Claves para no quedar varado en el Río de la Plata

Las tablas de marea son la primera fuente de información, pero no alcanzan para navegar sin problemas. Cuáles son los otros datos a considerar. Galería de imágenes.

Por

Todos aquellos que han realizado el curso de timonel han estudiado las mareas, tablas de mareas, tablas de interpolación, reglas de los duodécimos, etc. Al ver las tablas de marea observamos que la amplitud en el Río de la Plata es de apenas un metro como máximo, sin embargo, muchas veces supera los dos o tres metros de diferencia. Eso nos indica que las tablas no nos resuelven todo el problema cuando navegamos en el río.

Pero, ¿por qué no? Porque los vientos influyen significativamente en las alturas de las aguas de nuestro estuario. Es lo que se conoce como marea meteorológica, que incrementa o disminuye las alturas de las aguas de las mareas astronómicas, que son las que nos dan las tablas y que dependen en mayor medida de la luna y, en menor, del sol.

Primer error

Entonces, si estas tablas no resuelven este problema qué hacemos. Veremos a continuación algunas formas prácticas para determinar por dónde podemos navegar. Lo primero que debemos saber es adónde queremos ir y ver qué información tenemos. Cuando le preguntamos a algún navegante cómo hace para ir a pescar en zonas donde hay poca profundidad, lo común es escuchar: “No hay problema, miro las profundidades en la carta o en mi GPS y listo, de esa forma navego sin inconvenientes”.

Eso es un error. ¿Por qué? Porque el relevamiento batimétrico –determinación de profundidades– de las cartas es muy antiguo y no refleja la realidad en nuestra zona de navegación. Y en los GPS muchas veces se copia lo que dicen las cartas, ya que realizar un relevamiento batimétrico es muy oneroso y los particulares no están en condiciones de llevarlo a cabo.

Pero, ¿todo es un problema? No, porque normalmente cuando salimos a navegar llevamos un GPS cargado con una ruta sobre la cual nos moveremos. Estas rutas deberían estar confeccionadas por zonas donde en general es factible navegar sin mayores dificultades mientras nos mantengamos sobre ellas (en Weekend se han publicado muchas). Es cierto que el GPS y las rutas marcadas en él traen aparejada una solución a nuestros problemas, pero también es verdad que puede fallar, y de noche o con lluvia las tensiones aumentan. Podemos cometer errores. Pero supongamos que nada de esto último ocurre. ¿Entonces? El problema se presenta cuando deseamos pescar o navegar fuera de la ruta. Para ser precisos resolveremos el inconveniente en dos partes: una antes de salir a navegar y la otra durante la navegación. De esta forma evitaremos quedar atrapados en un bajo fondo. Previo a partir, cuando llegamos a la marina ya obtenemos la primera impresión de cómo esta el agua: si hay poca, nos damos cuenta por las marcas en los costados.

Verificación desde casa

La pregunta sería: ¿debo esperar a llegar a la marina/guardería para saber si tengo agua o no? La respuesta es no. Hay otras formas de determinar las alturas de las aguas antes de salir de casa. Veamos… En la web de Prefectura (http://www.prefecturanaval.gov.ar/alturas/index.php) y de la Armada (http://www.hidro.gob.ar/oceanografia/Tmareas/Form_Tmareas.asp) se pueden ver las alturas de las mareas horarias y su relación con la anterior, ello dará la pauta de si el agua está subiendo o bajando. Otro indicador es la Comisión Administradora del Río de la Plata y las torres de AYSA (http://www.comisionriodelaplata.org/estado_ rio.asp), que indican las alturas de las mareas graficadas durante las últimas horas en distintos puntos del Río de la Plata.

Como si ello fuera poco, ingresando a los radioavisos a los navegantes la Armada nos informaremos acerca de qué se prevé para el Río de la Plata respecto a las mareas: si van a subir o bajar en comparación a lo indicado en las tablas de marea. De esta forma, antes de salir de casa y sin necesidad de ir hasta la guardería, tendremos una idea de qué nos espera en el río.

En navegación

La segunda parte del problema es cómo controlar la marea durante la navegación. Ya estamos en el agua y empieza a soplar el viento. En ese caso es fundamental saber cuánto tiempo se mantiene desde determinada dirección. Para ello, podemos utilizar las páginas ya detalladas para la marea. En la imagen del Norden 1 que mostramos para el día 3 de octubre de 2017 se ve que la gráfica de mareas indica que a las 12:27 la altura era de 0,07 m. Si llevamos el cursor sobre la pantalla podremos determinar las alturas de mareas anteriores, en este caso, a las 05:23 del mismo día era de 1,03 m.

En la gráfica del viento Norden 2 se aprecia que el viento viene del oeste y su velocidad dada por la tabla de colores se ubica entre los 15 y 20 nudos. Precisamente, a las 12:46 era de 17 nudos con ráfagas de 19,6 nudos.

Análisis de datos

Al evaluar estas cifras es sencillo concluir que de mantenerse el viento en estas condiciones cabe esperar que las aguas sigan bajando. Y si observamos lo que informaba el Servicio de Hidrografía Naval en los radioavisos náuticos para ese día, veremos que pronosticaba un descenso de las aguas. Para ser extremadamente prácticos, todos los vientos que soplen del norte y del oeste harán bajar las aguas en nuestra zona del Río de la Plata, mientras que todos aquellos que lo hagan del sector sur y este lograrán que el agua suba. Ello será más o menos importante en función de la intensidad y la duración.

En general, si nos mantenemos sobre la ruta evitaremos problemas. Las que publicamos asiduamente en la revista están confeccionadas para navegar sin inconvenientes, aunque siempre es clave saber utilizar los elementos tradicionales para la navegación, porque cuando se produce el gareteo, uno se desvía y se deja llevar por el viento o la corriente. Si el agua baja rápido casi seguro quedaremos encerrados en un bajo fondo sin darnos cuenta. Ultimo consejo: la Prefectura Naval Argentina emite por los canales 15, 83 y 74 información de interés para el navegante. ¡Estén atentos! Pretendemos que la bajante no nos sorprenda. De ahí en más, está en los navegantes utilizar las herramientas de manera adecuada.

Nota completa publicada en revista Weekend 542, octubre 2017.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario