Patagonia en vacaciones

Descubrimos El Calafate, EL Chaltén y Ushuaia a través de propuestas de aventura poco exploradas: cuatriciclos, mountain bike, rafting, trekking, kayaks y 4×4.

Por

La Patagonia Austral desborda en paisaje y naturaleza, por ello que van surgiendo nuevas actividades para realizar, lo que posibilita permanecer más días en los destinos elegidos. En este caso, planificar el viaje con base en El Calafate y Ushuaia posibilitó explorar al máximo lo nuevo en cada lugar y con recorridos cortos descubrir aún más a fondo esta porción mágica de nuestro país.

cf-5

El Chaltén

Conocida como la “Capital Nacional del Trekking”, también ofrece rafting de nivel 3 en el río De las Vueltas, donde el paisaje de estepa y los cañadones enmarcan la experiencia. Después de vestirnos con el equipamiento adecuado para poder realizar la actividad en un río de deshielo, el paso siguiente fue una breve charla técnica con nuestro instructor Jordi, e inmediatamente encaramos para el río, en donde a bordo de una embarcación de goma fuimos recibiendo los conceptos básicos para hacer frente a lo que nos esperaba. Con el cerro Fitz Roy a nuestras espaldas demoramos unas dos horas en recorrer los casi 15 km del cauce, de los cuales los primeros seis fueron de aguas tranquilas con bastante viento por tramos, y de a poco el panorama se fue complicando a medida que ingresamos a la zona del cañadón, en donde una sucesión de rápidos demandó de toda nuestra destreza, que sumados a las caídas al agua sirvieron de anécdota para las charlas al final de la travesía.

cmp-29

El Calafate

Realizar una experiencia de kayak por el glaciar Upsala es poder sumergirse en el corazón del hielo del Parque Nacional Los Glaciares. Son pocos los lugares en el mundo en donde es posible verse rodeado de icebergs. Después de tres horas de navegación en el lago Argentino se llega al lugar indicado de acuerdo con el criterio del guía, y allí se desembarca para comenzar la expedición en el canal Upsala, donde se avistan témpanos y glaciares de todos los tamaños. Sin duda, una experiencia única.

dsc_4141
Otra propuesta son los Balcones de El Calafate: un trekking de 35 km en el cerro Huyliche por sendas escarpadas y varias paradas. Una de ellas es en la zona de El Balcón, a los 1.050 msnm, desde donde hay vistas impresionantes. Con buen tiempo es posible avistar la zona de acumulación de los glaciares, y los cerros Fitz Roy y Torre, en El Chaltén. Pero aún hay más: transitar a pie por el Laberinto de Piedras, que es una formación proveniente del período Cretácico (85 millones de años de antigüedad) y en donde alguna vez estaba situado el lecho de un río. También es posible realizar recorridos en cuatriciclo y emprender la bajada del cerro en grupos de ciclistas acompañados por un guía (www.calafatemountainpark.com). Todas experiencias para agendar si se vacaciona en esta región.

dscn3598

Ushuaia

La experiencia Noche de Pioneros nos llevó a conocer la historia de aquellos que pese a las inclemencias del medio, hoy forman parte de la historia de la isla. El lugar es el Valle Las Cotorras (a 20 km de Ushuaia), y el encargado de conducir la aventura fue Mario Cornejo, de Ushuaia Blanca, quien relató la historia del pionero Ernesto Krund, inmigrante alemán habitante de esta zona inhóspita y solitaria en el siglo pasado, que como baqueano participó en la misión que descubrió el Paso Garibaldi. Un recorrido por el lugar combina naturaleza, trekking, travesías en cuatriciclo, avistaje de castoreras y observación del bosque autóctono, todo lo cual contribuye a recrear las condiciones de la época. Al finalizar la travesía, una cena servida alrededor de la estufa a leña cierra la noche de ese viaje imaginario a la historia fueguina. Difícil transmitir esa alquimia.

fotodorsorafting

Al mejor estilo Indiana Jones, en nuestro segundo día fuimos por la experiencia Off Road 4×4 en Land Rover Defender, que se desarrolla en el corazón de la isla de Tierra del Fuego, cruzando el Paso Garibaldi. Tras llegar al lago Fagnano comenzamos a bordearlo y a ingresar en un bosque con huellas muy profundas, que el vehículo iba sorteando sin mayor dificultad. La sensación era de un paseo de película, en un camino que nos llevaría al lago Escondido, donde emprendimos una caminata sin dificultad que culminó en un refugio de troncos casi oculto entre los árboles. Como regalo: un rico asado patagónico para recobrar fuerzas. Por la tarde completamos la jornada remando en canoas por el Escondido (www.tierraturismo.com). No podíamos pedir más, pero insistimos.

dscn3522

Así llegamos a nuestro tercer día. El objetivo era la laguna Esmeralda, así que partimos del Valle de Lobos (a 19 km de la ciudad de Ushuaia) junto con nuestro guía Walter ( www.valledelobos.com), quien en una caminata de aproximadamente 90 minutos (con un grado medio de dificultad) nos llevó a destino. El camino transita por diferentes paisajes: desde un bosque habitado por lengas, coihues y ñires en donde los verdes en sus distintas gamas conforman un cuadro similar al de los cuentos, seguido por un camino que conduce a una sucesión de castoreras y turbales. Caminar sobre esta superficie genera la misma sensación que hacerlo sobre grandes extensiones de esponjas hinchadas por el agua. A partir de allí viene un camino ascendente que bordea distintas cascadas de deshielo y que culmina en una subida, en la cual, de manera imprevista, aparece la laguna con su color distintivo y rodeada de la cadena andina en su parte austral. A nuestro regreso al Valle de Lobos, el cordero a la estaca formaba parte del plan para coronar un día inolvidable, con el espíritu repleto después de haber observado tanta maravilla natural.

Nota completa publicada en revista Weekend 532, enero 2017.

calafate-alegre

Guardar

Guardar

Deja un comentario