Expedición Atlantis: el libro

A 33 años de la realización de Expedición Atlantis, Alfredo Barragán, ideólogo y principal impulsor de la travesía, presenta el libro de esta increíble hazaña. Dónde adquirirlo.

Por

Nada es imposible para el ser humano, dice Alfredo Barragán, el capitán de Expedición Atlantis, que atravesó el océano Atlántico en una balsa sin timón partiendo desde el puerto de Tenerife, en las Islas Canarias, España, y llegando luego de 52 días a La Guaira, en Venezuela. La tripulación estuvo compuesta por cinco valientes hombres: Alfredo Barragán, Jorge Iriberri, Horacio Giaccaglia, Daniel Sánchez Magariños y Félix Arrieta, quienes recorrieron los 5.500 km que separaban ambos puertos y concretaron una de las más bellas hazañas de todos los tiempos. Lo que no solo constituye un aporte a la ciencia sino que también es una invitación al hombre a creer en sí mismo. Esta idea quedó plasmada en una frase que el capitán dijo a su arribo y que sintetiza el espíritu de Atlantis: “Que el hombre sepa que el hombre puede”.

Todo está en los detalles

Barragán, un abogado que vive en la pequeña ciudad bonaerense de Dolores, es un amante de la naturaleza: escaló el Aconcagua y el Kilimanjaro, atravesó el Caribe en kayak, y también cruzó la Cordillera de los Andes en globo, entre otros logros. Ante la pregunta al autor acerca de cómo se define, Barragán afirma enérgicamente: “Yo no soy un aventurero, soy un expedicionario, porque no voy a ver qué pasa, sino que sé lo que va a pasar en cada una de mis expediciones”. Barragán es un hombre  muy minucioso y busca la perfección, por eso no deja ningún detalle librado al azar: “Cada uno de mis objetivos los realizo luego de años de estudio, de planificación, de equipamiento, de haber analizado bien cada potencial situación con la que nos podamos encontrar”. Y agrega: “Nuestra meta no es llegar a la cumbre, sino volver a casa después de haber estado
en la cumbre. La cumbre es sólo la mitad del camino”.

Un poco de historia

Todo comenzó durante la infancia de Alfredo Barragán, cuando leyó el libro del noruego Thor Heyerdahl titulado “Las aventuras de la Kon-Tiki”. En esa obra se detalla la travesía que se llevó a cabo en 1947 a través del océano Pacífico, partiendo desde Perú, con el fin de llegar por las aguas a la Polinesia. Además, investigando en la historia de la navegación, Barragán descubrió que los africanos pudieron arribar a América 3.000 años antes que el navegante Cristobal Colón.

Un día cayó en sus manos información sobre que habría expresiones africanas en América. Se decía que las cabezas olmecas tienen rasgos negroides africanos, se hablaba de similitudes en dioses, ritos y estilos artísticos. Por dónde habrían llegado estas influencias, no se sabía. Se negaba la posibilidad del Atlántico argumentando que no había cómo cruzarlo. Lo trataron de loco y temerario. Los científicos consideraban que era imposible que  los africanos hubieran cruzado el Atlántico hace 35 siglos.

Barragán recuerda que a principio de los 80’ viajó a México a exponer su teoría ante historiadores y antropolólogos, donde explicó que por la corrientes marinas y
los vientos se podía cruzar el Atlántico con este tipo de embarcación. No le creyeron.
Entonces comenzó la tarea de reunir a la gente idónea que lo acompañaría durante la expedición y decidió que era hora de hacer realidad su sueño.

Desafiar al escepticismo

“Con convicción, perseverancia y una muy buena planificación todos los sueños son posibles”, dice el capitán con los ojos llorosos pero lleno de orgullo. En septiembre de 1983, Barragán, Arrieta e Iriberri viajaron a Guayaquil, Ecuador, en busca de los árboles de balsa “tipo hembra” y libres de corazón de agua que servirían para la construcción en un astillero de Mar del Plata. La tarea no fue fácil y tuvieron que internarse en la selva acompañados por aborígenes para dar con estos árboles, iguales a los que en épocas pasadas crecían en la selva africana. Trajeron 20 troncos de 18 metros de largo y 6 kilómetros de cuerda vegetal. El 22 de mayo de 1984, a bordo de una primitiva balsa de troncos impulsada por una simple vela cuadra, la tripulación partió desde Tenerife. La embarcación, construida por nueve troncos de madera balsa y provista de una caseta de bambú, era el único refugio para sus tripulantes ante el inmenso mar.

Durante el periplo tuvieron que enfrentarse con dos grandes tormentas, que con mucha convicción y valentía pudieron sobrellevar: 52 días y 5.500 km fueron los que les demandó completar aquella loca idea en la que nadie creía. Dos días antes de su llegada a La Guaira, una embarcación de la Armada venezolana hizo el primer contacto con la balsa. La corriente los acercaba al puerto elegido. Y al arribar, una fragata misilística, un helicóptero y miles de personas les dieron la bienvenida a Venezuela.

Objetivos cumplidos

La expedición tenía tres tipos de objetivos a cumplimentar. El primero científico, intentando demostrar la posibilidad de que los hombres africanos de raza negra llegaron a América bastante antes que los españoles. Pero también había un fin deportivo y una misión cultural, que era dar a conocer al mundo la película documental de Atlantis que fue dirigida por el propio Alfredo, editada en Alemania y traducida a seis idiomas. Fue la película argentina más vista en la televisión mundial.

El libro soñado

Recientemente Alfredo Barragán avanzó firme con su objetivo de publicar el libro sobre la Atlantis. Asumió el rol de autor y editor y ha logrado una obra que se estima será un hito editorial. La obra estuvo a la venta al público durante la Feria del Libro porteña (del 27/4 al 15/5) y luego, de manera exclusiva, en esta plataforma online.

Los ejemplares tendrán una tapa dura con sobrecubierta y sus medidas serán de 33 x 26 cm. Un gran libro en todo sentido, que pesará 2,6 kg. Se podrán apreciar 170 fotos originales, mapas e infografías dentro de sus 304 páginas. Además, el libro vendrá en español e inglés. Como característica distintiva, junto con el volumen se incluirá el DVD del largometraje original de la expedición y la carta de felicitación enviada por el célebre antropólogo y explorador noruego Thor Heyerdahl. “Siempre digo que si Barragán puede, cualquiera puede, porque las cosas no son imposibles, sino sólo difíciles”, asegura el autor. Será cuestión de leer el libro, tomar valor y decidirse a cumplir con los sueños.

Nota completa publicada en revista Weekend 536, mayo 2017.

 

Guardar

Deja un comentario