Carpas colgantes, inflables y solares

El futuro es hoy. Carpas muy especiales ya revolucionan la forma de hacer camping y de entablar un nuevo contacto con la naturaleza. Cuánto cuestan y dónde adquirirlas.

Por

La idea es sencilla, pero justamente por eso absolutamente genial: carpas suspendidas en el aire. El desarrollo de esta propuesta comenzó en Londres, con el arquitecto e inventor Alex Shirley-Smith, que tenía la inquietud de hacer algo para revertir la tala indiscriminada de bosques. Pensó que si la gente experimentaba la magia de pasar el rato en los árboles, podía tomar conciencia de lo valioso que es conservarlos. Así concibe Tentsile, como una casa del árbol suspendida y portátil, que se puede llevar a cualquier lugar.

Durante 2010 el inventor inició el diseño y la creación de prototipos de estructuras tensadas habitables. En abril de 2012, Alex se une al diseñador de producto y también inventor Kirk Kirchev, para crear un modelo simple, liviano, asequible y que se podría producir en masa. Después de más de un año de pruebas y unos 14 intentos fallidos, se lanzó en 2013 el primer modelo de producción: el Stingray, de planta triangular, con capacidad para tres personas adultas, y pensado para soportar una carga suspendida de 400 kg, que se convertiría más tarde en el modelo insignia de la marca. Así en noviembre de 2013 se crea el primer campamento suspendido ecológico en la selva tropical de Fiji, con granja orgánica y una aislada playa de arena. El objetivo era invitar a explorar y reforestar el planeta…

Los productos

Las Tentsile se pueden suspender entre tres puntos de anclaje, usualmente tres árboles. En principio, permiten una independencia con respecto a las características del suelo sobre el cual usualmente armamos las carpas. Ya no importa que sea estrecho, muy inclinado, esté lleno de vegetación, piedras u otros objetos que puedan hacerlo disfuncional; o que esté húmedo, con barro, nieve o, directamente, con agua. Muchos lugares de bosques, selvas o playas pueden así transformarse en sitios fantásticos de acampada. Pero no es la única ventaja, ya que también proveen aislamiento y mayor seguridad contra criaturas salvajes. Y cuando las condiciones climáticas lo permiten y no hace falta usar el sobretecho, como el cuerpo principal de las carpas colgantes está fabricado en mesh (tejido de malla), se puede contemplar y disfrutar el paisaje circundante desde una perspectiva aérea.
Hoy en día, Tentsile, además del modelo Stingray, tiene una variada línea de carpas, hamacas portátiles y accesorios. Por ejemplo, el modelo Elite + es una carpa ultraligera para dos personas, ideal para caminantes o ciclistas. Trillium es una hamaca pequeña, apilable y versátil en la que pueden dormir hasta tres personas. Vista es una tienda de campaña de dos capas, especialmente diseñada para contemplar la naturaleza.Y Triology, un refugio masivo comunal capaz de albergar hasta seis personas con tres áreas separadas para dormir y una cubierta central. El modelo más básico cuesta unos U$S 200 y el más caro alrededor de U$S 850.

Carpas inflables

En este caso, el concepto de diseño es conseguir modelos de carpas con una estructura fuerte y liviana, que se puedan armar fácilmente y muy rápido. Heimplanet es una firma alemana que fabrica carpas de alta calidad que siguen esta filosofía. No tienen parantes ni varillas flexibles, sino una estructura de tubos de aire que pueden inflarse en menos de un minuto y están divididos en compartimientos, para evitar que colapse la carpa si llega a haber una pérdida de aire. La estructura geodésica es fuerte, probada para resistir vientos de unos 170 km/h. El modelo Fistral (unos 410 euros) es una estructura geodésica compacta para una o dos personas. El modelo The Cave (desde 546 euros), el emblemático de la marca, usado por muchos viajeros aventureros en el mundo, puede albergar tres personas. Para condiciones climáticas realmente extremas, está el modelo especial Mavericks: ideal, por ejemplo, para campamentos base en expediciones de montaña o como refugio en lugares realmente inhóspitos. Es mucho más costoso (4.600 euros) y pensado para un uso profesional.

La carpa del futuro

La empresa británica de comunicaciones Orange dio a conocer su carpa solar en el festival de rock de Glastonbury, en 2012. Ahora la han actualizado para optimizar el uso de la energía conseguida. Diseñada por la marca Kaleidoscope, la Orange Solar Tent podrá recargar dispositivos electrónicos portátiles usando la energía que almacena del sol, tendrá una especie de piso con radiación de calor, iluminación interna y brillo en la oscuridad. También emitirá una señal de Wi-Fi y podrá emplearse como un router Wi-Fi independiente o como un potenciador de la señal en un área. En las últimas actualizaciones, la carpa incorporó un sistema de localización con la que podremos utilizar un mensaje SMS o una señal RFID para enviar nuestra ubicación o recibirla.

Nota completa publicada en revista Weekend 536, mayo 2017.

Guardar

Deja un comentario