Promesa de gran temporada

Aun con altas temperaturas, la laguna El Burro demostró que está muy bien poblada. La llegada del frío seguramente activará a los pejerreyes de mayor tamaño.

Por

El muelle es muy cómodo para embarcar y los botes en alquiler tienen todos los requisitos de seguridad. FOTO: Enrique Abbate. [ Ver fotogalería ]

La laguna El Burro se encuentra ubicada en el partido de Chascomús, a unos 135 km de la Ciudad de Buenos Aires, sobre la autovía 2. Posee una cubeta original de forma regular de unas 1.000 hectáreas, con una hondura media de 1,50 m, siendo su parte
más profunda de 2,50 m.

Eduardo Tomasini, propietario del Camping El Talar, posee una flota de botes a la vera de la laguna. Nos comentaba que el pique era relativamente bueno a pesar de las altas temperaturas y que si me animaba también podría pescar tarariras. Eso sí, era conveniente ir temprano (está más fresco) y tener viento que oxigene el espejo.

Preparativos 
Al llegar al predio nos recibió Eduardo, que ya tenía dos botes listos. Uno lo compatiría con Marcelo Di Via y Eduardo, y en el otro intentarían Daniel Turano y Leonardo Jiménez, entusiastas pescadores de esta disciplina. Armamos los equipos, todos compuestos por cañas de entre 4 y 4,30 m de grafito, telescópicas o de tres tramos enchufables, reeles frontales con capacidad de 150 / 100 m del nylon 0,23 mmm o multifilamento del 0,16 (flota y no se estira).

La laguna se presentaba rizada, ideal para la pesca del pejerrey. La idea era garetearla, es decir, que la embarcación por acción del viento se desplazara sobre la superficie del agua, cubriendo espacios importantes del espejo, siempre lentamente con la embarcación de tolete para poder pescar cómodos, con un muerto de ancla que con la soga va regulando el desplazamiento.

Desplegamos las cañas colocándoles las líneas. Como teníamos el sol casi de frente, debíamos usar boyas oscuras (roja, negra, fucsia), agregándoles brazoladas de entre 10 a 25 cm. Eduardo utilizó una línea de boyas contrapesadas (ofrecen menos resistencia al hundimiento) color blanca (aseguraba que las vería) y brazoladas de entre 20 y 35 cm. En tanto, Marcelo empleaba también una línea de boyas claras, que al pescar en la proa del bote las divisaba correctamente.

Nota publicada en la edición 511 de Weekend, abril de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

23 de abril de 2015

Un comentario en esta nota

  1. Luis | 11/07/2015 | 8:51 AM

    Esta buena la pesca estube y saque entre 5 horas y sacamos 25 pejerrey. carlos y los chicos muy buena la atencion los botes comodos no dejen de ir pasas un dia en familia.

Deja un comentario