Nuevo síntoma del turismo (malo): cuando va demasiada gente

El “overtourism” es un nuevo término para un viejo problema para la saturación de visitantes en las grandes urbes, sobre todo europeas. El análisis de un experto en la materia y sus polémicas opiniones.

Por

BERLÍN (dpa) – Marchas de protesta contra turistas en Mallorca,
quejas por la llegada masiva de pasajeros de cruceros en Venecia y
Dubrovnik, multitudes de visitantes en Ámsterdam y Roma: hay una
nueva palabra que destaca en la discusión sobre las avalanchas de
turistas que pueden observarse en muchos lugares: “overtourism”.

El experto Torsten Kirstges, quien imparte clases de turismo en la
ciudad alemana de Bremerhaven, repasa en esta entrevista los
problemas y posibles soluciones.

Dpa – El turismo de masas es un fenómeno que ya existe desde hace
varias décadas. ¿Por qué se ha convertido otra vez en noticia
de primera plana?

Kirstges – De hecho, este asunto se ha venido discutiendo ya desde
hace 20 años. No es un fenómeno nuevo. Algunos lugares, como Venecia
y Dubrovnik,  han vivido en los últimos años un boom turístico. Allí
se puede ver que la capacidad de absorción es limitada. En Islandia
hay cada año siete turistas por cada habitante.

Los problemas para la población local se reflejan en largas colas de
personas, concentraciones de gente, ruido, “turistificación”, basura,
conductas inapropiadas y el aumento de los precios. Hay protestas
contra el turismo de masas pero en realidad el término “overtourism”
no es más que vino viejo en odres nuevas.

Dpa – ¿El problema está relacionado con Airbnb, la oferta de
alojamientos privados a turistas?

Kirstges – Airbnb de ninguna manera explica por qué algunos lugares
están atestados de turistas. No se puede atribuir la culpa a un solo
tipo de alojamiento. Otros también hacen su parte. La economía local quiere ganar dinero con los turistas y éstos quieren pasar sus vacaciones en un lugar interesante.

Dpa – Entonces, ¿el problema sólo es la presencia masiva de turistas?

Kirstges – En Europa, el turismo de masas es el efecto de un orden
social recreacional que incluye la libertad de viajar. Básicamente, esto es algo bueno. Todo el mundo quiere ir a lugares de los que se dice que son fantásticos. El resultado, sin embargo, es que los viajes se realizan a escala masiva.

Dpa – ¿Qué pueden hacer los destinos turísticos para descomprimir la
situación?

Kirstges – Restringir los números de visitantes sólo es posible en
determinadas atracciones. Se puede mdoerar el acceso de
cruceros a una isla o la entrada a parques nacionales. Sin embargo,
la mayoría de los destinos de vacaciones, sobre todo las ciudades,
tienen una sola limitación: el número de alojamientos y camas. En
este caso, lo que se puede hacer al menos es procurar que la estancia
sea más cara o más difícil.

Dpa – ¿Cuáles son las medidas se pueden tomar a tal efecto?

Kirstges – Una posibilidad es aplicar tarifas e impuestos turísticos a
camas. Se puede cerrar el acceso de automóviles al centro de la
ciudad y se pueden introducir sistemas de reservas para las
principales atracciones turísticas. Tales medidas disminuirían un
poco la demanda. Además, se puede guiar y distribuir mejor a los
turistas por los destinos. A tal efecto es necesario informarlos
sobre qué otras cosas interesantes se pueden descubrir en una región.

Dpa – Todo el mundo sabe que Roma está totalmente atestada de turistas
durante la temporada estival. Aun así, todo el mundo quiere ir allí.
¿No son los propios turistas los que tienen la culpa?

Kirstges – Sólo muy pocos turistas quieren viajar por una región
desértica. La alfuencia masiva de turistas a una ciudad como Roma
tiene un umbral crítico que si se cruza resulta ya insoportable. Repartir los flujos de turistas sólo funciona dentro de ciertos límites. Las familias en Europa generalmente están obligadas a tomar las vacaciones durante los meses de verano. Siempre va a existir esta estacionalidad y esto vale también para las condiciones
meteorológicas en muchos destinos de vacaciones.

Dpa – ¿Qué les recomendaría a los turistas?

Kirstges – Los que puedan, deberían viajar en temporada baja y los que,
de cualquier manera, quieran visitar determinados destinos muy
frecuentados, deberían planificar bien el viaje. Los grupos que han hecho reservas pueden acceder  más rápidamente a las atracciones turísticas. Y los que sienten aversión al turismo de masas siempre pueden encontrar destinos que ofrecen relajación y un entorno turístico sustentable. Generalmente, solamente en pocos lugares
los turistas se pisan los pies unos a otros.

Temas en este artículo: , , ,

Deja un comentario