Jardines singulares en Europa

En el viejo continente existes espacios verdes creados por manos cuidadosas y orgullosas de mostrar sus resultados.

Por

En Europa hay muchos jardines que vale la pena
visitar. Y algunos son muy espectaculares. Generalmente,
detrás hay un diseñador extraordinario y creativo.
He aquí una selección de cinco más singulares:

Irlanda: El Caher Bridge Garden

”Este es probablemente el lugar más tonto para un jardín”, dice Carl
Wright. ¿Qué quiere decir con esto el jardinero? Un suelo rocoso,
mucho viento y a veces semanas enteras de lluvia. Sin embargo, este
aficionado a la jardinería trajo 1.500 toneladas de tierra para crear
su Caher Bridge Garden en el condado de Clare, en la costa oeste de
Irlanda.

Para cada planta, Wright tuvo que hacer un hueco en el suelo rocoso:
un jardinero dispuesto a vencer todos los obstáculos. El resultado es
un lugar de ensueño muy natural con plantas raras en los tonos
verdes más diversos que encaja de forma armoniosa en el paisaje de
colinas.

Francia: el Jardin Potager de Château Miromesnil

”He hecho realidad mi sueño jardinero”, dice Nathalie Romatet. En el
parque de su castillo Miromesnil, al sur de la ciudad normanda de
Dieppe, esta mujer de 46 años ha creado una de las huertas más
grandes de Francia, llena de verduras, bayas comestibles y flores. A
la francesa le gustan, sobre todo, variedades antiguas y raras.

Mientras que en los parques de otros castillos hace tiempo que
desaparecieron las huertas, Romatet reactivó la de su abuela, que
data del siglo XVIII. Junto al muro de ladrillo crecen rosas, plantas
vivaces y árboles frutales. Aficionados a los jardines de toda Europa
peregrinan al Jardin Potager de Château Miromesnil para contemplar
con asombro no tanto el jardín del castillo, perfectamente cuidado,
sino la diversidad de los magníficos arriates con sus verduras.

 

España: El Capricho

El idílico El Capricho, escondido en la periferia de Madrid, cuenta
las locuras de la historia española. La duquesa María Josefa Pimentel
(1754-1834) contrató en 1787 a destacados arquitectos paisajísticos
para que crearan un jardín con un palacio de recreo, un refugio para
abejas y un laberinto de laureles.

La aristócrata recibió en su parque con sus jardines de estilo
italiano, francés e inglés a artistas como el pintor Goya, quien hizo
un retrato de ella. Más tarde, el jardín fue escenario de duelos.
Durante la Guerra Civil Española se planearon operaciones contra
Franco e incluso se rodaron películas de Drácula.

Austria: El jardín de hierbas Hildegard von Bingen

Hildegard von Bingen fue una abadesa de la Edad Media, santa y
experta en plantas. Nunca visitó el valle Alpbachtal en Austria. Sin
embargo, inspiradas por sus enseñanzas, algunas jardineras amantes de
las hierbas crearon en 2012 en la localidad tirolesa de Reith el
Jardín de Hierbas que lleva su nombre.

”Dividimos las hierbas de acuerdo con sus funciones fisiológicas, por
ejemplo la respiración”, dice Irmgard Rendl, miembro del proyecto
comunitario. Las jardineras explican durante visitas guiadas el
efecto de las aromáticas hierbas medicinales.

Holanda: El Keukenhof

Este jardín es uno de los más visitados en Europa. Su diseño es obra de uno de los jardineros más jóvenes, Martin Elling, que tiene menos de 30 años. Cada año, el arquitecto paisajístico planea un nuevo diseño de los gigantescos arriates de flores del Keukenhof, situado cerca de la ciudad de Lisse, en el oeste de
Holanda.

Durante todo un año, Elling y su equipo trabajan para crear en
primavera un exuberante paisaje floral de  tulipanes, narcisos y
almizcleñas. Para lograr esta obra de arte, hasta 1.000 trabajadores
plantan en un solo día millones de bulbos.

Información básica:

Cuándo viajar: la mayoría de los jardines abren de abril a octubre y
algunos durante todo el año. Se recomienda informarse
bien de los horarios de apertura porque algunos sólo abren en
determinados días y otros sólo pueden visitarse solicitando permiso
previo.

Fotos: dpa

Deja un comentario