Minimizar riesgos

La llegada del pejerrey invita a enfrentar las aguas abiertas del Río de la Plata, sobre todo en zonas como Berisso o Ensenada. Qué precauciones tomar. Nota con video.

Por

Conocer las tablas de mareas es fundamental para un buen garete y para no quedar varados ante un cambio de altura del agua. FOTO: Cedoc Weekend. [ Ver fotogalería ]

La pesca del pejerrey es uno de los placeres de los pescadores de Buenos Aires. Las aguas del Río de la Plata no escapan a esa realidad y los navegantes se arriesgan a aguas abiertas, ya sea en la zona de Playa Honda, cerca de Buenos Aires, como en La
Plata, Berisso y Ensenada. Y como la navegación, al igual que la pesca, debe ser una actividad placentera, brindamos unas recomendaciones para volver seguros a puerto.

Primero que todo, necesitamos que nuestro carnet habilitante corresponda a la zona de navegación por la que transitaremos. Tener presente las limitaciones de cada habilitación. Por otra parte, debemos llevar todos los elementos de seguridad reglamentarios, por más superfluos que los consideremos. En caso de necesidad ya veremos que todos tienen un objetivo. También sería conveniente alguna bengala de más, nunca sabremos si las vamos a necesitar.

Que siempre sobre 
Sobre el combustible, tener en cuenta que una vez que partimos ya no tendremos más posibilidad de reabastecernos, por eso se debe planear bien la navegación y saber
perfectamente cuánto consume nuestra embarcación. Tener por lo menos un 25% de más por cualquier eventualidad. Sepa que el viento y el oleaje, así como la cantidad de personas a bordo, pueden incrementar los consumos de nafta.

Muchos confían ciegamente en los GPS, pero no debería ser así. Debe ser sólo una ayuda a la navegación y no un elemento en el que se pueda confiar ciegamente. Recomendamos llevar una brújula magnética, ya que es muy raro que falle. Conocer la zona donde estamos facilitará la navegación si perdemos los accesorios.

Si bien en la guardería por lo general uno deja escrito dónde va a navegar, muchas veces
no somos lo suficientemente claros, por ello siempre avisar a alguien más acerca de la zona donde vamos a navegar, de forma tal que ante cualquier inconveniente nos puedan ubicar. No confiarse en los celulares: muchas veces no tenemos señal en el río. En caso de que no regresemos a la hora determinada, alguien estará pendiente y sabrá por dónde navegaríamos.

El equipo de VHF es muy importante en la época de pesca, sobre todo en río abierto, ya que nos permitirá, además de saber sobre la ubicación de otras embarcaciones y pedir ayuda, conocer el estado de las mareas si se necesita.

Nota publicada en la edición 513 de Weekend, junio de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

18 de junio de 2015

Deja un comentario