Laguna de Gómez: una cuota de buenos pejerreyes

Atractiva pesca en el espejo de Junín, que sigue recuperándose. Con las técnicas y carnadas apropiadas, la cantidad de pejerreyes permitida se cubre sin problemas.

Por

FOTO: Enrique Abbate. [ Ver fotogalería ]

La Laguna de Gómez se encuentra ubicada en el partido de Junín, a 265 km de la Ciudad de Buenos Aires, transitados por la ruta 7. Tiene una cubeta de 5.000 hectáreas, recibe agua del río Salado y está regulado por una compuerta que la divide en dos partes, situada en el puente de la ruta 188. La profundidad media es de 1,30 m, teniendo como máximo en algunas zonas de 2 a 3 m. Sus costas son bajas, barrosas e inundables, con muchas franjas de juncales emergentes. La laguna posee un sinnúmero de pesqueros sobre la rutas 7 y 188, que brindan servicios a los visitantes.

El equipo 
En esta oportunidad elegimos el nuevo pesquero “Los Amigos”, emplazado sobre la ruta 7 (viniendo desde la Ciudad de Buenos Aires, pasar el peaje 200 m y girar a la izquierda). El predio posee bajada de lanchas, alquiler de botes y camping. Allí nos estaban esperando Diego Guaper y el Colo Burgos, guías reconocidos de la zona. Nos informaron que había buena pesca en toda la laguna y que el sector que íbamos a relevar sería pasando las Tres Aguas, hacia la zona del Rincón del Carpincho, rumbo al sudoeste de la laguna. Habían viajado con nosotros Norberto Zacarías y Juan Pablo Funk, con quienes compartiríamos la embarcación con Diego, mientras en la otra el Colo iría con amigos y clientes.

Antes de embarcar armamos nuestros equipos. Todas cañas entre 4 a 4,50 m de largo, telescópicas o de enchufe, livianas y de acción de punta. Le adosamos reeles frontales chicos de carrete grande para recoger más por vuelta de manija, cargados con nylon 0,23/0,25 mm que flote (en su defecto, colocarle flotalínea o vaselina) o multifilamento del 0,14/0,18 mm (flota y no tiene estiramiento al clavar, como sí ocurre con el nylon).

Había viento del noreste, por lo cual el reflejo lo tendríamos delante de la embarcación, en la franja donde arrojaríamos las líneas. Por este motivo usamos boyas oscuras (fucsias, negras, rojas), todas Criterio de madera balsa, modelos 8, 8/0, 20 y 5 de no más de 15 cm de largo, armadas en una madre de nylon 0,35, con rotores giratorios, una separación entre boyas de 1,30/1,50 m y nudos corredizos para sujetar estos elementos, que evitan mellar la madre de la línea.

Más detalles
El nudo detrás de la boya lo hacemos más flojo, para poder desplazarlo y darle “juego a la boya” para que el pejerrey coma y lleve la carnada sin resistencia. Generalmente se la da de 20 a 30 cm de recorrido.

Nota publicada en la edición 513 de Weekend, junio de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

12 de junio de 2015

Temas en este artículo: , , ,

Un comentario en esta nota

  1. Nestor Abel Torre | 28/12/2015 | 12:10 PM

    Serían tan amables de pasarme un teléfono del “Colo Burgos”?. Mi idea es pasar unos días en el balneario de Junín e ir a pescar una salida con él…
    Desde ya muchas gracias.

Deja un comentario