Trekking: Claves para elegir las medias

Qué usar para proteger mejor cada una de las partes del pie durante la actividad. Detalle de modelos y materiales.

Por

Las medias para outdoor son un elemento técnico clave del equipamiento. Aun las mejores zapatillas o botas para trail running, trekking o montañismo, no cumplirán eficientemente su función con un par inadecuado. A diferencia de las medias de vestir urbanas o las deportivas comunes, las del tipo técnico presentan características especiales para cada actividad y para lasdiversas condiciones climáticas. Están diseñadas para mantener los pies secos y a una temperatura regular, tanto durante el invierno como el verano, además de ofrecer una mayor comodidad al proporcionar una buena amortiguación al pie y también reducir el riesgo de abrasiones y ampollas.

Las partes de la media

Al practicar trail running, montañismo o trekking, la presión y fr icción del pie sobre el calzado y el suelo es bien distinta a cuando simplemente se camina por la ciudad. Para minimizar los daños que puedan ocasionar estos factores, una buena media diferenciará esas zonas de apoyo, otorgándole propiedades distintas a cada una de ellas unas.

La puntera. La zona cubre desde la punta del dedo gordo hasta el quinto. Esta parte de la media tiene como objetivo amortiguar el impacto que puedan recibir los dedos del pie, como por ejemplo sucede al bajar una pendiente pronunciada o al golpear una piedra con la puntera de la bota. La zona tiene que estar acolchada y reforzada, por lo que notarán que la malla de su tejido es más densa que en otras partes.

El antepié. La parte delantera de la media, que junto con la puntera resguarda a los dedos, será la encargada de proteger el metatarso (uno de los puntos sobre los que se apoya el peso del cuerpo al caminar, coincidiendo con la flexión dorsal del pie). Una buena media diferenciará una zona superior y una inferior. La parte inferior deberá estar acolchada para amortiguar el impacto de la planta del pie al caminar. Y es conveniente que la franja superior tenga un cierto refuerzo.

El talón. Deberá estar reforzado y acolchado, ya que sobre él va a recaer la mayor parte del peso mientras estemos parados. Otro detalle: es importante que se encuentre libre de costuras o imperfecciones.

El empeine y el arco plantar. La zona del empeine (la parte superior del pie) y el arco plantar (parte inferior que se halla comprendida entre el antepié y el talón), también presentarán alguna diferencia. En ambos sectores el tejido será menos grueso. A mitad del empeine y circunvalando todo el pie, la media ideal debe tener una especie de banda elástica que permita lograr un mayor ajuste e impida que se deslice. Además de este detalle, es importante que el empeine posea una estructura tejida en forma de surcos paralelos, que vayan del tobillo hacia la puntera. Esta estructura son canales de aireación.

Tobillo. Esta zona debe tener sus laterales y su parte trasera reforzados, con una franja ligeramente acolchada. Y en la parte de adelante es conveniente (aunque no imprescindible) que tenga también otra banda elástica de ajuste, para evitar de esta manera que la media se mueva durante los ascensos o descensos.

Pernera y caña. La pernera de la media es la zona que nos protegerá la parte superior del tobillo y de la tibia de nuestro pie. Deberá tener la medida adecuada al calzado que vayamos a llevar. Recomedamos que todas las medias superen el alto de la bota (aunque las vayan a usar con zapatillas), así llevarán las piernas más protegidas de arañazos cuando pasen por sectores de matorrales bajos. Lo ideal es que la parte delantera de la pernera esté ligeramente acolchada y con canales de aireación. La caña es la fracción más alta de la media y debe ajustarse bien, por lo que ha de ser algo elástica. Y en su parte superior tiene que estar rematada por una banda elástica que se ciña sobre los gemelos y evite que se baje al caminar (obviamente, sin llegar al extremo de cortar la circulación).

Tipos de medias. Dependiendo del calzado que tengan, la actividad que vayan a realizar y las condiciones climáticas del momento, va a depender el tipo de medias para outdoors a utilizar. Como en cualquier elemento de equipamiento para outdoors moderno, la evolución llevó a la especialización y no hay un par que sirva eficientemente para todo uso. Veamos algunos ejemplos.

Liner. Este tipo de medias se emplea como primera capa en contacto con la piel, en un sistema de vestimenta de dos pares de medias, aunque ciertos modelos también se pueden utilizar como única capa.

Trekking/Camping. Una familia de medias para vestir con botas de caña media a caña alta, y cargando mochilas para el campamento. Aparte del largo del tubo de la media, la construcción presenta más zonas acolchadas, refuerzos en franjas como el talón y la puntera, y una variedad de modelos que incluyen los de mayor capacidad de abrigo para usar en salidas invernales.

Montaña. Son medias especiales para utilizar en ascensiones de montaña, esquí de travesía o salidas en regiones de inviernos muy rigurosos. Se usan con botas de caña alta, así que el tubo de las medias es largo. La construcción es más fuerte y resistente, y los tejidos, lana o sintéticos (de alta aislación térmica) son más gruesos.

Lana merino. Es la tendencia mundial. Las fibras finas y libres de picazón de la lana merino están reemplazado mayormente a la lana áspera como material de fabricación. Los tejidos de esta lana presentan varias ventajas. Una muy importante es que son termostáticos (reguladores de la temperatura), para que nuestros pies estén más cómodos en un amplio rango de temperaturas. La lana puede absorber hasta un 30 % de su peso en agua, lo que se traduce en una buena transferencia de la humedad en los pies y en que permanezcan secos por más tiempo. Además la lana merino es naturalmente propensa a no adquirir mal olor durante el uso, y no requiere los tratamientos especiales anti-olor de los tejidos sintéticos.

Sintéticos. Varios materiales con frecuencia se combinan o se utilizan en ciertas áreas de las medias para mayor performance, comodidad y ajuste. Podemos dividirlos en:
> Sintéticos para el manejo de la humedad corporal: son las fibras que absorben la humedad corporal para mantener a los pies secos y evitar las ampollas. Los tejidos de poliéster Coolmax® son los más utilizados. También se usan los tejidos de fibras acrílicas como el Wickspun™ y los de polipropileno como el Isolfil®.
> Sintéticos de aislación térmica: fibras como el Hollofil ®, Thermax®, Thermolite® o Thermastat®, además de sus propiedades de transferencia de la humedad corporal, son las encargadas de aislar al pie de las bajas temperaturas y brindarle mayor abrigo. También se usan las microfibras de poliéster PrimaLoft® en algunas medias especiales destinadas a la montaña.
> Sintéticos de soporte: básicamente sirven para dos funciones en las medias: un mayor acolchado y cualidades elásticas. En el primer caso se emplea una mayor densidad del tejido en zonas como el empeine, planta, talón y puntera, o materiales como fibras acrílicas. Las propiedades elásticas se consiguen con materiales como Nylon y Lycra® Spandex, que ayudan a las medias para lograr un ajuste perfecto, sin restricción de movimientos.

Nota completa publicada en revista Weekend 540, septiembre 2017.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario