Un único árbol forma una selva de 19.000 m2

Se trata del Thimmamma Marrimanu, planta de la India tan curiosa que por sí sola forma una selva y ha entrado en el Libro Guiness de los récords.

Por

Crece de arriba hacia abajo, desafía la lógica a la que estamos acostumbrados, le atribuyen propiedades mágicas relacionadas con la fertilidad, y tiene un carácter sagrado para los habitantes. Es lo que sucede con el Thimmamma Marrimanu, un árbol al este de la reserva forestal de Kadiri, en La India, cuya copa cubre una extensión de 19.107 metros cuadrados.

Son 5 acres de selva que forma una sola planta. El curioso árbol se encuentra en el estado de Andhra Pradesh y se trata de una especie no convencional, catalogada dentro de Los banianos. Sus semillas germinan en las grietas de la corteza de otro árbol y crecen hasta que las raíces aéreas forman otro supuesto tronco que acaba por devorar al árbol huésped, lo conquista e invade y se expande poco a poco hasta crear nuevos e increíbles laberintos de ramas y troncos infinitos.

El baniano asfixia al árbol huésped y sus ramas, que ganan metros en forma horizontal, caen al suelo por culpa de la gravedad para continuar formando raíces y nuevos troncos suplementarios. Los banianos o higueras de Bengala (ficus benghalensis) sólo crecen en Bangladés, India y Sri Lanka, pero en el caso del árbol sagrado de Kadiri, hace muchos años que ha roto cualquier esquema de tipología, unidad de medida y comprensión racional.

Sus distintas partes se asocian a diferentes dioses del hinduismo. Las raíces, con Brahma (dios creador y representado con cuatro cabezas de barbas blancas, cuatro brazos y piel roja). El tronco, con Visnú (dios preservador, representado con piel azulada y cuatro brazos). Y las hojas, con Shiva (dios destructor, representado como un yogui en meditación profunda), formando la Trimurti o las ‘Tres formas’ de la mitología hinduista: creación, conservación y destrucción del universo.

Durante el festival del Maha Shivaratri (la gran noche de Shiva), que se celebra en la noche del día 13 del mes Phalguna (entre los meses de febrero y marzo) según el calendario hindú, se produce la mayor peregrinación al lugar, y los miles de personas que visitan el árbol, celebran una gran jatara (vigilia nocturna acompañada de música y danzas).

El Thimmamma ha sido inscrito en el Libro Guiness de los Récords y su influencia resulta inalcanzable hasta para el Gran Baniano del Jardín Botánico de Calcuta (creado en 1787), cuya copa cubre un enorme círculo de 330 metros. Las 4.000 raíces de este árbol, rodeado de campos agrícolas y escasa presencia de otras especies arbóreas, continúan creciendo, como si quisieran emular al tótem sagrado de Kadiri.

Deja un comentario