Mar del Plata: variedad y muy buenos tamaños

En la primera salida aguas adentro de la temporada cálida, Mar del Plata volvió a demostrar su diversidad de especies, con muchos portes sumamente atractivos. La pesca paso a paso.

Por

El salmón: luego de ser clavado trata de encuevarse entre las rocas. Hay que mantener siempre la tensión del nylon con el pescado y cañarlo para despegarlo del fondo. FOTO: Alfredo Nardini. [ Ver fotogalería ]

Mar del Plata, la Ciudad Feliz donde miles de personas vacacionan, es también punto de reunión de pescadores debido a la oportunidad de poder realizar diferentes tipos de pesca, tanto de playa y escolleras como embarcados. Esta última opción presenta la alternativa de disfrutar de una variada de mar muy diversa en la zona costera, con pesca fina (anchoa, limón y bonito), generalmente con artificiales, en bancos poco profundos como el de Pescadores y el de Afuera, en los meses de diciembre hasta marzo. Y la otra variante es la pesca de altura que se practica en bancos de piedras más profundos, de 30 hasta 60 o más metros. Esta última propuesta se puede practicar durante casi todo el año, con especies de piedra como grandes salmones, chernias y meros, además de castañetas, pez palo, besugos, etc.

Nuestra salida 
Llegamos a Mar del Plata bien temprano, cuando todavía no había amanecido. El barco estaba ya calentando motores, los marineros preparando los equipos de pesca variada. Nicolás García, el capitán, nos daba la bienvenida. Una vez completa la nómina de pescadores, salimos desde el puerto, previa autorización de Prefectura.

La idea era buscar bancos de piedras para poder garetearlos, que se forman por la prolongación de la sierra de Tandil que se adentra en el mar, con afloraciones de rocas que llegan hasta la zona de Mar de Ajó. La pendiente del lecho del mar es poca: se parte en los 15 m y para llegar a los 30 m de profundidad hay que navegar alrededor de 18 millas (unos 28 km). Con buenas condiciones del mar se tarda alrededor de 2 horas. Al salir del puerto entre las dos escolleras todavía había viento leve del sur, pero se esperaba que para el mediodía se intensif icara a fuerte, haciendo dificultosa la pesca.

Al acercarnos al lugar elegido por Nicolás, la tripulación y los pescadores se reunieron en la cubierta. Se dio una charla explicativa sobre cómo hay que manejar los equipos, las precauciones a tomar para evitar accidentes en el manipuleo de los elementos, la forma de bajar el plomo y trabajar el aparejo, cómo clavar al pescado y traerlo sin que se desprenda. Los equipos son todos provistos: cañas de 2,10 m y de 30 libras (1 libra: 0,453 kilos) con acción de punta y reeles con capacidad de 150 m de nylon 0,6 0/0,70
mm. La línea armada con nylon 0,90 mm con dos esmerillones N° 1/0 que hacen de rotores separados entre sí 1 m, las brazoladas armadas con nailon 0,70 mm con dos anzuelos 8/0 o 9/0 Mustad estañados (no se oxidan). Las carnadas que usaríamos serían calamar y magrú en primera instancia, y también filet de castañetas y besugos a medida que los pescáramos.

Nota publicada en la edición 506 de Weekend, noviembre de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

28 de noviembre de 2014

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario