Retratos de parajes perdidos

Federico Cabrera recorre nuestro país llevando su ayuda a gente de lugares remotos que ni siquiera tiene fotos de sí misma. Galera de imágenes.

Por

Federico Cabrera no es otro viajero en bici más. A su amor por la aventura y el interactuar con los pobladores a lo largo de kilómetros, se sumó otro factor que le dio un giro a sus viajes.

W: ¿Cómo fue que pasaste de viajero ocasional en bici a imaginar y realizar tu proyecto “Their only portrait” (Su único retrato)?

FC.: En realidad, hacía un tiempo que no viajaba en bici, últimamente me había vuelto cómodo y venía viajando en camioneta con la bici atrás… pero note que la relación con la gente local era distinta: pasé a ser un turista más en lugar de un viajero. Creo que el disparador del fin social de mi proyecto fue un incendio en mi casa, que por suerte no pasó a mayores, pero en ese momento lo primero que saqué fue a mi perro y, lo segundo, los álbumes familiares y discos rígidos con fotos. Ahí quedó más que claro el valor que tenían para mí las fotos… sumado al haber visto a cientos de turistas por Sudamérica sacando fotos de la gente local sin ningún tipo de respeto (como si estuviesen en un zoológico), y enterarme de que mucha de esa gente retratada ni siquiera tiene una foto de su familia.

W: Aparte de tomar las fotografías, ¿cómo realizás las impresiones durante el viaje? ¿Cuál es la reacción de la gente al verlas?

FC.: En todos mis viajes llevo una pequeña impresora portátil (Canon Selphy), y papel y tinta para imprimir al menos 100 retratos. La gente se sorprende mucho al ver cómo se imprimen las imágenes, porque más personas de las que creemos nunca vieron cómo es el proceso… Una ronda de chicos suele colocarse alrededor de la impresora para observarlo.

W: ¿Cómo surge la inclusión de los filtros de agua potable y de las pantallas solares en tus viajes?

FC.: La inclusión de ambos equipos surgió después de mi viaje a El Impenetrable (Chaco). Cada día necesitaba pedir agua para seguir pedaleando, y como no hay agua potable en la zona, la gente recolecta agua de lluvia en una especie de aljibe (pozo en la tierra) y la toma el resto del año. La temporada de lluvias ya había pasado hacía meses y la mayoría del agua que me convidaban, como mínimo estaba turbia (muchas veces verde y con cosas flotantes). Muchas familias la tomaban directamente y las precavidas la hervían, pero para eso utilizaban leña del monte, que es cada vez más escasa. Algunas familias tenían un pequeño panel solar (que no siempre funcionaba) para iluminar la casa, pero otros usaban kerosene o leña. Si bien las familias están muy felices de recibir un retrato impreso de la suya o hijos, quedó claro que tenían otra necesidad mucho más importante. Al volver a Buenos Aires me puse a investigar sobre sistemas portátiles y lo mejor que encontré fueron los filtros de Sawyer Products y las lámparas de Mpowerd Inc.

W: ¿Cómo surge el esponsoreo de estas firmas para tu proyecto?

FC.: Con muchos de los esponsors surgió una comunicación a través de redes sociales (principalmente Instagram). Al ver fotos de sus productos siendo utilizados  traté de que ayudaran a pequeñas comunidades rurales.

W: ¿Cuántos viajes llevás realizados y a que lugares?

FC.: 1) Jujuy, 500 km, 1 mes. 2) Chaco, 500 km, 1 mes. 3) Patagonia, 1.000 km, 1 mes. 4) Patagonia, 2.000 km, 2 meses. 5) Buenos Aires-La Quiaca-Tucumán, 5.000 km, 3 meses.

W: Además de pedalear, ¿realizas algún entrenamiento especial para estos viajes?

FC.: La verdad es que no hace falta un entrenamiento especial para hacer viajes en bicicleta.  A medida que pasan los días el cuerpo se acostumbra a hacer cada vez más kilómetros. Si se entrena, seguro que los primeros días no serán tan duros.

