Función e importancia de los filtros de combustible

Por qué el combustible junta agua y cómo evitarlo. Precauciones a tomar cuando el motor no se pone en marcha durante varios meses.

Por

El filtro de combustible es la última frontera que pasa un líquido o el aire antes de ingresar al motor. Particularmente, en los de combustible se producen grandes inconvenientes por el mal estado en que suelen trabajar debido al descuido que les proporcionamos.

Recordemos que la función del filtro de combustible en los motores es la de actuar como barrera para evitar que las impurezas lleguen al circuito de inyección, a la bomba y a los inyectores. Si este sistema se mantiene en buenas condiciones, lograremos aumentar la vida útil del motor y gastar menos dinero en reparaciones, no por haber cargado combustible en mal estado sino porque, al haber permanecido mucho tiempo en el tanque o en el motor, el recipiente se ve afectado a causa de la descomposición inevitable que le acarrea el paso del tiempo.

La expresión común: “En tal o cual estación de servicio me cargaron combustible sucio y se me taparon los filtros”, ¿será realmente cierta? ¿No podría ser que los filtros ya estuvieran al límite y no lo supiéramos? ¿O que el tanque haya desprendido suciedad?

A los filtros de combustible hay que compararlos con las baterías o los tanques de agua: sólo nos damos cuenta de que se termina su vida útil cuando el motor no arranca o cuando nos quedamos sin el vital fluido. Y antes, ¿qué pasó? Simple: había poca carga de baterías o poca agua en el tanque… ¡O mugre en el filtro!

Si los filtros están muy sucios, es suficiente una pequeña suciedad para que digan basta y se pare el motor, o no arranque. Y eso, por las leyes de Murphy, ocurre en los lugares más inesperados. ¿Por qué pasa? Porque solemos mantener el combustible estancado en el tanque por más de tres meses, lo que provoca su descomposición y, lo que es peor, genera partículas en suspensión que taponan los elementos filtrantes. Si bien los motores poseen sus propios filtros, por lo general son pequeños y con poca capacidad de filtrado. Por ello  conviene instalar modelos externos adicionales y conseguir, así, una mayor capacidad de filtrado.

El agua, otro tema importante

La condensación de agua dentro del tanque es inevitable y puede darse por haber cargado combustible con agua o por una cuestión termofísica: el tanque está frío en su zona inferior por ubicarse cerca del fondo de la embarcación y la parte superior caliente por el calor del sol. Esas diferencias térmicas producen condensación de agua que muchas veces se acumula a lo largo de sucesivas cargas de combustible.

El agua en los tanques deteriora rápidamente los inyectores y, además, la chapa de los tanques que, de por sí, es propensa a oxidarse.  Recordemos que, como el combustible es más liviano, el agua siempre se va al fondo y ese óxido producido termina tapando los filtros. Para controlarlo es conveniente colocar filtros con trampa de agua con visor inferior, lo que permitirá ver el estado del combustible en uso.

También es cierto que el combustible que queda sin usarse dentro del motor deteriora las juntas y las mangueras. Muchos irónicamente dicen: “si es así, dejo el motor en marcha hasta que se consuma lo que quedó dentro del motor y cierro el acceso del tanque”. Un remedio peor que la enfermedad porque, al poco tiempo, se romperá la bomba de nafta, ya que ella requiere de combustible para refrigerarse.

¿En que nos afecta un filtro tapado o que no funciona bien?

✔ Si el flujo de combustible no es el apropiado debido a la obstrucción del filtro, el sistema de arranque va a presentar problemas y el motor no va a regular bien.

✔ Su obstrucción también provoca que el motor pierda potencia y aumente el consumo, ya que necesita forzarse más para obtener la misma cantidad de combustible. En el mismo sentido, va a afectar la aceleración cuando lo exigimos.  Y, por supuesto, el extremo llegará cuando ya no funcione más.

Lo ideal sería tener tanques de combustible con tapa de inspección, para poder efectuar la limpieza interior, o con válvula de drenaje inferior. Existen en el mercado distintos elementos para protegerse de la descomposición del combustible. Algunos son productos para mantener su estado cuando dejamos de usar la embarcación. Otros, para aditivarlo durante el uso y unos terceros para cuando debemos dejar el combustible mucho tiempo en el tanque sin usarlo.

Por último, tener en cuenta que la marejada y los golpes bruscos durante la navegación hacen que se desprenda la suciedad que se encuentra pegada en las paredes del tanque. Y la que se encuentra depositada en el fondo se mueva y sea aspirada por la bomba, acelerando la posibilidad de taponamiento de los filtros en forma más rápida de lo normal. En resumen, el mantenimiento del sistema es fundamental todo el año, se use mucho o poco la embarcación.

Nota completa publicada en revista Weekend 546, marzo 2018.

Temas en este artículo: ,

Deja un comentario