Pejerreyes en Villa Carlos Paz

Logramos una muy buena pesca embarcada de la especie, en el paraíso turístico de Córdoba. Con video.

Por

El amanecer es un momento mágico en el lago San Roque. Villa Carlos Paz, construida en derredor de estos 13 km de agua embalsada, reposa de su ritmo frenético y en la quietud, los barcos amarrados en el embarcadero de la costanera, frente al Casino local, parecen obra de un pintor reflejando sus siluetas en el espejo de agua en perfecta simetría. Un leve rugido que se va haciendo más intenso, me saca de mi abstracción: es una lancha que se acerca entre la bruma, la del guía Germán Gatica, cuya silueta –termo bajo el brazo– se va aclarando a medida que se acerca al muelle de embarque. “Buen día para el pejerrey”, dice sonriendo. Sin dudas, una buena invitación a disfrutar de una pesca divertida en la postal serrana por excelencia de la siempre atractiva Córdoba.

Otro “vuelo”

El guía dispone sillas en su cómoda lancha trucker, que a ritmo lento nos adentra en el inmenso lago enmarcado por las sierras chicas. Nos acompañarán en la jornada Gustavo Romero y Ricardo Gato Andrada. Ellos comienzan a armar sus finas cañas de 3 a 3,60 metros, en las que colgarán lo que denominan “líneas de vuelo”, concepto distinto al que se usa para describir la pesca al vuelo en provincia de Buenos Aires para la sardina en el Guazú o la anchoa de banco o palometas en Mardel, por ejemplo. Porque mientras estas últimas pescas se practican con una línea de fondo con plomada de vuelo y brazoladas largas accionándolas a modo de spinning con carnada, las líneas de vuelo cordobesas son un símil paternóster de dos anzuelos, con plomito de tres gramos en la mitad de la madre y profundidad regulada con la boya haciendo tope en un nudo corredizo que se hace sobre el nailon o multi del reel (usan ambos), de modo tal que el flotador corra libre entre el esmerillón que conecta la línea y este nudo, al que se le deja un sobrante de un par de milímetros en cada extremo para que el tope sea más efectivo. Podríamos resumir el concepto diciendo que el vuelo en provincia de Buenos Aires habla de una pesca de acción, mientras que en Córdoba de una pesca de espera.

pejerreyescordoba2
Ya nos acercamos a nuestro primer destino, la zona de los mimbres. Equidistante de las dos orillas del lago, Germán propone trabajar en profundidades de 12 metros que le venían dando pocos pejes en cantidad pero de buen tamaño. Comenzamos a desplegar las cañas en forma de patas de araña sobre las bordas de la embarcación.

Piques a pocos metros

Esta pesca no tiene gran exigencia visual, puesto que la única boya que hay que ver permanece a menos de 5 metros del bote, mientras sus brazoladas trabajan a la profundidad elegida, varios metros abajo. La primera media hora no hubo respuestas y me entretuve observando la variedad de boyas que usan los cordobeses para practicar la pesca en aguas embalsadas: finitas tipo lápiz, curvadas, parecidas a los barranquines que se emplean en la pesca bonaerense y también de formato paternóster fino y topolino. En cualquier caso, más allá de la boya elegida lo importante es calibrar su peso con el plomo, de modo tal que el conjunto trabaje muy al límite de la línea de flotación, ofreciendo mínima resistencia al pez cuando toma.

pejerreyescordoba4
Finalmente el Gato procede a una variante interesante: saca la boya del mosquetón conector y deja la línea colgando al lado del bote bajándola unos metros. Concentra la vista en la puntera y empieza luego a clavar pejerreyes. No eran grandes, pero ciertamente eran los únicos que salían en la lancha dado que los que aún seguíamos con las boyas no teníamos piques.
El guía decide llevarnos a otra zona más rendidora, donde suele hacer excursiones con niños y familias, pues allí el pique suele ser más intenso aunque no siempre de pejerreyes de buena calidad. Mientras ceba unos amargos,
guía la trucker hacia el Puente Negro, como volviendo al embarcadero. Trabajamos allí las brazoladas en profundidades de 6 a 9 metros. Y el pique empezó casi de inmediato.
Las boyas se hunden lentas, acorde a la pereza de un pejerrey con mucha alimentación (zooplancton y camarones principalmente) que no toma con desesperación los cebos. Mientras la boya se hunde despacio hay que ir ganando la pequeña panza de nailon suelto que podamos tener y hacer una clavada corta. Así, arrancamos pescando muchos pejes de 20 a 25 cm, con unos pocos que pasaban los 30, pero disfrutando de una pesca verdaderamente entretenida.

Ideal para iniciarse

Nos contaba el guía Germán que esta pesca entretenida y de mucha acción es la preferida por los padres que quieren iniciar en el deporte a sus hijos, puesto que no viene a buscar trofeos sino a contagiar la pasión por la pesca a las criaturas. El resto lo hace el pejerrey, que al no lastimar las manos de los niños y permitirles su manipulación, los pone en contacto directo con el pez para que vayan aprendiendo a desanzuelar y devolver los que no dan la medida.

pejerreyescordoba3
En esto estábamos cuando entre los juveniles y de medida empezamos a pescar ocasionalmente ejemplares de 300 a 400 gramos, un porte nada desdeñable para este espejo cuya calidad de aguas siempre fue cuestionada por estar muy polucionado. Felizmente este año el dique está 1,5 metros por encima de sus niveles habituales, dadas las intensas lluvias recibidas por la provincia, haciendo que sus 1.200 has gocen de una lozanía inusitada. Ocasionalmente se dan sorpresas de 1 kilo, pero muy de vez en cuando. No obstante, estos monstruitos que se colaban entre los juveniles, nos mantuvieron entretenidos toda la salida.

pejerreyescordoba1
Sin dudas pasamos una jornada muy entretenida en la postal serrana por excelencia, en donde se navega poco, se pesca mucho peje de mediano a chico y existen chances de lograr algunos matungos. Un plan ideal para compartir en familia y que en breve podrá combinarse con otras pescas muy deportivas, como las de
la carpa y la tararira. Habrá que volver por ellas.

Nota publicada en Weekend 528, septiembre de 2016, ¡buscala en tu kiosco más cercano!pejerreyescordoba5

Deja un comentario