Ruger PC 9: La nueva carabina 9 mm

Esta semiautomática se convirtió en uno de los ingresos más esperados para los aficionados al tiro deportivo.

Por

La idea no es nueva. Ya en el lejano oeste norteamericano, los esforzados vaqueros supieron de la utilidad de poseer un arma de hombro para disparar a distancias medias, que utilizara el mismo cartucho de su arma corta pero con más precisión. No todos eran expertos tiradores con el revólver, como se suele mostrar en las películas. A raíz de ello, el Colt SAA formó una popular dupla con el Winchester 1892, ambos en calibre .44-40 WCF.

El hecho de contar con un arma que permitiera tomar puntería fácilmente y con precisión a distancias medias, no pasó desapercibido para las fuerzas del orden, y la entonces Policía de la Capital (posteriormente Policía Federal Argentina) adquirió en 1933 las primeras sesenta carabinas Beretta Modelo 1918/30 en calibre 9 mm, gracias a una colecta pública. Posteriormente se compraron más unidades y es de destacar que, en realidad, su calibre es el 9mm Glisenti, pero la fortaleza de sus materiales permitió utilizar el más potente 9 mm Parabellum sin inconvenientes. La posterior adopción de las Browning HP 35 unificó el uso de la munición.

Algunos años después, exactamente en 1996, la firma Ruger retomó la idea y ofreció su carabina 9 mm Police  –basada en su popular modelo 10/22–, que tuvo una pobre aceptación siendo discontinuada en el 2007. Dispuesta a captar ese segmento del mercado, en el Shot Show del 2017 la empresa del “águila rampante” presentó un nuevo modelo: la carabina Ruger PC9.

 

Características

 

Todo ha sido pensado en este nuevo producto, teniendo como objetivo dos premisas: practicidad y versatilidad. El hecho de ser “take dawn” facilita su transporte y guarda ya que, con una sencilla maniobra, separamos el conjunto cañón/chimaza de la acción y culata.

Por otro lado, y a diferencia de su antecesora –el modelo Police– que acepta únicamente cargadores de pistolas Ruger, en este nuevo producto y mediante la utilización de un accesorio, se pueden utilizar cargadores de Glock, lo que sin dudas aumenta su versatilidad y capacidad de carga.

Nada se descuidó en su construcción. El uso de tungsteno y cromo molibdeno le otorgan una gran resistencia y durabilidad. Sus comandos externos reversibles –incluida la palanca de carga– es otro detalle a tener en cuenta. El cañón está construido en cromo molibdeno y por el sistema de martelado en frío, lo que le brinda una gran durabilidad, precisión y facilita su mantenimiento y limpieza.

La cómoda culata de material sintético está rematada por una cantonera de goma blanda y viene con tres separadores de media pulgada de espesor cada uno, para ajustar el largo total a conveniencia del tirador. Su sistema de disparo está basado en el archiprobado de la Ruger 10/22, con un corto recorrido y un escape nítido.

 

 

Más detalles

Y, por último, sus aparatos de puntería metálicos están compuestos por un guión y un alza del tipo ghost circular. No obstante, permite la instalación de miras ópticas de diversas características, gracias a un riel incorporado sobre el cajón de mecanismo.

La idea de contar con un arma larga semiautomática en uno de los más populares calibres de arma corta, es sin duda atractiva. El tiro informal con un calibre superior al .22 LR a blancos colocados a distancias superiores a cincuenta metros, es una de sus posibilidades. En el ámbito deportivo, las disciplinas dinámicas con armas de hombro –que actualmente utilizan calibres de fusil–, se verán favorecidas por un sustantivo ahorro en el costo de la munición. Seguramente lograremos probarlo cuando su importador –Bowie S.R.L.– concrete el esperado ingreso.

 

Nota completa en Revista Weekend del mes de Mayo 2018 (edicion 548)

Deja un comentario