Una variada prometedora en Punta Médanos

La zona del barco hundido Karnak, en Punta Médanos, brindó una excelente jornada con corvinas, roncadoras, chuchos y mucho más. Galería de imágenes.

Por

Con la temporada que recién comienza y la pesca casi en su máximo esplendor, la costa atlántica y en particular el Partido de La Costa nos muestran el porqué de esta elección: variada en cantidad, momentos únicos acompañados por amigos en el muelle, sobre alguna escollera o en la playa, atardeceres en familia y un sinfín de vivencias para compartir y disfrutar del deporte que tanto queremos.

La amplia extensión del Partido de La Costa muchas veces nos hace optar por algún lugar en especial a partir de comentarios, por la decisión de nuestras vacaciones, por algún torneo o simplemente por gusto. Y en esta oportunidad, con un grupo de amigos, nos inclinamos por la zona de Punta Médanos en dirección hacia Pinamar, hasta dar con el barco hundido Karnak. Un sector de canaletas profundas a tiro de caña, con posibilidades de una gran variada y a veces buenos tiburones. A esta franja de playas sólo podemos llegar en vehículos particulares con doble tracción o 4×4, de lo contrario vamos a quedar encajados ni bien toquemos la arena.

Equipos utilizados

Para pescar desde la playa usamos cañas con un largo de 3,90 a 4,35 m, tanto para reel frontal como rotativo. La diferencia entre ambas es que las de frontal van a estar armadas con pasahílos y puntera más grandes y de mayor diámetro por la manera que tiene el nylon al salir del reel. Los reeles pueden estar cargados con nylon 0,23 al 0.35 mm. Siempre con el más fino vamos a lograr mayor distancia, pero quedaremos más expuestos a los cortes, tanto en la pesca como en el roce con la conchilla del fondo o la misma arena. A esta carga del reel la complementamos con una salida trafilada que vaya de 0,30 al 0,80 mm, según el peso del plomo que vamos a utilizar y la intensidad del tirador.

Las salidas también pueden ser pegadas de forma casera, para lo que se utiliza una colita de 1 m de nylon 0,30 mm y unos 9 m de nylon 0,60 mm, 0,70 mm o 0,80 mm con pegatanza. En cuanto a las líneas, podemos armarlas sobre estas salidas o atarlas individualmente al final de la misma.

Con respecto a las cañas, vamos a encontrar opciones muy variadas, con varas enteras y algunas de dos o tres tramos, que tienen las mismas características en eficacia y comportamiento. Las diferencias la marca el lanzamiento del pescador. Hoy se utiliza mucho el tiro de péndulo para lograr distancia, para el que debemos emplear cañas más fuertes con acción de punta y que aguanten el chicotazo.

El otro modo o estilo que emplea el pescador es tirar de piso: solo va a tener que encontrar comodidad y contundencia en la vara según el peso del plomo que vaya a utilizar. El plomo (o plomada) cumple un papel fundamental en la pesca de costa y el pescador tiene que darse cuenta cuál es el momento de usar cada uno de los modelos y el peso apropiado. Para no fallar debemos tener en la valija plomos con destrabe (alambres), satélites, peras y algunos del tipo cajón por si en un momento hay que arrastrar sin correntada. Los pesos varían desde 100 hasta 240 gramos en todos los modelos. Otro tema muy importante es la carnada. Y aquí vamos a tener una gran variedad, que siempre debemos mantener en lugares frescos dentro de una conservadora con hielo.

Para destacar, los engaños que nunca deben faltar son: magrú, anchoas, calamar, langostinos, calamaretes, camarones, filet de carpa, pechuga de pollo y, si se consigue, lombriz de mar. Con todos se puede combinar la carnada y siempre algunas resultan mejores para cada una de las especies que podemos pescar, aunque jamás es una ciencia exacta.

Para realizar este relevamiento nos pusimos de acuerdo con Claudio Crisci y encaramos hacia Mar de Ajó, donde nos esperaba parte del equipo de Pescavisión con Daniel Pavoni a la cabeza. La casualidad nos hizo llegar a la hora de la cena y nos esperaban con un rico asado en un departamento a orillas del mar. Contándonos muchas anécdotas y cómo había resultado la pesca del día, nos empezó a vencer el cansancio y todos a dormir para estar enteritos al otro día bien temprano. Con un leve desayuno y comprando la carnada encaramos para la entrada de Punta Médanos, donde nos aguardaba otro amigazo, Nacho Anaya, campeón mundial de long casting y gran pescador.

Mucha variada

Con las dos camionetas 4×4 bajamos desde el playón de cemento para comenzar el derrotero hacia el barco hundido Karnak. Pasamos el esqueleto del barco unos 1.000 m y allí nos posicionamos para tratar de pescar todas las especies que pudiéramos. Daniel, Juancito y Claudio armaron cañas enteras y de tres tramos, algunas con líneas convencionales y otras con las ya famosas “by clip”, mientras que Nacho eligió las de 4,35 m armadas para reeles frontales a fin de que sus tiros se introdujeran profundo en el mar.

Para este tipo de lanzamientos y pesca lo ideal son las líneas armadas con by clip, para que lleguen al agua sin el efecto boleadora y logren mayor distancia. La presentación de la carnada es también algo muy importante al momento del lanzamiento y la espera del pique: debemos atarlas parejas y muy bien con el hilo elástico, y dejarlas como si fueran una sola pieza. Tardamos un poquito en dar con los piques, pero desde los tiros de Nacho comenzaron a llegar las primeras corvinas, bagres de mar y roncadoras.

Mientras tanto, con el mar en creciente, la primera canaleta se iba llenando cada vez más y veíamos que en poco tiempo íbamos a poder pescar a tan solo 30 o 40 m de distancia. Y así fue, cambiando las líneas por convencionales de dos anzuelos se empezaron a dar los piques muy cerquita nuestro y aumentaron los portes de las capturas, donde se destaco Daniel Pavoni con varias corvinas rubias de más de 2 kg. Una pesca soñada, cerca de la ribera, en cantidad y con buenos portes.

Nacho se tenía que ir más temprano y se despidió con un chucho enorme que vendió cara su derrota. Todo el grupo se quedó haciendo la variada muy cerquita. Juan metía doblete de bagre de mar con corvina, Claudio otro de roncadoras, y yo que corría para todos lados para documentar las capturas. Mis amigos me la hacían difícil, no me dejaban agarrar la caña.

Recomendamos agendar este pesquero para programar varias y futuras salidas familiares. El barco hundido Karnak es un lugar de pesca que, además, nos genera tiempos compartidos.

Nota completa publicada en revista Weekend 544, enero 2018.

Deja un comentario