Puerto Deseado: Naturaleza en acción

En octubre comienza la temporada alta en este rincón del sur argentino que se destaca por sus actividades recreativas, paisajes e historia. Galería de imágenes.

Por

Visitar Puerto Deseado, en Santa Cruz, es desembarcar en el corazón de la naturaleza. Su ría, los cañadones, los desniveles rocosos y los amplios campos de su entorno, están habitados por una variopinta fauna terrestre y acuática que hace de éste lugar un sitio ideal para los amantes del ecoturismo.  Aburrirse no resulta fácil en esta ciudad que propone excursiones acuáticas, trekking urbano, mountain bike, paseo en kayak y cabalgatas, entre otras actividades. Los amantes de la gastronomía pueden saborear platos característicos, como merluza negra,  langostinos, centolla y cordero patagónico, mientras que su historia se palpita tanto en los museos como en las propias calles, a través de los recorridos urbanos. Planear visitas y salidas, desde el primer momento, es una necesidad imperiosa;  la oferta es amplia y dan ganas de no perder un minuto de tiempo.

Destino de aventura

Divertirse y entrar en sintonía con la naturaleza es la clave para disfrutar de esta experiencia, pero hay que conocer algunos detalles. Es importante saber que para realizar las excursiones náuticas se debe contratar obligatoriamente el servicio con alguna de las empresas autorizadas. Una vez elegido al operador aconsejamos descubrir el Parque Marino Isla Pingüino, situado a sólo 20 kilómetros por mar de Puerto Deseado, un destino que refleja gran parte de la historia del lugar. Hasta el siglo XVIII fue conocida por los navegantes como Isla de los Reyes. Existió allí un apostadero naval y un faro de la Marina Argentina, que aún permanece, pero su mayor atractivo son las especies de pingüinos que habitan la zona. Tanto el de Magallanes como las colonias de penacho amarillo pueden apreciarse desde cerca, lo cual resulta fantástico para los turistas que quieren  inmortalizar escenas con sus cámaras. También convive una importante fauna compuesta por gaviotas, skuas, petreles, ostreros, albatros de ceja negra, lobos marinos de un pelo y elefantes marinos del sur. Las excursiones se desarrollan entre los meses de octubre y abril. Tienen una duración de seis horas y se realizan en botes semirrígidos.

A bordo del agua

Remar armoniosamente  en un kayak  a través de la ría Deseado es un oasis para los sentidos. Son 40 kilómetros navegables y es factible acercarse a centímetros de diversas colonias de pingüinos y lobos marinos, incluso durante el viaje los visitantes pueden ser acompañados por toninas y delfines australes.  La navegación por la Reserva Natural Ría Deseado con una lancha abierta para avistar la biodiversidad de avifauna es otra posibilidad interesante. El recorrido pasa por diversos sitios de interés. Consejo: antes de hacer esta excursión hay que asesorarse bien ya que cada empresa operadora tiene circuitos distintos. Los más destacados son el sitio del naufragio de la corbeta Swift, hundida en 1770; la isla Chaffers, con avistaje de pingüinos de Magallanes; la Barranca de los Cormoranes y la isla Larga, con un pequeño apostadero de lobos marinos de un pelo. Por último, esta salida prevé un desembarco en la pingüinera de la Isla de los Pájaros con la posibilidad de tener  contacto cercano con los pingüinos de Magallanes y observar los cormoranes biguá. Todas las empresas brindan servicio de refrigerio y también se puede visitar el Cañadón Torcido y la isla Quiroga.

Pero no sólo en el agua está la diversión. Aquellos que quieran recorrer los sinuosos senderos montados en una bicicleta de montaña descubrirán circuitos perfectamente indicados para cada nivel y rodeados por la inmensidad de las paredes de rocas volcánicas. Otra linda opción es visitar el Campamento de Darwin, situado a 42 kilómetros sobre el final de la ría, en el sector de Paso Marsicano. En este lugar acampó el naturalista inglés Charles Darwin en el año 1833, cuando acompañó al capitán Robert Fitz Roy en su expedición por la Patagonia. La belleza natural del paisaje deja atónitos a los visitantes, quienes suelen entregarse al silencio de la inmensidad. Las rutas de acceso son por vía terrestre y un solo operador ofrece este programa.

Una ciudad con historia

Si la idea es conocer un poco más sobre el pasado deseadense, el núcleo urbano cuenta con dos circuitos históricos que pueden realizarse caminando. El primero es un recorrido auto-guiado que se hace mediante la cartelería ubicada en sitios tradicionales de la localidad. La intensión es revivir los eventos sucedidos durante la Patagonia Rebelde en 1921, y para graficarlo el recorrido cuenta con doce paradas. El otro circuito refleja el Derrotero del Corsario. Éste fue recientemente creado y describe la historia del navegante inglés Thomas Cavendish, quien visitó Puerto Deseado en 1586 y lo bautizó en honor a su nave insignia, Desire. El paseo histórico está conformado por seis carteles distribuidos en algunos de los puntos panorámicos más bonitos del destino costero. Algunos de ellos son Punta Cavendish, Isla Quiroga y Punta Cascajo.

La ciudad también es rica en la oferta de museos. Resulta atractivo conocer la ex estación del ferrocarril. Su edificio fue construido en 1909 para el tramo Ferroviario Puerto Deseado – Lago Nahuel Huapi, con piedras de la zona labradas a mano por picapedreros yugoslavos. Actualmente se realizan exposiciones culturales y hay una muestra permanente de imágenes, mobiliario y maquinaria utilizada hasta el año 1978, momento en la cual fue cerrado. Está ubicado en calle Eufrasia Arias s/nº. Abre de lunes a sábado de 16 a 18, y los domingos permanece cerrado.

Más increíbles rincones

Por su parte, el Museo Mario Brozoski expone 400 piezas rescatadas de la corbeta Swift, que se hundió en la ría en 1770. Aquí también se exhiben una serie de artefactos y armas hechas en piedras como puntas de flechas, lanzas, boleadoras de la colección Padre Molina, una muestra fotográfica del antiguo pueblo de Cabo Blanco y una expo sobre Puerto Deseado de los años 1900. Este museo se encuentra ubicado en Colón y Belgrano. Puerto Deseado quizás no sea el primer sitio que se viene a la mente cuando estamos planeando las vacaciones, pero aconsejamos cambiar esta idea. Realmente está bueno tildarlo entre los próximos lugares para visitar, especialmente en verano.

Nota completa publicada en revista Weekend 541, octubre 2017.

Temas en este artículo: , , , ,

Deja un comentario