Los autos voladores llegarán en el 2019

Así se anunció en el Salón de Ginebra, donde se presentaron tres modelos distintos destinados a evitar el congestionamiento de tránsito.

Por

El mundo de Los Supersónicos está cada vez más cerca. Debido al tránsito cada vez más denso, atascos a cualquier hora del día y conductores estresados. Esa es la situación que se vive a diario en las grandes ciudades. Algunos fabricantes de automóviles comenzaron a pensar en otras opciones en respuesta al creciente problema de la congestión del tráfico urbano.

Si fuese por Jörg Astalosch, ya estaría hace rato manejando un auto
volador. El jefe de Italdesign presentó en el Salón de Ginebra un prototipo de vehículo autónomo volador diseñado en asociación con Audi y Airbus. El Pop Up Next es un concepto modular de movilidad eléctrico y automático, que podrá transportar personas tanto por tierra como por aire. El Pop Up tuvo su segunda aparición en Ginebra, esta vez, con el agregado de los anillos de Audi.

También la marca alemana Porsche acaba de dar a conocer planes similares a la revista especializada Automobilwoche. Sin embargo, en Ginebra quedó plasmado que Airbus, Audi e Italdesign no están solos en materia de la movilidad del futuro. En el Salón suizo se exhibieron conceptos para futuros vehículos voladores,
taxis-robot y modelos offroad sumamente extremos.

Al menos en la imaginación de los desarrolladores, el auto dejará de ser un vehículo solamente para uso callejero, pues se desplazará por aire, agua y terrenos sinuosos. El pionero entre los vehículos voladores estará listo el próximo año. Los primeros Liberty de la compañía holandesa PAL-V se entregarán en el 2019 por casi 400.000 euros. El biplaza llevará un motor plegable de once metros en su techo con el que podrá despegar del suelo.

El vehículo holandés equipa un motor de 74 kW/100 caballos que alcanzará en tierra 160 km/h y por aire llegará hasta los 180 km/h. Mientras que el Pop Up y el Liberty apuntan al espacio aéreo, vehículos como el Sbarro 4×4+2, el Hyundai Kite o el Chelsea Truck pretenden conquistar terrenos salvajes.

Estos off-road extremos son una alternativa a la superabundancia de SUV y crossover que parecen diseñados para la aventura, pero que al final terminan circulando por el asfalto.

El Sbarro 4×4+2, que posee dos ruedas de repuesto que se pueden accionar en cualquier momento, es apenas la obra ingeniosa de unos inventores. También el Chelsea Truck es sólo una conversión espectacular del Land Rover Defender. En cambio, el Hyundai Kite promete ser un vehículo del futuro. El buggy biplaza de propulsión eléctrica, creado por los alumnos Instituto Europeo del Diseño de
Turín, no sólo es adecuado para la playa, sino que también se convierte en un vehículo anfibio o en una moto de nieve con unas pocas maniobras.

La tercera alternativa para evadir el caos vehicular es el Qooder de cuatro ruedas desarrollado en Suiza, que combina lo mejor de dos mundos. Es estrecho y ágil como una motocicleta, lo que le permite desplazarse rápidamente a través de atascos de tránsito, pero al mismo tiempo, las ruedas laterales lo convierten en un vehículo
seguro en el asfalto.

Y a alguien todo esto le parece muy arriesgado, la industria del automóvil tiene en carpeta los vehículos robóticos. Estos incluyen el Renault EZ-GO para el transporte urbano, el futuro eléctrico ID Vizzion de Volkswagen, que con una autonomía de 665 kilómetros espera desplazar al Tesla y el Lagonda de Aston Martin. Los británicos
quieren ser los primeros en lanzar un vehículo eléctrico y autónomo de lujo.

dpa

Deja un comentario