Por qué una moneda en una taza puede salvarnos de un problema

Ante grandes tormentas se producen prolongados cortes de luz. Cómo saber si los alimentos freezados pueden intoxicarnos.

Por

Cuando hablamos de seguridad o situación de supervivencia ante la llegada de un huracán, inundaciones o temporales, lo primero que pensamos es en la evacuación para permanecer seguros. Sin embargo, cuando el fenómeno pasó y regresamos a casa, nos podemos encontrar con nuevos peligros, como los que puede causar un corte de energía eléctrica y con él… que la comida congelada puede haberse descongelado y vuelto a congelar sin que ni siquiera lo notemos, lo que nos llevaría a una intoxicación.

Un truco antiguo y simple nos puede ofrecer una solución para averiguar si debemos o no tirar toda la comida: la moneda en la taza congelada. El secreto consiste en llenar una taza con agua y colocarla en el freezer hasta que esté congelada. Luego se le coloca una moneda en la parte superior, en contacto con el hielo, y se la deja en el freezer.

Ante un corte de electricidad pueden darse tres opciones:

1) Que la moneda esté todavía encima de la taza: esto significa que la electricidad (y por lo tanto el congelador) no estuvo desconectada por un período de tiempo significativo durante la tormenta, y que la comida está en buen estado.

2) Que la moneda se haya hundido al fondo, lo cual indica que no hubo electricidad durante un tiempo significativo. Como resultado, probablemente deberíamos vaciar el freezer para no terminar intoxicados.

3) Que la moneda esté en algún lugar en el medio, lo que implicaría que todo se descongeló durante un tiempo, sobre todo vegetales y masas (carne y quesos resisten un poco más por formar un bloque compacto de hielo, pero tampoco hay que fiarse demasiado).

Si bien cada uno evaluará el estado de su freezer, hay que recordar que no es aconsejable refreezar productos que se descongelaron, a menos que cambien de estado. Por ejemplo, carne cruda que se desfreeza se puede recongelar si antes se la cocina. En general, los comestibles comienzan su período de lenta degradación a partir de las cuatro horas del corte de energía.

Temas en este artículo: , , ,

Deja un comentario