Festival de piques

Intensa pesca de surubíes a unos 40 km aguas arriba de La Paz, en un paraje muy rendidor para trabajar al garete y con morenas grandes. Nota con video.

Por

Buenos surubíes por el centro del río, en La Legión. FOTO: Enrique Abbate. [ Ver fotogalería ]

En los meses más fríos del año, la pampa húmeda nos ofrece un único menú pesquero que pasa pura y exclusivamente por la especie pejerrey. Por eso una buena opción para cambiar sutileza por fuerza, pasa por hacer se una escapada al Litoral, disfrutando uno de tantos rendidores pesqueros del Paraná Medio, que por estos días registra una importante presencia de surubíes. Alertados sobre una continua pesca de esta especie que se venía dando en el paraje denominado La Legión Extranjera, aguas arriba de La Paz (o al sur de Esquina), decidimos aprovechar la excelente frecuencia de micros para hacer una pesca express de una jornada, saliendo de Buenos Aires a medianoche para llegar a primera hora y retornar esa misma noche.

Mate en mano, el amigo Aníbal Bähler nos esperó en la terminal y nos llevó a la Posta Surubí, donde hicimos base, y tras un regio desayuno mirando el amanecer en el Paraná salimos del puerto, a solo 50 metros de La Posta, río arriba y a gran velocidad (aprovechando el potente caballaje de las lanchas de nuestro anfitrión). El viaje es el primer regalo al ojo: ver garzas blancas y moras levantar vuelo, un río que va tomando color a medida que el sol sube, carpinchos y yacarés buscando refugio en el agua al paso de la lancha… el alma va enhebrando postales de maravilla que son un bálsamo para un espíritu urbano.

El lugar elegido para los primeros intentos por Aníbal y su guía estrella Daniel Vega fue la boca del Bebedero, pequeño arroyito en el que nos internamos 1.000 metros. Iniciamos un garete curso abajo dejando trabajar nuestras morenas a fondo. Usamos cañas de 2,40 m (heavy y con acción de punta), reeles tipo 6500 cargados con nailon 0,40 por el que pasamos plomitos pasantes de 30 gramos y atamos leaderes de 50 libras (1 libra: 0,453 kilos), con un anzuelo 8/0 sobre el cual enhebramos morenas con dos pasadas. La caña debe proporcionarnos una clavada rápida y el aguante suficiente para una pelea dura ante un rival de kilaje incierto. Con el surubí siempre hay que estar preparado para sorpresas mayúsculas, aunque los portes habituales en la zona van de los 3 a los 6 kilos.

En tres pasadas por la zona clave, el resultado fue el de un par de piques fallidos (las morenas vinieron limadas por las barbillas del surubí) y carnadas perdidas a dentelladas de palometa. Por lo tanto, decidimos cambiar de zona. Allí dimos en la tecla al visitar La Legión.

Nota publicada en la edición 513 de Weekend, junio de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

05 de junio de 2015

Deja un comentario