Grand Slam de verano

Todos los detalles para pescar desde un kayak las principales especies de la temporada cálida. Los mejores lugares para disfrutar la lucha de una manera distinta.

Por

FOTO: Cedoc Weekend y G. P. [ Ver fotogalería ]

Cuando hablamos de especies de verano, el pulso se acelera. A la mente llegan imágenes de corvinas, salmones, meros, tarariras, dorados, bogas, grandes patíes… Todas especies caracterizadas por la llegada del calor y del sol. Por activarse con aguas más tibias y benignas, por ofrecernos adrenalina en cada pique y luchar sin entregarse. En las próximas líneas, algunos consejos para que en las salidas en kayak veamos favorecidas nuestras chances de tentar a estas especies.

Corvinas. Estamos a principios de noviembre, y desde mediados de septiembre –aun a pesar del clima cambiante que caracteriza estos dos meses llamados de transición– las corvinas desplegaron todo su atractivo, inicialmente en el Río de la Plata sur y luego entregando excelentes capturas a lo largo de la costa atlántica. Como sabemos, este pez pertenece a una especie eurihalina, lo que le permite adaptarse a ambientes con distintos grados de salinidad, y lo que explica su presencia tanto en el estuario como en aguas costeras marítimas.

En kayak, es una pesca que aun sin presentar la sutileza de la boga o la potencia y adrenalina del dorado, nos regala una lucha constante y a lo alto de toda la columna de agua, por lo que si utilizamos equipos livianos nos encontraremos con una especie ultradeportiva que no se entrega hasta que la tenemos arriba de la embarcación. El tamaño promedio de las capturas que se logra en el río y en la costa marítima ronda los 2 kg, pero hemos tenido noticias de los últimos días que se han pescado ejemplares de 4 kg.

Salmones y meros. Ambas especies son de alta calidad para el kayak, porque se trata de peces de roca y altamente cazadores, por lo cual los podemos tentar tanto con carnada natural como con señuelos, en este caso jigs pirkeando el fondo. Es decir, hacer llegar el artificial hasta la roca, haciendo que golpee el fondo y volviéndolo a subir con un movimiento corto. Este trabajo potencia y excita la capacidad de estos peces para detectar posibles presas. Los equipos recomendados son cañas de 30 libras, de 2 m de largo, multifilamento y una bajada de nailon del 0,70 o fluorocarbono para hacerlo más resistente al roce de las piedras.

Dorados. Se lo puede tentar tanto con carnada natural como con artificiales. Todo el norte de nuestro país tiene dorados en sus aguas: los ríos Juramento, Bermejo, Paraná y Uruguay, entre otros, nos pueden entregar trofeos memorables. Un equipo básico para utilizar desde el kayak es la caña de 12-20 lb con reel de bajo perfil o rotativo, cargado con multifilamento los primeros, o nailon de 0,40 mm (máximo) en los segundos. De pique franco, hay que determinar exactamente el momento de la clavada, ya que si nos demoramos o adelantamos, terminaremos pegando el cañazo en el aire.

Nota publicada en la edición 506 de Weekend, noviembre de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

20 de noviembre de 2014

Deja un comentario