Juan Pablo Savarino: cómo nace un campeón

La irrupción de una joven figura hace reverdecer las esperanzas de llevar nuestro deporte a lo más alto del podio.

Por

FOTO: Alfredo Nardini. [ Ver fotogalería ]

Enumerar los logros obtenidos por un deportista al escribir una nota sobre su persona es, sin lugar a dudas, algo habitual y hasta diría… correcto. En el caso de Juan Pablo Savarino me cuesta un poco caer en ese lugar común. Porque por más que sea un pasado reciente… no deja de ser pasado. Y Juan Pablo es –sencillamente– futuro.

Criado en el seno de una familia amante de los deportes, practicaba tiro informal con la guía de Rubén –su padre– desde muy temprana edad y en su ciudad natal de Rosario. Paralelamente, su pasión por la náutica lo llevó al mundo de las competencias de optimist, despertando en él ese afán por ser cada vez mejor, por superarse continuamente, por ganar, por ser –sencillamente– el campeón.

A los 14 años, la adrenalina de una disciplina tan competitiva como el tiro práctico lo atrapó. Y a los 16 –y menciono alguno de sus tantos logros– obtuvo el cuarto puesto de la Categoría Junior en el Mundial de Grecia para, de regreso a nuestro país, coronarse a los 15 días Campeón Nacional Junior de tiro práctico.

La dedicación de su padre y su capacidad como tirador, lo llevan a empuñar la vieja Dominó paterna y participar en una de las disciplinas olímpicas más difíciles y competitivas: el tiro rápido.

Consecuente con su forma de ser y su tenacidad, el mismo año obtiene el Campeonato Nacional de esta especialidad.

Una disciplina emblemática 
El tiro deportivo es la actividad olímpica que más satisfacciones le ha brindado a nuestro país, por más que su escasa difusión en los medios masivos de información
trate de ocultarlo. Y el tiro rápido es una de las especialidades de arma corta más emblemáticas para los argentinos que disfrutamos de este deporte, ya que nuestro recordado Carlos Enrique Díaz Sáenz Valiente obtuvo la Medalla de Plata en los
Juegos Olímpicos de Londres 1948, y posteriormente logró un nuevo récord mundial (589 puntos) al ganar los Juegos Panamericanos de 1955, realizados en México.

Nombres como Ricardo Yuston y actualmente Daniel Felizia mantuvieron y mantienen
en alto la performance argentina en esta difícil disciplina.

Nota publicada en la edición 505 de Weekend, octubre de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

21 de octubre de 2014

3 comentarios en esta nota

  1. Max a secas | 22/10/2014 | 12:24 PM

    Yh, mientras el RENAR un día no le caiga con imbecilidades desarmistas de usuarios legales como las que estan de moda…

  2. reynaldo | 23/10/2014 | 9:04 PM

    me parece fabuloso que tengamos este tipo de jovenes, amantes del tiro, porque de eso se trata amar este deporte. El tirador es nato no se hace, se nace con esa habilidad, en mi caso con muy poca practica de chico hasta con una piedra pegaba. Felicitaciones reynaldo

    • Andrea | 17/10/2015 | 9:46 AM

      Creo que no es así, en ninguna actividad de la vida sin dedicación, estudio y esfuerzo se consiguen grandes logros. En la disciplina olímpica hay mucho por hablar.

Deja un comentario