragata de guerra holandesa que pesaba unas 300 toneladas, de hecho algunos de los cañones fueron arrojados al mar tratando de poner nuevamente a flote la embarcación. Recibe su nombre por encontrarse en el arrecife Madagascar.

Un poco más adelante, a unos 19 metros de este primer hallazgo, se localizaron 8 cañones más y 8 balas de cañón que han fueron recubiertas por más de 15 centímetros de coral. De acuerdo con el Archivo General de Indias, existe un registro de dos embarcaciones holandesas que transportaban mercancía de contrabando.

Vapor Adalio es el nombre del segundo pecio, llamado así en honor al abuelo del pescador que condujo a los investigadores al sitio donde se encuentra, que es tan sólo a dos kilómetros de Sisal. Es un barco de vapor con máquina de balancín y ruedas de paleta como los que solían surcar el Mississippi.

Con respecto a este hallazgo, la arqueóloga Helena Barba comentó: “Un gran descubrimiento, junto con restos de porcelana y cerámica de gres, fueron ocho cubiertos que recuperamos tras realizar un pozo para el estudio estratigráfico del fondo marino en el sitio del Vapor Adalio. Son importantes dado que, en otros lugares, hemos encontrado objetos como anclas y balas, propios de la navegación, o bienes de comercio y consumo, pero no utensilios como cucharas, tenedores y cuchillos que, en este caso, hablan de la vida cotidiana a bordo durante el siglo XIX”.

El tercer pecio corresponde a un faro edificado entre finales del siglo XIX e inicios del XX, cuya misión era ser vigía de la zona. De él se sabe poco, sólo que medía 8 metros de alto y 3.5 metros de ancho, y probablemente fue arrancado de sus cimientos por los fuertes vientos de una tormenta tropical.

Estos descubrimientos ayudan a entender mejor el tráfico en esta parte de la Península de Yucatán en siglos anteriores y, además, se convierten en refugio para las especies marinas.

VIDEO:

 

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario