Isla Escondida: un reino para el róbalo

En Chubut, hermosos paisajes a mar abierto y una especie siempre atractiva. Además, un singular torneo de pejerreyes.

Por

En la última edición de la feria de AICACYP tuve la suerte de compartir un encuentro con Ariel Arito Aranea, un destacado pescador de la ciudad de Trelew. En la charla me informó sobre las buenas condiciones que presenta la zona para la pesca deportiva. Le comenté que mi interés eran los róbalos, pero pescados en la modalidad spinning y con señuelos. Ariel me confirmó que estábamos en la época ideal. Pero me propuso algo más. El domingo 7 de junio se realizaría un concurso por el ranking anual de pejerrey del Club de Pesca y Náutica de Trelew, torneo que se desarrolla en una playa del Golfo Nuevo denominada El Pedral, especialmente habilitada para el evento. Sin dudarlo, acepté la invitación. Y ya el día anterior me encontraba en Trelew.

Una vez en el lugar, mientras visitaba el comercio de Arito Pesca participé de la previa del evento deportivo. Y realmente me sorprendieron los conocimientos y la técnica de los pescadores. Todo preparado con mucha precisión: cañas, nylon, plomos, anzuelos, carnadas y muchos detalles más.

Detalles del equipo

Las cañas son especialmente diseñadas con mucha acción de punta y muy livianas. Emplean reeles rotativos tipo huevito. Los plomos son de diferentes pesos (dependiendo de la corriente y el tipo de pejerrey que esté saliendo). Este tipo de pesca se realiza siempre con la línea en movimiento y no arrojando a mucha distancia. El nylon de los reeles era de 0,26 o 0,28 mm. Y los anzuelos de tipo Sode. Si hay abundancia de cornalitos se usan desde el Nº 3 al 4, si son medianitos del Nº 7 al 8, y si entra el matungo, Nº 11, 12 o 13. Todos los tamaños de pejerrey pueden aparecer mientras se efectúa el concurso, porque pasan cardúmenes de diferentes portes. Los aparejos son de tres anzuelos, no muy largos, armados con pequeños rotores de ojito. Se arman entre perlitas diminutas y nudos corredizos, el primero a unos 25 cm del plomo y los otros con una separación aproximada de 40 cm. Las brazoladas cortas de 20 a 25 cm de largo y con nylon no muy fino, para evitar que se enreden. La carnada se prepara con camarón pelado y pintado de amarillo, macerado con atún y caballa, y cortado en pequeños trocitos. También probamos la carnada Mortífera cortada muy pequeña y pasada una sola vez por el anzuelo. Funcionó muy bien.

Antes de comenzar el concurso, los participantes tenían varias cañas armadas con distintos aparejos y con diferentes anzuelos para el caso de que sea necesario cambiar porque entró otro tipo de tamaño de pejerrey. Lo hacen realmente rápido. Y un accesorio muy importante es el posacaña, provisto de una buena caja para carnada.

Hacía mucho tiempo que no veía un concurso con tanto pique. Y con pescadores con tanta habilidad para esta actividad y con tan buen nivel de equipos. Un dato para tener en cuenta: el récord de pesca en este tipo de torneos lo tenía Marcelo Rojas, con 562 piezas en el término de 4 horas. Este año resultó ganador Joaquín Martino con 646 piezas, marcando un nuevo récord. Segundo fue Julián Cimadevilla con 610 piezas, en la misma cantidad de tiempo.

Nota publicada en la edición 514 de Weekend, julio de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

10 de julio de 2015

4 comentarios en esta nota

  1. Max | 11/07/2015 | 8:15 AM

    Vale aclarar que no es el robalo verdadero, o snook, que es un pez de aguas tropicales hasta la isla de Santa Catarina en Brasil, altamente codiciado en pesca deportiva.

  2. hector | 11/07/2015 | 10:34 PM

    Creo tienen un error, Isla Escondida se encuentra algo al norte de Punta Tombo mintras que El Pedral esta sobre el golfo Nuevo.

Deja un comentario