La inflación apenas se siente en la temporada 2018

Este año promete por buenas razones: los cartuchos tuvieron un leve aumento de precios, mientras que los permisos mantienen los valores de 2017.

Por

Falta un mes para el inicio de temporada de caza menor y ya es momento de ir pensando en los
insumos necesarios, sin olvidarnos del más importante de todos: los cartuchos. Después de consultar
con armerías, distribuidores, cazadores y autoridades provinciales, todos coinciden en que la transición
será tranquila, tanto en lo económico como en lo deportivo.
Como primera buena noticia, el Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires
decidió mantener el precio de los permisos de caza. La mayor sigue en $ 1.300, mientras que la menor
está $ 700 para extranjeros y $ 350 para residentes argentinos. Por su parte, los precios de los cartuchos
aumentaron entre un 12 % y un 15 %, un promedio muy por debajo de la inflación anual.



Variedad a buenos precios

Las fuentes consultadas coinciden en que esta temporada va a ser diferente, no por la cantidad de
perdices, liebres, patos, palomas o vizcachas, sino porque se está danto una situación que parecía
haberse revertido: la disminución de los cazadores en favor de los tiradores de pedana. Hay más
tiradores jóvenes pero no tienen interés de ir al campo. Algunos fueron en temporadas anteriores (como
describimos en notas previas), sin embargo la proyección indica que eso no va a suceder este año. Las
razones son varias pero las nuevas generaciones se caracterizan por tener una conciencia ecológica que
choca directamente con nuestra actividad. Una verdadera lástima que los jóvenes no puedan ver los
beneficios de salir al campo, un lugar ideal para desconectarse y practicar la concentración y el
autocontrol. Aún así, la cantidad de permisos no disminuirá mucho. Siempre el viejo cazador lo compra
más por costumbre que por necesidad, mientras que los más jóvenes lo adquirirán cuando decidan ir.
Gracias a las condiciones climáticas, se prevén pastos bajos y secos, con poblaciones en buen número,
que se desarrollarán completamente para mediados de mayo, por lo que los campos estarán ideales para
el inicio de temporada. Si queremos disfrutar de buenos tiros, antes que nada debemos estar preparados.
Empecemos a comprar cartuchos y, si podemos, probarlos previamente para saber cuál funciona mejor
con nuestra escopeta. No siempre el mejor es el más caro. Si bien es cierto que los importados son
similares en su armado, su velocidad y su rosa más constante, el desempeño de cada cartucho va a
variar según el arma que empleemos. Lo más recomendable es adquirir diferentes marcas e ir
probándolas todas con cada arma que tengamos. Tras realizar las debidas comparaciones, al final
descubriremos que cada escopeta tiene un cartucho que le cae mejor que el resto, sin importar
cuestiones de precio, marca, procedencia, etc.
Siguiendo esta línea, consultamos distintas armerías de Capital Federal y las zonas Sur, Oeste y Norte.
Este relevamiento dejó en claro que, en cuestión de precios, las marcas importadas no están tan lejos de
las nacionales. Según los locales consultados (Gun Shop, Santa Fe Deportes, 3 Grillitos, Bowie, Diana,
y Jorge Guarnieri), y siempre haciendo referencia sobre el calibre 12, las marcas nacionales están entre
los siguientes valores: Orbea Rojo, de $ 180 a $ 200; Orbea Extra, de $ 200 a $ 230; Activ, de $ 185 a
$ 230; y Fiocchi, de $ 200 a $ 230. Lamentablemente tuvimos que dejar de lado la marca Stopping
Power, que tiene la producción paralizada debido a que su fábrica sufrió un incendio, aunque quienes
cuentan con stock lo venden entre $ 225 y $ 250. Por su parte, los cartuchos importados oscilan en los
siguientes precios: Saga (España), de $ 230 a $ 280; Armusa (España), $ 318; Rio (EE.UU.), de $ 230 a
$ 250; Cheditte (Italia) a $ 260, y R.C. (Italia), de $ 260 a $ 280.

Todo a nuestro favor

Como ya se dijo, los valores no se diferencian mucho entre sí, ni siquiera con respecto al año pasado,
por lo que la cuestión económica no tiene que desalentarnos. Aprovechemos los días que quedan para
practicar. Lo último: se citaron muchos números pero el más importante es de las presas: ellas no van a
escasear, tampoco los buenos momentos que nos suele dar esta apasionante y exigente disciplina.

Temas en este artículo: ,

Deja un comentario