Técnica de 4×4: descenso de pendientes

Conducir en contra del instinto parece ser la maniobra correcta en estos casos. Por qué y cómo llevarla a cabo.

Por

Cuando hablamos de técnicas de 4×4 debemos poder diferenciar bien entre técnicas de conducción 4×4 y técnicas de seguridad en conducción 4×4. Las primeras existen para cada tipo de superficie, por ejemplo, arena, y son distintas a las que deben utilizarse para barro. A su vez, estas mismas son distintas a las que deberíamos utilizar para la nieve. Sin duda, cada superficie tiene distintos tipos de técnicas para conducción 4×4 y todas tienen como objetivo circular mejor, ser más eficientes en ese terreno en particular o superar con mayor comodidad los diferentes obstáculos.

Seguridad

En conducción 4×4, nuestro objetivo es uno solo: evitar un accidente, y casi siempre –o, mejor dicho, siempre– la mayor de nuestras preocupaciones es volcar. Como decía un viejo amigo: “Los fierros se arreglan, e impidiendo un vuelco prácticamente evitamos poner en riesgo nuestra integridad física”.

Buen 4×4

Con esta frase nos estamos refiriendo a transitar sobre una superficie irregular y resbaladiza, donde seguramente no podremos desarrollar velocidad. Es más, si pudiéramos ir rápido no sería buen 4×4, sería más bien rally. Por eso, si estamos haciendo 4×4 del bueno, a baja velocidad a través de difíciles obstáculos, podemos tener complicaciones como dañar la 4×4 y romper la chapa, pero no estaríamos poniendo en riesgo nuestra integridad. Ahora, si tenemos la poca fortuna de volcar nuestra 4×4, el riesgo de lastimarnos sería enorme, por eso es muy importante minimizarlo, y esto se logra aplicando las técnicas de seguridad en conducción 4×4.

Física pura

Se podría decir que todas las técnicas de seguridad en conducción 4×4 son las mismas para cualquier tipo de superficie, porque, si lo pensamos bien, la física es lo que manda a una 4×4 cuando requiere aplicar una técnica de seguridad. Un vehículo en movimiento es peso o masa en movimiento, por eso, sea cual fuere la superficie, la técnica de seguridad en los diferentes casos es la misma.
Siempre en contra del sentido común. Lo más interesante de este tipo de técnicas de seguridad es que en todos los casos van en contra del instinto. Es decir, si nuestro instinto nos pide frenar, la técnica de seguridad es acelerar, si nuestro instinto nos pide subir, la técnica de seguridad es bajar. Eso hace que sea muy difícil entenderla e incorporarla rápidamente, pero una vez realizada correctamente, es como andar en bicicleta, uno no se la olvida más.

Un ejemplo

Cuando estamos realizando el descenso pronunciado de una pendiente utilizando freno motor como marca la técnica de conducción 4×4, independientemente si fuera en arena, piedra, nieve o barro, todo el peso está instalado en el eje delantero de la 4×4 (prácticamente contra el suelo) y casi nada atrás, arriba de la caja. En estos casos, la física provocaría una tendencia a equiparar los pesos, enviando el eje trasero hacia adelante, ubicando de costado nuestra 4×4 y poniéndonos en serio riesgo de vuelco. Aquí nuestro instinto nos pedirá frenar y la técnica de seguridad en conducción 4×4 indica totalmente lo contrario: con una pequeña acelerada estaremos corrigiendo el inconveniente y dando seguridad al descenso. Si cometemos el error y frenamos tal como nos pide nuestro instinto, estaríamos acentuando la acción física y el riesgo de volcar la 4×4 aumenta muchísimo.

Factor común

Esta situación nos sucedería en cualquier superficie donde estemos haciendo el descenso pronunciado de una pendiente, y la técnica de seguridad en conducción 4×4 es la misma en todos los casos, independientemente de la superficie en la que
estemos circulando, sea descenso de pendiente pronunciada, ascenso, transferencia de masa o inclinaciones laterales, como veremos en próximas ediciones. Como regla general, entrenar en pendientes para programar a nuestra mente a actuar en contra de lo que haría en otro tipo de situación. No es fácil. Requiere práctica, pero se logra.

Nota completa publicada en revista Weekend 535, abril 2017.

Temas en este artículo: ,

Deja un comentario