Descubrir de otra manera

En Esquel, el uso de raquetas para nieve permite acceder a increíbles bosques de lengas a los que se llega solo de esta manera.

Por

Las botas para la actividad deben ser de caña alta y con interior térmico. [ Ver fotogalería ]

Llegar en invierno al Centro de Actividades de Montaña La Hoya tiene varias ventajas: la primera, al ser el único del país administrado por el gobierno provincial (en este caso, Chubut) y no por una empresa privada, ofrece una buena calidad de servicios a un precio significativamente menor. Otra está dada por la orientación sur de sus pistas, que asegura una excelente calidad de nieve que se mantiene seca por más tiempo. La temporada suele extenderse hasta el mes de octubre.

Además, están los atractivos adicionales que pueden encontrarse en Esquel, como un
imperdible viaje en el Viejo Expreso Patagónico (o “La Trochita”), un tren único en el mundo, o la Reserva Natural Laguna La Zeta. También a 25 kilómetros de Esquel están Trevelin y sus alrededores, como el Valle 16 de Octubre, con su marcada presencia de cultura galesa y muchos atractivos: las Cascadas Nant y Fall, el Molino Nant Fach, o las casas de té galés, como Nain Maggie o Las Mutisias. Y a 50 kilómetros de Esquel, el
acceso a las fantásticas bellezas naturales y las posibilidades de aventura que ofrece el Parque Nacional Los Alerces.

Volviendo al Cerro La Hoya, cuenta con 64 hectáreas esquiables, 11 medios de elevación, 29 pistas, y una infraestructura de servicios para disfrutar de la nieve al máximo.

Pero además del esquí y el snowboard, hay otros atractivos en esta época del año. La caminata con raquetas que se hace en el Bosque de Celso. Es una salida de unas dos horas y un grado de dificultad moderado, ideal para iniciarse en esta modalidad invernal de trekking en la nieve.

El punto de partida es la base de Frontera Sur, en el Rental Pirren Chaya (olla nevada, en mapuche), donde conoceremos al guía y nos darán el equipo técnico necesario: un par de raquetas de nieve y de bastones telescópicos ajustables, el complemento imprescindible para caminar con buena estabilidad y seguridad.

Tipo de botas
Un punto a acotar sobre el calzado: lo mejor es usar botas de trekking de caña alta, impermeables, con interior de aislación térmica (por ejemplo, de Thinsulate); o también pack boots tipo Sorel. Una tercera alternativa son las botas apres-ski, que se pueden
alquilar en los rentals. La ropa es la misma que usaremos para esquiar, con campera y pantalón impermeables-respirables como tercera capa, más accesorios infaltables como: gorro de abrigo, guantes impermeables y anteojos de sol o antiparras de esquí.

Nota publicada en la edición 515 de Weekend, agosto de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

18 de agosto de 2015

Deja un comentario