Claves para adquirir un perro

Todos los detalles a tener en cuenta en el momento de comprar un perro para las salidas de caza, desde la elección de la raza a su estado físico y comportamiento en el campo.

Por

Pareciera que la vida es un eterno círculo de encuentros singulares. Recuerdo que en un viaje nos hospedamos en un hotel cuya decoración eran puertas antiguas. A la patrona le gustó esa idea para decorar nuestro hogar. Ya de regreso, circulando por ruta 4 y charlando sobre el tema, paramos en un semáforo a la altura de Francisco Solano, justo delante del negocio de demoliciones “Walter Bianucci”. Teníamos la idea de comprar una puerta usada, así que bajamos. Salió Walter en persona a atendernos. Nos resultó una persona agradable. La charla se dio naturalmente y como siempre, cuando a uno le gusta la caza y la pesca, el tema surgió casi por ósmosis. Se enteró que colaboraba en Weekend y ahí se soltó, comentando lo desilusionado que estaba porque había comprado un bretón para cazar y cuando disparó el primer tiro el perro volvió asustado al auto (esto pasa con todas las razas si el adiestrador no trabaja responsablemente). Walter y su familia ya se habían encariñado con el can, que quedó como mascota. Pero él quería un perro de caza listo para esta temporada, así que estaba decidido a comprar uno en sociedad con su compañero de cacería, Horacio Forceli.
En ese momento nació la idea de esta nota, cuando me pidió que los ayudara a buscar un perro y que les indicara los puntos a tener en cuenta para adquirirlo. Me puse en campaña de inmediato. Lo primero fue que eligieran una raza. Le presenté variadas opciones, pero tanto él como Horacio querían un pointer, alguno como Folk (mi perro) que tanta admiración les despertaba por las notas y videos de la revista.

Tras el pointer

Consulté a Miguel Larotonda sobre el tema, quien con total rapidez me pasó el contacto de Emmanuel Casal, que es adiestrador. Justo se le había caído la venta de un perro terminado que iba a exportar a Brasil, así que se lo informé a Walter para que arreglara la parte económica. Ellos me pidieron que los acompañara a la visita y demostración de la actitud del perro en el campo, y de paso iría a ejercitar a Folk utilizándolo como tester para ver cómo se desenvolvía junto a Lino (así se llamaba el candidato) en el comparativo.
Un perro de caza es una inversión no solo en lo económico, sino también en lo afectivo, por lo que tenemos que ser cautos, serios y comprometidos a la hora de elegir una mascota que disfrutaremos durante una larga década.
En el contacto previo debemos tener en cuenta: línea de sangre y papeles de la Federación Cinológica Argentina (FCA) en orden; certificados de vacunación y libreta sanitaria para control de enfermedades y desparasitación; nombre del criadero para verificarlo y precio final.
Ya con el perro a la vista, conviene observar que se muestre vivaz, que no sea temeroso y que resulte obediente. Además, revisar sus patas, verificando cómo las apoya y si se ven sanas. Lo mismo con su dentadura, controlando que esté en buenas condiciones, limpia y con todas las piezas. También tener presente que un buen pelaje es símbolo de una correcta y adecuada alimentación.

 

Finalmente, ya en el campo debemos apreciar su laceo, con muestras precisas y cercanas. También corroborar que espere en las muestras y que al principio las haga solo (no junto con otro perro del vendedor). En este caso, por tratarse de un pointer ver que tome las emanaciones con la cabeza erguida. Otros detalles a evaluar: que la cola esté firme en las muestras y laceos, que no reaccione a los tiros de escopeta, que el laceo lo haga siempre frente al cazador, y que responda al llamado o silbato.

Al campo

Con todos estos datos en mente, un fin de semana de marzo arreglamos para viajar al criadero ubicado en Carmen de Areco con Walter y Horacio. También se sumó Folk para conocer al perro elegido: Lino Tigrensis, de 2 años de edad (tal vez lo ideal es que tenga hasta 15 meses para poder disfrutarlo más, pero recordemos que Lino fue entrenado para exportarlo a Brasil, se cayó el proyecto y se pasó unos meses), un pointer adiestrado por Emmanuel Casal.
Luego de las presentaciones fuimos directamente a un campo con autorización para corroborar los tips uno por uno. El clima se presentaba con temperatura agradable y ventoso. Primero sacamos solo a Lino, que se mostró dócil, activo y obediente. Ya en los cuadros realizó buenos laceos, cerca y con marcas seguras. Caminaba un par de pasos cuando la perdiz salía y se detenía. Respondía al silbato al instante.
A continuación lo sacamos con Folk, que hasta ese momento tuve contenido con su correa. La idea era ver y comparar cómo se movían ambos. Por estar fuera de temporada, no derribamos ninguna perdiz, pero Horacio efectúo un disparo al aire para observar el resultado. Lino no se inmutó. El resultado de ambos perros actuando juntos fue muy bueno.

Folk tiene más temporadas encima y mayor experiencia de seguir rastros en todas las condiciones climáticas, pero igual Lino lo acompañó a la perfección. Las caras de Walter y Horacio indicaban que Lino había pasado la prueba con honores, así que enseguida se cerró la parte comercial. Emmanuel y su familia nos agasajaron con un
asado de esos que el hueso se desprende de la carne. Ahora ambos perros esperan el inicio de la temporada para disfrutar de su nuevo compañero.

Nota completa publicada en revista Weekend 535, abril 2017.

Deja un comentario