Dos minivan para disfrutar en familia

Las minivan regresan con fuerza. Citroën Space Tourer y Toyota Innova, dos nuevos modelos que ofrecen equipamiento, confort y seguridad. Pero la clave está en la modularidad de sus asientos. Galería de imágenes.

Por

Cuando todo indicaba que los SUV iban a enviar al cajón de los recuerdos a minivans y monovolúmenes como concepto de transporte para la familia, ahora pareciera que el segmento de los escolares familiares muestra signos de revitalización con nuevas propuestas donde el espacio inteligente, el equipamiento en confort y la seguridad aparecen como elementos de valor ante sus competidores más compactos.

En el mercado ya estan la Kia Carnival (11 pasajeros, motor turbodiésel 2.2 de 197 CV, caja automática de 6 marchas), la Mercedes-Benz Vito Tourer (8 pasajeros, motor naftero 2.0 de 184 CV, caja manual de 6 marchas), y la Hyundai H1 (12 pasajeros, motor diésel 2.5 de 136/170 CV caja manual de 6/automática de 5). En un escalón más abajo, el Citroën Grand C4 Picasso (7 pasajeros, motor naftero 1.6 turbo de 165 CV caja automática de 6 marchas). Ahora aparecieron dos modelos que refuerzan la oferta en este segmento: Citroën SpaceTourer y Toyota Innova.

La SpaceTourer es una minivan para 8 pasajeros distribuidos en 3 filas de asientos que llega importada de Francia. Si bien comparte plataforma con el Jumpy, el furgón que se ensambla en Uruguay, ésta familiar tiene mecánica y equipamiento propios.
Por ejemplo, algunas diferencias están en la parrilla cromada, las luces diurnas de LED, la llantas de aleación de 17 pulgadas que calzan Michelin Primacy 3 en medidas 215/65R 16, manijas paragolpes y espejos en color carrocería.

Por supuesto que en un vehículo de este tipo la clave radica en el manejo del espacio interior a partir de una hábil configuración de los asientos. En este caso, la segunda y tercera filas de asientos son plegables y también se las puede sacar por completo. Con todos los asientos colocados quedan 224 litros de carga en el baúl, llegando a los 2.200 litros sólo con las dos butacas delanteras. La del conductor tiene ajuste en altura y profundidad al igual que el volante.

Dos curiosidades: no tiene palanca de cambios, la caja automática de 6 marchas se comanda con una perilla ubicada en la consola central, y tiene levas en el volante, tal vez innecesarias en un vehículo de estas características. Además, dispone de un tablero completo, con una buena computadora de a bordo con pantalla táctil integrada multimedia con GPS y sistema Mirror Screen, para espejar las funciones de dispositivos móviles con Android Auto y Apple Car Play. Cuenta con climatizador de tres zonas: dos adelante y una para las filas posteriores. Los pasajeros traseros tienen los controles del aire sobre el techo para regular temperatura y velocidad del forzador. Dispone de varias salidas de aire en el techo, un elemento fundamental dado que todos los vidrios laterales traseros no se abren.

Una solución para estacionamientos angostos son las puertas laterales traseras corredizas con accionamiento eléctrico. En cambio, el portón trasero es de apertura vertical y manual. El equipamiento de seguridad incluye, 6 airbags (los de cortina abarcan las tres filas de asientos), frenos ABS con EBD, control de estabilidad (ESP), control de tracción, asistencia al arranque en pendiente, control de crucero, apoyacabezas y cinturones de seguridad de tres puntos para los ocho ocupantes. Además, en las dos filas traseras viene con anclajes Isofix para sillas infantiles.
Toyota Innova

Fiel a su estilo paso a paso, Toyota exhibió en el pasado Salón del Automóvil de Buenos Aires la Innova, una minivan para ocho pasajeros basada en la misma plataforma de la pick-up Hilux y su versión SUV, la SW4, dos modelos que se producen en la planta que la empresa tiene en Zárate. Durante la presentación, la marca japonesa midió la reacción del público, como en la edición anterior había hecho con el Etios. Ante la buena aceptación decidió traerla.

Viene desde Indonesia y está disponible en dos versiones –SR y SRV–, ambas con motor naftero 2.7 litros, 4 cilindros, 16 válvulas y distribución por cadena, que entrega 166 CV a 5.200 RPM y 245 Nm de torque a 4.000 RPM. La transmisión es automática de 6 marchas, la tracción es trasera y la dirección dispone de asistencia hidráulica.
El tablero de instrumentos presenta la información de manera clara y precisa, con relojes de innovador diseño 3D y un display de información múltiple TFT de 4.2” en el centro. Dentro de la consola central se encuentran integrados la pantalla multimedia touch de 7” con DVD, Bluetooth, cámara de estacionamiento e información de viaje y consumo, el comando del aire acondicionado y, por debajo, los controles de modo de conducción (ECO y POWER mode) y los controles de estabilidad y tracción.

Los asientos traseros son de fácil acceso y cuentan con generoso espacio para los pies, respaldo reclinable en todas las filas, regulación longitudinal de la segunda fila, y buena distancia en altura para la cabeza de los ocupantes. Los asientos traseros modulares se pueden rebatir en 60:40 (segunda fila) y 50:50 (tercera fila), acorde a las necesidades de cada situación. El accionamiento es similar al de SW4, con asistencia one-touch para hacer más fácil el plegado de los mismos, y el acceso a la última fila.
En seguridad activa, ambas versiones cuentan con ABS con EBD (distribución electrónica de la fuerza de frenado), asistente de frenado de emergencia (BA), luces de frenado de emergencia (EBS), control de estabilidad (VSC), control de tracción (TRC), y asistente de arranque en pendientes (HAC).

En cuanto a seguridad pasiva ambas versiones disponen de doble airbag delantero y de rodilla para el conductor y cinturones de seguridad inerciales de 3 puntos para las 8 plazas. Para los asientos delanteros cuenta además con pretensionador y limitador de fuerza. La versión SRV agrega airbags de cortina para todas las filas, y laterales delanteros, sumando un total de 7 bolsas de aire. Los frenos delanteros son a discos mientras que los traseros, a tambor.

Nota completa publicada en revista Weekend 544, enero 2018.

 

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario