San Blas: una fiesta muy cerca de la costa

La pesca embarcada en San Blas es sinónimo de buenos portes y gran diversidad de especies. Aparejos, equipos y carnadas.

Por

Las corvinas de mayor tamaño fueron capturadas con langostinos, que conviene atar con hilo elastizado para que no se salgan rápidamente del anzuelo. FOTO: Gabriel Viafora. [ Ver fotogalería ]

Bahía San Blas, ubicada bien al sur de la provincia de Buenos Aires y a unos 100 kilómetros de Carmen de Patagones, es uno de los centros de pesca deportiva más importantes del país. Mucho tiempo antes, en el siglo XIX, esta zona fue refugio seguro para corsarios y piratas.

Viajando por la ruta nacional 3, a la altura del Km 918 hay carteles que anuncian el acceso a San Blas. A la franja urbana se llega por un camino consolidado de tierra y piedra en buen estado, pero que se aconseja manejar con precaución. Y luego de recorrer 60 km se arriba a la villa, imposible perderse.

Variedad de alternativas 
Este maravilloso lugar de pesca es un conjunto de islas, islotes, bancos de arena y canales. Cuando ingresa la marea a la ría, viene acompañada de una gran variedad de especies, como corvinas, pescadillas, pejerreyes, lenguados, gatuzos, rayas, chuchos, palometas, burriquetas y varias más. En San Blas se puede pescar tanto de costa como embarcado, aunque esta última es la que nos brinda las mayores satisfacciones. Igualmente, para los intentos desde la playa hay una gran cantidad de puntos para visitar, todos con muy buena pesca. Repasemos algunos: el puente de acceso, la costanera, playa La Rebeca, Mina de Hierro, Paso Seco, Punta Rubia, Faro Segundo Barranco, Corvinero, Piedra Chata, boca de la ría, etc. En estos pesqueros se deben tener en cuenta las mareas, siendo los mejores lapsos las 2 horas anteriores a la pleamar, la pleamar y las 2 horas siguientes de bajante.

Todo este imán para el pescador deportivo nos hizo viajar hasta las promesas de San Blas, un menú a la carta que incluye gran variedad de peces que se pueden capturar tanto de costa como embarcado y con diferentes modalidades (carnada, spinning con señuelos y mosca).

La idea era disfrutar dos días de pesca embarcado. La primera jornada sería en Los Pocitos, una localidad cercana a San Blas, pero ubicada en Bahía Anegada. Y durante la segunda jornada realizaríamos la misma pesca pero en San Blas. La ventaja de estos
lugares es que navegando no muy lejos de la costa se pueden efectuar excelentes pescas.

Nota publicada en la edición 508 de Weekend, enero de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

22 de enero de 2015

Deja un comentario