Cómo es la nueva carabina Ruger Lite Take Down

Nueva y vistosa versión de una de las carabinas más populares. Aúna las características de un arma de cañón pesado con la practicidad de desarmarla para su transporte. Galería de imágenes.

Por

Si uno piensa en una carabina semiautomática en calibre .22 LR, muy probablemente venga a su mente la imagen de una Ruger 10/22. Desde su aparición en el mercado hace más de cincuenta años, se convirtió en una de las más populares y exitosas armas de hombro de ese calibre. Utilizando la misma plataforma como base, versiones posteriores fueron cubriendo un amplio espectro de necesidades –y gustos, por qué no– de gran cantidad de usuarios.

Luego de uno de sus últimos lanzamientos, la versión take down nos ofrece ahora un modelo que reúne esa característica (la de poder desarmarse fácilmente en dos partes) con un cañón de diseño especial.

Veamos… Los primeros ocho centímetros del cañón poseen un diámetro de 2,5 centímetros, tal como si fuese un clásico bull barrel. Luego se lo ha fresado al diámetro de un lápiz y esa parte se encuentra recubierta hasta la boca con un tubo de aluminio ventilado del mismo diámetro que la parte anterior.

Allí, una tuerca ajusta la cubierta de aluminio y tensa al máximo el cañón interno de acero, dando como resultado una rigidez similar a la de un bull barrel pero con un peso muy inferior.

Su desarme

La boca del cañón se extiende levemente más allá de la cubierta de aluminio y se encuentra roscada, para permitir así la instalación de apagallamas o supresores. Los pasos para separar las dos mitades del rifle son los mismos que en otros modelos de Ruger 10/22 Take Down. Para comenzar, hay que colocar el cerrojo en la posición abierta y retirar el cargador. Después de verificar que el rifle está completamente descargado, se presiona y se sostiene en esa posición la palanca de desmontaje ubicada en la parte inferior. Mientras sostenemos la palanca, girar el conjunto del cañón en sentido contrario a las agujas del reloj y tirar de él hacia adelante para separarlo de la acción.

Su cola de disparador de polímero requiere de una presión de seis libras para efectuar el disparo, si bien todo el sistema se encuentra instalado en un módulo que se puede reemplazar para variar la tensión. Así fue diseñado por la Ruger para el lanzamiento de la edición “50º Aniversario” y a partir de allí en todas las demás versiones de la 10/22. El cargador con capacidad de diez cartuchos es el clásico rotativo utilizado por la marca que ha dado sobradas muestras de efectividad, si bien existen versiones de mayor capacidad. Y la palanca de liberación del cargador se encuentra prolongada para facilitar su accionamiento. Otra característica de este modelo es su culata de polímero con un “lomo” intercambiable para variar la altura. De esta forma el usuario puede optar por la más conveniente de acuerdo con la altura del aparato de puntería utilizado.

Con este modelo Take Down Lite, Ruger continúa con la reputación de fiabilidad e innovación que ha sido una característica de la marca. El cañón de escaso peso, su boca roscada, la liberación del cargador extendida, lo modular del conjunto y la posibilidad de transportarlo en un pequeño bolso, todo se presta para un uso deportivo y en el campo para la caza de pequeñas presas. Y para darle un toque de color, junto con la versión estándar en negro, el Take Down Lite también está disponible en azul, rojo y verde.

Nota completa publicada en revista Weekend 541, octubre 2107.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario