Faros: una propuesta playera

Visitamos los faros Querandí y de Punta Médanos para ajustar maniobras y disfrutar de la arena. Nota con video.

Por

La clave para esta salida fue buscar médanos con la arena más compacta, que permitían un tránsito veloz y divertido. FOTO: Florencia Miguez. [ Ver fotogalería ]

Vacaciones y bici, vacaciones y sierra, ¿vacaciones y playa? Se dice que mezclar bici-arena-mar no es recomendable pero, ¿es así o se puede pedalear con los recaudos
correspondientes? Entre Revista Weekend y Shimano Latin America decidimos evaluarlo en una prueba de campo… o de playa.

Junto a Gonzalo de la Rosa, técnico de Shimano, nos dirigimos a los médanos y pinares del Partido de la Costa, con el propósito de evaluar las bicis en la playa. El primer destino fue la zona del faro de Punta Médanos, donde apuntamos a los restos del Karnac, barco hundido en el año 1870.

 

Teniendo en cuenta la arena que volaba por el viento, la primera precaución que tomamos fue no lubricar demasiado las cadenas, a fin de impedir que la arena se “pegara”. Acto seguido nos pusimos en marcha, con la misma presión en los neumáticos que para rodar por tierra: unas 30 libras. ¡Ol-vi-da-te!, la trasera se hundía como en una zanja, pero desinflando y probando llegamos a la presión ideal: 15 libras. Tanto para la bici Zenith de Gonzalo con cubiertas semislick de 2,10”, como para mi Merida TransMission con cubiertas 2,25 con tacos, que por el ancho traccionaba un poco mejor… Mejor porque íbamos revoleando plato chico y piñón grande para generar más torque y salir cuando la trasera se enterraba.

Pero la intención de llegar al barco hundido quedó en eso, porque nos fue imposible circular por la playa los 5 km de ida y vuelta. No habíamos previsto los horarios de las mareas –un tema indispensable– y no era la hora recomendada.

Pero los médanos nos dieron la r evancha: buscando las zonas húmedas o con vegetación (más firmes), nos empachamos de adrenalina. ¿La razón? Cualquier golpe se minimizaba por la arena, por lo que nos dedicamos a pulir nuestra técnica de whellies (colgar la rueda delantera), stoppies (frenar con la delantera y la trasera en el aire) y otras divertidas maniobras de la misma familia.

Nota publicada en la edición 508 de Weekend, enero de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

06 de enero de 2015

Deja un comentario