4×4: técnica de conducción en inclinación lateral

Cómo salir airoso de una situación que si no se resuelve rápido y de manera instintiva puede llegar a ocasionar un grave accidente.

Por

Siguiendo con las técnicas de seguridad en conducción 4×4, ahora llegó el turno de la inclinación lateral, tal vez una de las situaciones más complicadas que podemos encontrarnos cuando hacemos 4×4, porque es una maniobra que nos puede llenar de dudas, y esta incertidumbre lleva al miedo: el principal enemigo de la conducción segura en 4×4. El temor nos puede hacer dudar, y en esta maniobra no hay margen para la incertidumbre. Un solo error puede pagarse muy caro. Y, como ya anticipamos en otras notas, las técnicas de conducción son contrarias a nuestro instinto.

El capítulo más importante. La técnica de seguridad en conducción 4×4 referida a las inclinaciones laterales es, sin duda, el capítulo más importante que debe aprender y asimilar una persona que se inicia en la actividad off road, porque es el conocimiento que más herramientas le va a ofrecer al conductor a la hora de circular por una superficie irregular y resbaladiza. Pero como toda gema, es también la situación que, en solo dos segundos, nos va a generar miles de dudas, que tendremos que saber resolver de manera rápida y correcta.

Niveles. Si nos referimos a niveles de conducción 4×4, sin entrar en detalles, a grosso modo podríamos decir que hay tres: principiante, medio y avanzado. La diferencia entre el nivel principiante y los otros dos es que el principiante debe aprender las técnicas de conducción 4×4 y de seguridad. ¡No las conoce! Mientras que la diferencia entre el conductor de nivel medio y el de avanzado es que ambos conocen las técnicas, tanto de conducción como de seguridad, pero el de nivel avanzado las ejecuta más rápidamente, con más eficacia y con mayor seguridad que el de nivel medio.

Sin margen para el error. Convengamos que no es recomendable que un conductor principiante o uno de nivel medio, quede expuesto a una situación de inclinación lateral, ya que es una maniobra para conductores expertos, que no tienen margen para dudar, y que van a ejecutar la técnica de conducción con eficacia, con seguridad y en cuestión de décimas de segundos.


Nadie nace sabiendo. Una persona que puede dominar una situación de inclinación lateral con una 4×4 es un verdadero off roader, pero para ello hay que saber efectuar la maniobra correcta. Hay que saber que uno no busca la inclinación lateral de manera deliberada, sino que se da circunstancialmente cuando hacemos 4×4 en una superficie irregular, por ejemplo en los médanos, en la selva o en la montaña. Y es muy común que nos pase, por eso hay que prestar mucha atención a la técnica que debemos aplicar. Como decimos siempre, una cosa es lo que nuestro instinto nos dicta que hagamos, y otra muy diferente lo que debemos hacer realmente. Supongamos que estamos circulando por el lomo de un ancho médano y en cuestión de un segundo, por una distracción, nuestro recorrido se desvió de la línea del lomo y quedamos en inclinación lateral. No veníamos muy rápido sino paseando y, de repente, nuestra 4×4 se inclinó y comenzó a derrapar de costado. Ahí mismo, ante tanto miedo y dudas, nuestro instinto nos va pedir que rápidamente volvamos a subir o que frenemos. Si hacemos cualquiera de estas dos cosas, acentuaríamos la reacción física y todo el peso se iría hacia la pendiente y el riesgo de vuelco sería inminente.

Lo correcto. Ante esta situación hay que girar el volante hacia la pendiente, o sea hacia abajo, y acelerar hasta que nuestra 4×4 quede totalmente perpendicular a la pendiente, apuntando recto hacia abajo. Una vez en esta posición, combinamos con la técnica de descenso de pendientes que vimos los números anteriores hasta llegar a la zona plana del final. Siempre debemos minimizar el riesgo y recién cuando haya pasado volver a pensar en cómo regresar al punto en el que nos escontrábamos.

Importante. No existe otra maniobra indicada para superar esta situación, no importa si abajo tenemos piedras, árboles, ramas o agua, mientras bajemos con freno motor apoyados en nuestra 4 ruedas vamos a estar a salvo. Después veremos las roturas que le podamos causar al vehículo, lo importante en estos casos es cuidarnos de un daño físico. Y lo que tenemos que evitar a toda costa es volcar nuestra 4×4. No importa por cuál superficie estemos circulando, siempre que nuestro vehículo quede en inclinación lateral vamos a acompañar la caída con el volante y acelerando hasta recuperar la seguridad y la estabilidad del rodado.

Nota completa publicada en revista Weekend 537, junio 2017.

Guardar

Deja un comentario