W: Te habrás cruzado en tus viajes con decenas de pobladores. ¿Cuáles de ellos te marcaron más y por qué?

FC.: Crucé cientos de pobladores, pero los que más me marcaron fueron Don Oyarzún, que pasa casi 9 meses en solitario en Península Mitre (Tierra del Fuego); y Don Salas, que hace dos años que no deja su puesto en la Serranía del Hornocal (Humahuaca, Jujuy).

W: Seguramente, te has cruzado también con muchos viajeros. ¿Cuál de ellos te sorprendió?

FC.: Durante mis viajes me crucé con muchos viajeros de mochila, en motorhomes, etc., y también con cicloviajeros, pero definitivamente las que más me llamaron la atención fueron Bethany & Lauren de Her Odyssey, quienes tienen el ambicioso plan de ir sin medios motorizados desde Ushuaia hasta Alaska. La primera vez que las crucé estaban iniciando su viaje en Tierra del Fuego y luego tuve la suerte de volver a verlas en Salta (ahora ya están en Bolivia) un año y medio después.

W: ¿Alguna anécdota que más recuerdes de las miles que tendrás a esta altura?

FC.: Una anécdota que siempre tengo presente es haber tenido que hacer noche sin carpa con -5 °C en Península Mitre (Tierra del Fuego). Bahía Thetis es el último refugio antes de llegar al Cabo San Diego; el refugio se encuentra en excelente estado gracias al esfuerzo de Adolfo Imbert y en el libro de registro/visitas del mismo, leí el texto de una tal Sandra que contaba que había tardado 6 horas en ir y venir de Cabo San Diego habiéndose tomado una hora en el Faro para almorzar. Lo que omitió en su relato era que la había cruzado en bote a través del río Thetis, ahorrándose 4 horas de caminata por el barro (2 de ida y 2 de vuelta) hasta el lugar por donde se puede vadear el río. Viendo la tabla de mareas calculé que podía ir y volver al Cabo San Diego en el día, aun si tardaba 8 en lugar de 6 horas. Lamentablemente, como yo no tuve un bote que me cruzara, tardé 10 horas y al llegar de vuelta al río Thetis la marea ya estaba alta y no lo pude cruzar (no me animé a cruzarlo nadando de noche). Por eso debí acampar del otro lado sin carpa. Por suerte había llevado además de comida y linterna, mi bolsa de dormir (ultraliviana 350 g) y un bivy sack, lo que me permitió esperar el amanecer sin sufrir una hipotermia y llegar al refugio a la mañana siguiente en cuanto bajó la marea.

W: ¿Cómo se pueden comunicar la gente o empresas con vos? ¿Los particulares también pueden colaborar en tus viajes?

FC.: Quienes deseen se pueden comunicar por redes sociales (Instagram, Facebook, o Twitter) o por correo electrónico: info@theironlyportrait.com. Obviamente, toda colaboración para mi proyecto es más que bienvenida y algunos particulares ya colaboraron por Paypal y a través de mi campaña de CrowdFunding: www.gofundme.com/theironlyportrait2

W: ¿Cuál es tu próximo destino? ¿Se puede seguir tu viaje por redes sociales?

FC.: Sí, se puede seguir. De hecho, cuando estoy en la ruta también voy subiendo actualizaciones a las redes sociales del proyecto: https://www.facebook.com/theironlyportrait. En cuanto al próximo viaje, todavía no tengo del todo definido el destino, porque necesito traer algunos productos de los Estados Unidos, pero si llegan antes de la temporada de lluvias (verano) voy a volver a El Impenetrable (Chaco) y después a la Ruta 40 y Tierra del Fuego. Tengo varias asignaturas pendientes en esos lares.

Nota completa publicada en Revista Weekend 542, noviembre 2017.

Deja un comentario