En búsqueda de la mejor dirección

Cómo elegir la dirección a colocar en nuestra nueva embarcación o de qué manera modificar la existente. Tipos posibles en nuestro mercado.

Por

Dirección mecánica, hidráulica o eléctrica? ¿Cuál es el mejor sistema? En todos los casos es necesario saber las diferencias entre los sistemas, con el fin de que el usuario sepa optar en el momento de compra, ya sea para un buen desempeño o por seguridad. En primer término, su elección dependerá del diseño de la embarcación, potencia del motor y su tipo de transmisión. Influirá también la hélice a instalar y, como último punto, el presupuesto a invertir. En un conjunto de dirección actúan fuerzas variables y con diferentes intensidades. Ellas son originadas por la potencia del motor, el empuje, el torque de la hélice, las formas del casco y la velocidad. Ademas, todas ellas son influenciadas por el estado del mar. Tomemos, por ejemplo, una lancha rápida del tipo offshore, la cual salta constantemente sobre las olas: su equipo de comando sufrirá los impactos que el agua le transmite al casco y a los motores. Si el sistema elegido es incorrecto, o se instala con defectos, existirán seguramente problemas en el rumbo que perjudicarán su estabilidad.

Opciones de equipamiento. Hay tres: mecánico, hidráulico y eléctrico. El primero está formado por una caja de dirección dispuesta detrás del volante, y un cable de acero forrado que se extiende desde la caja y se conecta al motor. Al rotar el volante, giran los engranajes que están dentro de la caja, transmitiendo el movimiento a través del cable. De esta forma se empuja o trae el motor de banda a banda. Una variación de los equipos mecánicos es la dirección que tiene un dispositivo semejante a una cremallera, muy común en gomones o semirrígidos, pues ellos no cuentan con el lugar adecuado para fijar una caja de engranajes. Si bien este sistema se puede adaptar en potencia altas, el dominio del timón se torna cada vez más duro, para lo cual existe una solución que es colocar una caja más robusta, o bien instalar un equipo doble cable.

Doble salida. Esa posibilidad, muy común en embarcaciones con motores de más de 150 HP de potencia o de competición, cuenta con una caja de doble salida, que lleva dos cables de acero a cada lado del motor, asistiéndose uno al otro en el momento de girar el volante de uno a otro lado. De esta forma, se incrementa la seguridad del conjunto y se aliviana en gran porcentaje el dominio del timón.

Equipos mecánicos. Se caracterizan por su simplicidad. El secreto de una buena instalación es pasar el cable por un lugar protegido, en la forma más corta posible y con el menor número de curvas. Si hay excesos de estas últimas, en especial si el ángulo de giro supera lo recomendado por fábrica, el rendimiento disminuye considerablemente. Los cables deben ser controlados periódicamente y protegidos para que no se pisen o se les coloque peso por encima, pues ello endurece el sistema y lo daña. La caja de dirección debe ser lubricada por lo menos una vez al año, cambiando la grasa de su interior. De esa forma la pieza puede durar algunos años más.

Dirección hidráulica o eléctrica. Quienes hayan experimentado la navegación con estos últimos tipos, no quisieran volver a timonear ninguna otra; ocurre lo mismo en un auto con dirección de este tipo. Un factor determinante será el valor del equipo, puesto que uno hidráulico supera en más del 100 % el costo de uno mecánico; sin embargo, para mucha gente esa diferencia sigue siendo una muy buena inversión. Las cualidades de estos mecanismos son, entre otras, la seguridad que otorga debido a que no hay desgaste en piezas en movimiento, y resultan muy suaves en la maniobra, incluso en alta velocidad (el timonel, contento y descansado).

En la imagen. El secreto de una instalación mecánica es pasar el cable con la menor cantidad de curvas y a través de lugares protegidos. Las hidráulicas (der.) son más suaves: 1) tubería de fluido, 2) cilindro hidráulico del motor, 3) bomba de accionamiento mecánica.

Nota completa publicada en revista Weekend 543, diciembre 2017.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario