¿Qué es y cómo funciona el duvet sintético?

Cuáles son las últimas innovaciones tecnológicas en rellenos de camperas. Cómo funciona el duvet sintético. Qué modelos ofrece el mercado actual y cuáles son sus características.

Por

En esta época del año, en salidas a la montaña, de pesca, trekkings invernales, campamentos y en los centros de esquí se utilizan mucho más las camperas con gran capacidad de abrigo. Sea éste natural o sintético, el relleno térmico con el que se halla confeccionada esta indumentaria tiene la propiedad de retener el calor corporal dentro de la prenda, para permanecer cómodos y seguros durante nuestra estadía en un clima de bajas temperaturas.

El relleno natural tradicional es el down (duvet o plumón), que sigue siendo el mejor aislante térmico. Se usa como relleno en prendas de segunda y tercera capa. Y no es una pluma cualquiera, sino un copo tridimensional sin cánula que proviene del cuello y/o abdomen de aves, como el ganso, el pato y el cisne. La calidad del duvet se mide por su capacidad de compresión-expansión, expresada internacionalmente a traves del término fill power (poder de llenado), parámetro muy importante a la hora de considerar la elección de una prenda.

Copo de duvet

Se define como fill power a la cantidad de pulgadas cúbicas que una onza de duvet puede llenar en pruebas de laboratorio. Se coloca una onza (28,35 g) de duvet en un recipiente que mide el volumen en pulgadas cúbicas, sobre él se ubica un peso de 63 g, y luego se retira para ver cuánto se expande el plumón, qué volumen llena. Este volumen varía usualmente entre las 300 y las 900 pulgadas cúbicas. Un fill power de 600 + se considera de muy buena calidad, y si es superior a 800, de calidad superlativa. Es importante entender este último concepto: a mayor número de fill power, mejor calidad de duvet: mayor nivel de expansión que crea una capa aislante más gruesa, y más abrigo con menor peso.

La humedad es el gran enemigo del duvet, porque lo apelmaza y disminuye sus propiedades térmicas. Por este motivo, y temas de volúmenes de producción y costos, se buscaron alternativas dentro de los materiales plásticos. Así aparecieron rellenos térmicos, básicamente formados por fibras y microfibras de poliéster, que podían ser de filamentos continuos o filamentos cortos. Algunas de estas fibras sintéticas eran huecas, y otras se obtenían a partir de plásticos reciclados. Como un claro ejemplo de alta calidad podemos citar el PrimaLoft, que tuvo una notable evolución con el tiempo.

Duvet sintético

La tecnología de abrigo, como pasa en muchos casos, apareció inicialmente en 1980 por una necesidad militar: la companía Albany International desarrolló entonces un duvet sintético, que si bien no era tan liviano como la pluma –y, por lo tanto, ofrecía menos abrigo para un determinado peso–, mimetizaba sus otras cualidades y era resistente al agua, manteniendo buena parte de sus propiedades térmicas cuando estaba mojado. El producto original evolucionó y actualmente hay una familia variada de rellenos térmicos PrimaLoft. Otros ejemplos de estos aislantes sintéticos son: Thermal R, tecnología desarrollada por Marmot basada en una confección multicanal de fibras huecas; el Cirrus de 3M, o el Full Range de Toray, entre otros.

No tenemos que olvidarnos que en cualquier campera de abrigo, estos rellenos van insertados entre una capa interior y otra exterior, con sus propias particularidades. Por ejemplo, estos tejidos pueden ser de nailon o de poliéster, con o sin tratamiento durable de repelencia al agua (llamado DWR); más o menos respirables o cortavientos, más o menos livianos, fuertes o resistentes a la abrasión. Todas estas particularidades de los tejidos influirán también de forma importante en las prestaciones que ofrecerá la prenda.
Un ejemplo de máxima calidad en las telas especiales exteriores es el Pertex, formada por hilos de nylon de micro denier en tejidos suaves y flexibles, que son a prueba del viento, livianos, fuertes y muy respirables para que la humedad no se condense en el aislante. Otro ejemplo de tejido interno innovador puede verse en la tecnología Omni-Heat Reflective, de Columbia, con un forro interior metálico que refleja y absorbe el calor corporal para conseguir una mayor capacidad de abrigo. Este tipo de forro interior reflectivo se ha convertido en una tendencia adoptada por otros fabricantes. En la Argentina, Montagne y Forest son dos de ellos.

Construcción de la campera

No sólo la clase de relleno y el tipo de tejido exterior e interior determinarán la calidad y la funcionalidad de la prenda. Está, por ejemplo, el tabicado, que evita que el relleno aislante se corra de lugar. Hay variedad de diseños y se ve mucho actualmente el de múltiples franjas horizontales para los usuarios que buscan camperas livianas de gran comodidad (modelos de base polifuncionales). Hay otros detalles de confección importantes, como la calidad de las costuras o de las cremalleras. El número y tamaño de los bolsillos, el largo de la prenda, o que tenga o no capucha, todos detalles más relacionados al uso específico de la campera.

Innovaciones en aislantes

Algunos ejemplos significativos en este tema son los siguientes:
▲ Polartec Alpha: también de origen militar en su desarrollo, esta tela técnica es una novedad presentada por la casa Polartec. Se trata de una construcción especial tipo sándwich, donde el tejido exterior es resistente al agua y el viento, y el interior es más suave y muy transpirable. Entre ambos, trabaja la fibra de hilo hueco reteniendo el calor.
▲ ThermoBall: desarrollado en conjunto entre The North Face y Primaloft, este material cuenta con las características más similares a la pluma, con la diferencia de que brinda abrigo aun cuando está húmedo. La diferencia con las fibras de aislación sintéticas tradicionales, que son continuas, es que en este caso las fibras son pequeñas celdas circulares muy similares a las de la pluma. Atrapan el calor en pequeños bolsillos de aire, y así aumentan y mantienen la capacidad aislante.
▲ Duvet resistente al agua: estas tecnologías para evitar que la pluma pierda sus cualidades aislantes con la humedad,  cuentan hoy en día con distintos fabricantes. Por ejemplo, la Q. Shield Down, de Mountain Hardwear; la Down Defender, de Marmot, o la Encapsil, de Patagonia, que utiliza un proceso químico a base de silicona libre de fluorocarbonos, para conseguir una pluma hidrofóbica, más resistente y con un 25 % más de capacidad aislante (equivalente a un relleno de 1.000 fill power).
Como en muchos órdenes de la vida, el precio influye en la calidad. Pero antes de amilanarnos por el costo durante la elección, pensemos dos cosas: 1) cuando ante una situación adversa no pasemos frío, estaremos agradecidos de haber hecho la inversión; 2) salvo que seamos fanáticos de la moda, la perdamos o rompamos, difícilmente cambiemos de campera todos los años.

Nota completa en revista Weekend 538, julio 2017.

Guardar

Deja un comentario