México: bellezas coloniales

Un recorrido por Guanajuato, Dolores Hidalgo y San Miguel de Allende, tres ciudades que aun conservan el encanto del México colonial.

Por

La historia cuenta que estas tres ciudades constituyen la cuna de la independencia mexicana. Guanajuato, San Miguel de Allende y Dolores Hidalgo fueron los sitios en los que comenzó la revolución que puso fin a tres siglos de colonialismo español en el norte americano. Desde allí partieron los héroes patrios Miguel Hidalgo e Ignacio José de Allende, uno cura y el otro militar, con la intención de llevar la proclama de libertad a todos los rincones mexicanos. A tono con la herencia de esas gestas, las tres ciudades conservan hoy un encantador perfil colonial que resulta único en todo México y que incluso, en el caso de Guanajuato y San Miguel Allende, les ha valido ser consideradas patrimonios de la humanidad por la UNESCO. Esa condición colonial, sumada al pasado común y a la proximidad geográfica, ha convertido a las tres ciudades en ejes de un fascinante circuito turístico.
g8

Guanajuato es la mayor de la tres ciudades. Capital del Estado del mismo nombre, posee una muy intensa vida cultural, cuyo Festival Internacional Cervantino es el encuentro artístico más importante de todo México. Esta arista cultural se asienta también en la gran cantidad de estudiantes universitarios que habitan Guanajuato, muchos de los cuales confluyen en las esquinas céntricas de la ciudad vestidos con calzones y camisones negros para invitar a los turistas a las tradicionales callejoneadas. “Nuestros atuendos rememoran las viejas vestimentas renacentistas; las callejoneadas son recorridos por los callejones guanjuatenses que se empapan de viejas leyendas e historias románticas”, dice Juan Miguel, un estudiante de ingeniería que los sábados lleva visitantes por algunos de los 3.600 callejones de Guanajuato. El punto final de este itinerario es el famoso Callejón del Beso, en el que dos jóvenes amantes se besaban en los tiempos coloniales hasta que el padre de la dama se enteró y terminó clavando un puñal en el corazón del caballero. Obviamente, la acongojada novia luego se suicidó y terminó dándole forma a una perfecta adaptación mexicana de la historia de Romeo y Julieta.

g2

Más allá del Festival Cervantino y sus románticos callejones, el mayor encanto de Guanajuato está ligado a su perfil colonial. Sus frentes de balcones de rejas ferrosas y sus calles adoquinadas son casi una postal de otros tiempos, así como sus numerosas iglesias entre las que se destaca la Basílica de Nuestra Señora de Guanajuato, un templo de frente amarillo construido entre 1671 y 1696 en estilo barroco mexicano. Complementando la arquitectura colonial hay otros edificios emblemáticos, como por ejemplo el espectacular Teatro Juárez que fuera levantado entre 1872 y 1903 por el arquitecto Antonio Rivas Mercado, el mismo que esculpiera el Angel de la Independencia en la ciudad de México.

m6

Historia y belleza

Dolores Hidalgo se encuentra a apenas 55 km de Guanajuato. Allí, en al atrio de la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores, el cura Miguel Hidalgo lanzó el 16 de septiembre de 1810 el llamado Grito de Hidalgo con el que se inició la revolución mexicana. La fachada de este templo es de estilo churrigaresco y constituye uno de los mejores ejemplos del barroco colonial mexicano, lo que ha transformado a la iglesia en un sitio no sólo visitado por su importancia histórica, sino también por su belleza arquitectónica. A pocos metros de Nuestra Señora de los Dolores se encuentra la Casa de las Visitas, una elegante casona del siglo XVIII que cuenta con balcones labrados en estilo plateresco que miran a la plaza principal de la ciudad. Considerada con justicia como la casa colonial más bella de Dolores Hidalgo, allí se alojan los presidentes mexicanos cuando visitan la ciudad para celebrar el día del Grito de Hidalgo.

g13

Finalmente hay que recorrer otros 63 km por carretera desde Dolores Hidalgo para llegar a San Miguel de Allende, la escala final de la ruta colonial mexicana. Además de ser considerada por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad, San Miguel Allende ha sido distinguida por la prestigiosa revista Conde Nast Traveler como la mejor ciudad turística del mundo. Estas distinciones tienen su razón de ser en las notables características barrocas y coloniales de gran parte de su perfil urbano, en el que se destaca la espectacular Parroquia de San Miguel Arcángel. Levantada en el siglo XVIII con una portada en estilo barroco, fue luego refaccionada hacia 1880 con una fachada neogótica de arcos ojivales, columnas y nichos con esculturas estilizadas. Su imagen es un símbolo no sólo de San Miguel de Allende sino también de la ruta que recorre estas tres ciudades que fueron cuna de la independencia mexicana. Historia y belleza.

m34
Nota completa publicada en la edición 532 de revista Weekend, enero 2017.

albertoni-mexico

Guardar

Deja un comentario