La cancha es una fiesta

Buen pique de dorados, surubíes y variada en las canchas donde se vivirá una nueva edición de la Fiesta Nacional del Surubí. Nota con video.

Por

Surubí que fue capturado con encarne de morena mediana. [ Ver fotogalería ]

Pescar no es solo capturar peces. La contemplación del entorno, la expectación, el disfrute de la naturaleza, la paz y el silencio son componentes que hacen a una salida de pesca. Pero a veces, en determinadas circunstancias, el silencio se hace algarabía, festejo y celebración. La nueva edición de la Fiesta Nacional del Surubí de Goya es una buena ocasión para dejar el silencio por un rato y hacer mucho ruido.

Movidos por esta noble pasión y procurando de paso testear las canchas, previo al evento que se aproxima, armamos equipo con Javier y Agustín Enrique y nos lanzamos a las aguas del riacho Goya con el entusiasmo siempre renovado que da la incertidumbre de no saber cuántos, cuáles y qué conejos saldrán de la galera de un río que nos recibió con aguas altas y con bastante sedimento en suspensión.

Salida a la cancha 
Los primeros lances los hicimos en el Paraná, en el tramo que va de la boca del Isoró a la boca del Soto, en lo que sería la Zona 1 de la cancha del concurso. Actuamos tanto
a pindá –con la embarcación a la deriva– como fondeados en un par de puntos de buena hondura pegados a la costa. Elegimos como cebo morenas grandes, lo que se conoce
como mamachas, en anzuelos 7/0 y 8/0 vinculados al nailon que viene del reel con líderes de acero de 40 libras (1 libra: 0,453 kilos) y lastrados con plomos pasantes de 20 a 60
gramos, dependiendo de la fuerza de la corriente en cada sector. En nuestro caso optamos por varas de 7 pies de 15 a 25 libras y reeles de bajo perfil cargados con hilo multifilamento del 0,24 (precisamente una de las novedades de esta edición del torneo es que se permite el empleo de hilos multifibra).

La presencia en la zona de buena población de cachorros nos indujo a usar equipos algo más livianos que los que se ponen en juego en la competencia, donde a veces se emplean varas más potentes y reeles de mayor tamaño y capacidad. Una cosa es pescar solo por placer y otra muy distinta es cuando se hace por los porotos.

Nota publicada en la edición 511 de Weekend, abril de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

20 de abril de 2015

Temas en este artículo: , , ,

Un comentario en esta nota

  1. Lena | 24/04/2015 | 2:37 PM

    Excelente nota y edición!!!
    Me encantó el video!!!
    Bien por Alejandro Inzaurraga!! Felicito que los peces vuelvan al agua!!!

Deja un comentario