Siempre en plena evolución

Cuáles son los materiales, diseños y formatos de la nueva generación de bolsas de dormir. Aislantes y bolsas de vivac.

Por

Los diseños de las bolsas de dormir se adaptan a distintos usos específicos y a diferentes estaciones de año. No hay una bolsa ideal para todo y hay que ver cuál es mejor para nosotros. FOTO: Cedoc Weekend. [ Ver fotogalería ]

Es muy importante asegurarnos de conseguir no solo un modelo de buena calidad, sino el tipo de bolsa de dormir adecuado al clima que encontraremos en nuestras salidas de campamento. Siempre hay que elegir una que nos permita conseguir una temperatura interior de confort ideal para nosotros. Lo óptimo es tener dos: una bolsa para climas cálidos o estaciones como primavera y verano, y una para climas fríos o estaciones como otoño e invierno.

El frío y la humedad procedentes del suelo pueden afectar mucho la efectividad de la bolsa y la salud de nuestro organismo. Por eso es importante la utilización de colchonetas aislantes como un complemento indispensable. De ellas hay dos tipos principales: los modelos inflables, y aquellos en espuma de celda cerrada. Utilizar una funda de vivac aumentará la retención térmica de la bolsa de dormir, además de protegernos de factores externos como la humedad, lluvia, viento o nieve.

Divisiones
No solo el tipo, calidad y cantidad de relleno aislante determinarán la capacidad de abrigo de una bolsa de dormir. En su eficiencia térmica cuenta la suma de todas sus partes y la construcción general del producto.

Tejido envolvente: formado por una capa exterior y un forro interior, que contienen al relleno aislante. Se usan los sintéticos, en particular diferentes clases de nylon (Oxford, RipStop, Pertex, etc.) y también ciertos tejidos similares de poliéster. Algunos tejidos, sobre todo en las bolsas de alta gama, poseen una membrana impermeable-respirable, como el Gore Dry Loft. La cara exterior de los tejidos tiene en general un tratamiento durable de repelencia al agua (conocido como DWR). Los forros interiores son, en la mayoría de los casos, sintéticos de secado rápido, aunque hay algunos de algodón y fibra sintética o algodón solo, usualmente en las bolsas para climas moderados.

Rellenos de aislación térmica: son realmente el corazón de las bolsas. Este material de abrigo puede ser de elementos naturales (pluma, duvet) o sintéticos (principalmente fibras de poliéster).

El duvet (down, en inglés) es todavía el mejor material aislante, el que brinda el máximo abrigo con el menor peso. Está formado por suaves copetes de filamentos ultralivianos, que crecen sin la cánula que poseen las plumas más grandes. La mejor calidad está dada por el uso de la máxima cantidad de duvet en su composición. Cuando la calidad es menor, puede contener un porcentaje de plumas y filamentos sueltos que no poseen la suavidad y capacidad de abrigo del duvet puro.

La mejor calidad de duvet se obtiene de las plumas de ganso, y los de mayor edad tienen copetes más grandes, fuertes y duraderos. Hay un método internacional para determinar la calidad y performance del duvet. Esta medida es el fill power, el volumen en pulgadas cúbicas ocupado por una onza (28,35 gramos) de plumón cuando alcanza su máxima expansión o loft. Así, debajo de las 500 pulgadas cúbicas la calidad es pobre, de 500 a 600 es media, de más de 600 hasta 650 muy buena, y de 700 o más, excelente.

Nota publicada en la edición 516 de Weekend, septiembre de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

15 de septiembre de 2015

Temas en este artículo: ,

Deja un comentario