Qué se vio en el salón náutico de los EE.UU.

Weekend participó nuevamente del Fort Lauderdale International Boat Show (FLIBS) en su 57ª edición. Más de mil barcos deportivos en escena, además de motores y equipamiento. Galería de imágenes.

Por

La ciudad de Fort Lauderdale, unas 50 millas al norte de Miami, se viste de fiesta cada año al llegar miles de barcos, expositores y turistas náuticos, ávidos de ver las novedades y hacer buenos negocios. Si bien la Fort Lauderdale International Boat Show (FLIBS) es una muestra netamente de motor y en especial de cruceros y megayates, todo el espectro náutico está representado, para los más variados presupuestos, con 1.000 expositores de más de 30 países, quienes presentaron todo tipo de productos marinos y accesorios, desde electrónicos de alta tecnología hasta arte marino y juguetes acuáticos personales, todo valorizado en más de cuatro mil millones de dólares.

Las novedades son incalculables, por lo que nos centralizaremos en equipos y motores que serán las nuevas tendencias de nuestro mercado náutico; también algunos temas respecto del mundillo náutico y lo que nos depara el próximo año. Vale aclarar que la muestra terminó un día antes de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, y si bien existía un clima expectante respecto del comicio, el mundo empresarial y los potenciales clientes realizaron una exitosa semana de negocios, como es habitual por esas tierras.

Watercrafts

La posibilidad de ventas de motos de agua en esta expo es infinita, ya que no hay yate o megayate que no tenga una o dos a bordo, además del público general que adquiere este tipo de embarcación. Tanto Yamaha como Sea Doo dan pelea por ganar mercado. Yamaha exhibió las cuatro series, teniendo a la EX como modelo base y la FX Limited SVHO en el segmento de alta prestación. Por su parte, las Sea Doo de Bombardier acapararon la atención con la nueva Spark Trixx, la GTRX 230, una moto de la serie Performance, y la GTI SE, alivianada y con nuevo motor de 90 HP.

Motores fuera de borda

El fuera de borda más potente a la fecha es el Seven, de 627 HP. Mercury fue el gran actor de la muestra, ya que duplicó las popas expuestas con la legendaria marca americana: nos impactaron el PRO XS 115 HP y el conocido 400 Racing (en cientos de barcos a flote), además de la presentación de la nueva serie del Joystick Piloting System, dispositivo para comandar dos fuera de borda desde un pequeño joystick. Suzuki, por su parte, expuso línea completa. Yamaha apuesta a nuevas versiones del V8 de 350 HP, además del 200, 225 y 250 HP entre otras variantes: menos peso, más potencia. Evinrude sigue cambiando la tecnología con el E-TEC G2 150 HP, la serie HO que va de 15 a 250 HP. Tohatsu expuso la línea completa, con un nuevo 50 HP cuatro tiempos como novedad.

Motores internos – dentro fuera

La sueca Volvo expuso el D6-400 DP, diésel dentro fuera. Los D8-550/600 que se pueden convertir en en IPS 700/800 concentraron la atención, ya que es una potencia de uso muy usual en ese mercado. También Yanmar lanzó un 110 HP para línea de eje. Mercruiser es profeta en su tierra, y sigue apostando a la nueva generación de los 200 -250 y 300 HP dentro fuera nafta.

Cabinados y lanchas

Hay una nueva tendencia a mayor eslora en las lanchas: las comunes de 18 a 21 pies se incrementan a los 34 pies, con cubiertas abiertas y cockpit de proa más amplios. Marcas conocidas en nuestro mercado como Sea Ray, Chaparral, Four Winns, Cobalt y Regal, entre otras, ampliaron esloras y potencias. Otra visión tuvimos de los cabinados (cabin cruisers o weekenders), donde se vuelve a las aristas rectas, más altura interna y popas ampliadas, con solárium y cockpits totalmente modificados. Los fuera de borda se abren camino en muchos modelos, tanto en lanchas o cabinados, que históricamente iban potenciados con dentro fuera.

Semirrígidos

Este segmento crece año tras año, en modelos, cantidad y tipo. En la mayoría de los expositores hubo presentaciones simultáneas de semirrígidos potenciados con turbinas jet (motores bombardier), siendo los ideales para equipos auxiliares de yates. Por otro lado, Zodiac, con muchos años en nuestro país, presentó varios modelos, entre ellos el Mark II Heritage. Destacamos dos marcas que se verán en Buenos Aires en poco tiempo: AB Boats, de Colombia, y Highfield, de China. Con amplia gama de modelos, tanto con fondos rígidos de plástico o aluminio. Ambas marcas estarán representadas por las firmas Hard Craft y Arcasu, respectivamente. Destacamos también a la empresa Williams (representada por Naval Motor) por la calidad de las embarcaciones expuestas.

Yates y cruceros open

Fue la oferta más amplia de la muestra. La firma Azimut sorprendió con un open (Verbe 40) propulsado por tres Mercury Verado de 350 HP. Four Winns mantiene intacto su estilo: nos gustó la V375 y el Horizon 350. En tanto Princess, Sunseeker, Fairlane, Riva, Azimut, Ferreti, Bertram y Viking fueron los astilleros que expusieron flota completa y disputaron palmo a palmo cada cliente. Especial comentario al stand de Jenneau, que exhibió su flota Cap Camarat y el Merry Fisher en sus dos versiones, además de los modelos Leader, NC y Velasco. Similar alcance de la Benneteau, con su vasto portfolio de modelos que se reparten en cruceros, lanchas, cabinados y veleros.

Algo más

La americana Bertram revivió el Bertram 35, su modelo ícono allá por los años 60, siendo aquel viejo diseño denominado Moopie el más marino y de mayor demanda por entonces. Hoy, rejuvenecido al máximo, fue motivo de admiración y consulta. Tampoco nos olvidamos de los modelos de pesca de consola central que cautivan a los americanos, así como cruceros aptos para salir al mar en busca del marlin. Una fiesta de tecnología y sofisticación para los amantes de la náutica.

Nota completa publicada en la edición 532 de revista Weekend, enero 2017.

salon-miami

Temas en este artículo: , , ,

Deja un comentario