Concepción del Uruguay: secundario aprobado

Buena pesca de dorados en el canal Secundario del río Uruguay, pese a una bajante muy fuerte en muy pocas horas. El pique se dio en los veriles y en una lagunita.

Por

Dorado de la laguna con colores más marcados. [ Ver fotogalería ]

En general, para pescar en los ríos no son buenas las oscilaciones bruscas en su altura: la presión que el agua ejerce en los peces varía constantemente y estos aguardan mayor estabilidad para comer. Siete días antes de nuestra visita, el hidrómetro en Concepción del Uruguay marcaba 1,16 metros de altura más. Y solo 36 horas antes, el río Uruguay estaba ¡medio metro más crecido!

El panorama se complicaba dada la fuerte bajante, debida al marcado viento norte y la mayor liberación de agua a través de las turbinas de la represa de Salto Grande, por
una generación superior de electricidad a causa de los calores tardíos en gran parte del país.

Mientras navegábamos, Marcelo Domínguez, miembro del equipo Pirayú Angler, nos mostraba la gran cantidad de árboles caídos, pequeñas barrancas y puntas que, días atrás, formaban correderas, donde los dorados residían en busca de oxígeno y
alimentación, y que ahora se encontraban totalmente fuera del agua. Con la bajante, el río y sus tributarios se ciñen al canal, desaparecen muchas playas donde habitan forrajeros, como los sábalos, y hay que cambiar de táctica para pescar dorados con señuelos en baitcast. En lugar de buscar estos accidentes se deben trabajar los profundos veriles costeros. Llama la atención que, por caso en la playa de arena donde almorzamos, había 7 metros de hondura solo alejándose 3 o 4 m de la orilla.

Junto con Mario Comisso llegamos a las siete de la mañana al puerto de la histórica ciudad entrerriana. Marcelo nos esperaba con su trucker impecable, mientras Gabriel Osuna, su colega en el mismo equipo, partía con clientes. Al rato zarpamos hacia el sur
por lo que se conoce como canal Secundario, el brazo del río Uruguay que corre pegado a la margen oeste durante muchos kilómetros casi hasta llegar al puente Gualeguaychú-Fray Bentos.

Alistando los equipos 
El canal Principal, por donde navegan los pocos barcos, se encuentra cruzando hacia el este una serie de islas, entre las cuales se destaca una de las más grandes de este río (23 km de largo), Cambacuá, famosa por su balneario de arenas claras en el extremo norte.

Muy pronto empezamos a castear. Usamos equipos de baitcast con cañas de 10 -17 libras (1 libra: 0,453 kilos), de acción rápida, con reeles rotativos chicos cargados con 100 metros de multifibra de 0,25 o 0,28 libras, cable de acero de unos 20 centímetros de largo y 20 libras de resistencia, y snap de buena calidad (prefiero aquellos que no hay que abrirlos sino enhebrar el pitón).

Nota publicada en la edición 513 de Weekend, junio de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

08 de junio de 2015

Deja un comentario